All New-Ultimates

Ultimate Marvel #30-34: El principio del fin


Ultimate MarvelLa inminencia de Secret Wars se está dejando notar a lo largo de todo el Universo Marvel con la ruptura de las líneas temporales o el cruce entre diferentes mundos, pero si hay un espacio en el que se está notando especialmente es en el Universo Ultimate y ya no solo por los acontecimientos citados que van condicionando las diferentes tramas (tenemos por ejemplo el encuentro entre Miles Morales y la joven Patrulla-X o las incursiones interdimensiales a las que se enfrenta la Fundación Futuro), sino en la propia política editorial de Marvel, que ha llevado al cierre de dos de las cabeceras del cosmos Ultimate: las referentes a la Fundación Futuro y los Nuevos Ultimates.

 

¿Y esto como ha afectado a la edición española? Hasta Ultimate Marvel #32 nos encontramos con la disposición de siempre con un capítulo dedicado a cada una de las tres colecciones. A partir del #33 coincidiendo con el desenlace de Ultimate FF nos encontramos con un capítulo de Ultimate Spider-Man y dos de All-New Ultimates, serie que también se acerca de forma inexorable a su final.

 

En los últimos tiempos la serie que ha ido ganando muchos enteros (y contra todos los pronósticos) ha sido la de Joshua Hale Fialkov. Con un dibujo quizás demasiado independiente para lo que estamos acostumbrados a ver en el cómic mainstream y una trama que presentaba muchas dudas, se mostraba contenida y sin atisbos de tener un rumbo claro. Su prematura cancelación, sin embargo, permitió al autor librarse de ataduras y abrazar la experimentación y –las cosas como son– el bizarrismo.

 

La aparición de personajes la versión Ultimate de Spider-Cerdo (previo breve repaso a la historia de esa Tierra habitada por animales) o el desenlace tan loco y atrevido de Ultimate FF #5 son la clara muestra de la libertad creativa de la que gozó el autor. A pesar de lo cual, Fialkov ya va dejando algunas pistas que conducirán al camino de las Secret Wars. El Doctor Muerte, sea del universo que sea ha demostrado siempre andar un paso por delante con sus maquinaciones, y aquí no iba a ser menos.

 

Como apuntaba en la reseña anterior, es una lástima que Fialkov (por los motivos que sean) no pudiera o supiera sacar un mayor provecho a esta aventura y lo dejara todo para última hora. Con la confirmación de que nada volverá a ser lo que era tras las Secret Wars, mucho nos tememos que esta propuesta tiene pocas (por no decir ninguna) opciones de ser retomada en un futuro.

 

Miles “Spider-Man” Morales
De cara al futuro la gran pregunta que nos hacemos todos es la de ¿quién sobrevivirá al fin del Universo Ultimate? Con Miles Morales salvado por su buena acogida entre crítica y público (no olvidemos tampoco su enorme potencial económico como una versión moderna y étnica de nuestro querido Peter Parker), si tuviera que decantarme por alguno de los jóvenes Ultimates sería por Jessica Drew aunque el exceso de mujeres arácnidas con Seda, Spiderwoman y Spider-Gwen (las tres con colección propia) hace que la rebautizada como Viuda Negra lo tenga complicado para hacerse un hueco. La otra gran opción es Kitty Pride, pero con lo dados que son en la línea Ultimate de “cargarse” a sus iconos, la heroína, salvadora de la humanidad en Cataclismo, tiene todas las papeletas para sacrificarse en un eventual nuevo evento Ultimate. Aunque bueno, todo esto no son más que especulaciones y elucubraciones que pueden o no confirmarse. Tiempo al tiempo.

 

De momento lo que nos interesa es ver como se han estado desarrollando las cosas en All-New Ultimates y en Miles Morales: The Ultimate Spider-Man. En el caso del trepamuros, la mejor serie de la línea con diferencia (y en la escena marvelita en general) sigue dando que hablar con el tándem formado por Peter Parker y Miles Morales contra Norman Osborn. Brian Michael Bendis se ha dedicado estos últimos meses ha resucitar a los muertos y nos ha dejado a todos con la boca abierta con cada giro de guion. Puro Bendis.

 

En estos números se han producido momentos verdaderamente emotivos como el reencuentro entre Peter y MJ que tiene lugar en Ultimate Marvel #33, algunos que revelan lo diferentes que pueden ser según que personajes en el universo tradicional y este (véase a Jonah Jameson), u otros que juegan con ya momentos icónicos de la cabecera y revierten su significado (como el desenlace de Ultimate Spiderman #32 en donde Miles se abre de par en par a su novia Kate emulando la escena de Ultimate Spiderman #13 entre MJ y Peter).

 

El guionista sabe bien como engancharnos a la lectura y que ansiemos cada nuevo capítulo como agua de mayo. En Ultimate Marvel #34 tenemos dos escenas como muestra del buen hacer de Bendis y que se pueden resumir en un “Heil, Hydra” y en un coche abandonando un barrio residencial de Queens al amanecer. Sin ningún género de duda, Bendis está escribiendo algunas de las mejores historias de la Marvel actual.

 

Cerramos nuestro repaso con la que se ha convertido en la hermana fea de la línea, All-New Ultimates. La cabecera escrita por Michael Fiffe ha estado plagada de altibajos, con capítulos muy interesantes o otros realmente anodinos (en Ultimate Marvel #34 Julián Clemente no le dedica ni una línea en su artículo de cierre). Quizás acostumbrados a las sagas épicas de los Ultimates originales, ver a estos “chiquillos” haciendo un trabajo más sucio y enfrentándose a asesinos y bandas callejeras puede saber a poco.

 

El enfoque de unos aspirantes a superhéroes trabajando en los bajos fondos, mezclándose con drogas y guerras de bandas ha sido interesante desde el principio, pues no es un tema especialmente explotado en Marvel más allá de las tramas propias personajes como Daredevil o Punisher y demás héroes “sin” poderes. Estos problemas “de andar por casa” ha permitido así mismo poder desarrollar las relaciones entre los propios protagonistas, con especial atención a Bomba o la amistad entre Kitty Pride y Jessica Drew. El problema (valga la redundancia) con el que se ha encontrado la serie ha sido la desmedida aparición de personajes y pequeñas subtramas que ha ido enfarragándolo todo. Uno puede leer la serie y no saber quienes son la mitad de los actores de la acción. Y al final, obviamente, el resultado se resiente.

 

La sensación que está dejando All-New Ultimates es que a Fiffe se le ha ido de las manos su idea inicial. Ha querido insuflar de una complejidad absurda a una trama bastante sencilla y no ha sabido explotar como es debido el verdadero potencial que tenía la cabecera: la singularidad de un grupo de jóvenes que ha de sobrellevar el legado de los Iron Man, Thor y Capitán América. Unos niños desarraigados que están buscando ya no su lugar en el mundo, sino una familia, un hogar. Por desgracia Fiffe parece haberlo olvidado.

Acerca de Daniel Lobato

Avatar de Daniel Lobato

El padre de todos, pero como a Odín, se me suben constantemente a las barbas. Periodista de vocación cinéfila empecé en deportes (que tiene mucho de película) y ahora dejo semillitas en distintos medios online hablando de cine y cómics. También foteo de cuando en cuando y preparo proyectos audiovisuales.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados