Aspic: El Baile de los vampiros

Aspic. El Baile de los Vampiros: Nos hacemos mayores

Aspic: El Baile de los Vampiros«Ya sabe que no se puede hacer una tortilla sin romper algunos huevos«

 

Apenas medio año ha pasado desde La Enana de los Ectoplasmas y ya vuelven Hugo y Flora a divertirnos con sus aventuras en la Francia de hace ya bastantes décadas y en compañía de los más siniestros misterios por resolver. Si el primer volumen sirvió para juntar a los protagonistas y presentar el tono general de la serie, esta segunda entrega necesitaba demostrarnos que Aspic podía funcionar perfectamente más allá de la historieta autoconclusiva. ¡Y vaya si lo consigue! Thierry Gloris y Jacques Lamontagne han dado con un interesante dúo de personajes cómicos a los que les sienta muy bien enfrentarse a las más pintorescas aventuras. Estos Detectives de lo Desconocido tienen mucho más que ofrecernos que un par de gags y dos o tres efectos de luz y espejos.

 

En El Baile de los Vampiros volvemos a ver recopilados dos nuevos capítulos de la serie francesa de misterio y fantasía. Resulta en este volumen de lo más estimulante ver cómo se van desarrollando los protagonistas, cómo van creciendo y madurando más allá, quizá, de lo que habían previsto los autores. Hugo, lejos de ser un vividor descerebrado, nos muestra que los años no han pasado en balde para él y que, si bien vive entregado a los placeres, también sabe cuidar de sí mismo y, sobre todo, de quienes le importan. Flora, por su parte, deja entrever en este volumen el inmenso margen de maduración que aún posee y da un salto en las últimas páginas que ya veremos en qué se traduce en próximas entregas de la colección.

 

«No se preocupe, está en buenas manos«

 

Para su segunda aventura, los autores eligen una feria ambulante como escenario principal. Allí, en medio de todas las maravillas imaginables propias de La Parada de los Monstruos, Flora y Hugo habrán de buscar a un fantasma perdido y en serio peligro de convertirse en un espíritu de la venganza mientras que, desde París, Dupin y Nimber tratan de esclarecer el misterio de un asesino en serie que lleva décadas poniendo en jaque las dotes deductivas del maestro de Flora. Las cosas se irán complicando cuando quede claro que ambos casos han de cruzarse y que, una vez más, Dupin está agarrando mucho más de lo que puede abarcar la ciencia forense convencional.

 

Aspic: El Baile de los Vampiros

Aspic: El Baile de los Vampiros

 

Me resulta muy divertido, más allá del propio humor de los personajes, la querencia de los autores para introducir referencias de lo más variopinto en esta colección. La presencia del inigualable Bram Stoker en este volumen dedicado a los vampiros era casi inevitable, pero que el principal villano tomase el nombre de uno de los actores que lo encarnó es bastante más agudo e interesante. Por otra parte, y con el ánimo de no seguir al pie de la letra lo escrito con anterioridad, Gloris y Lamontagne hacen que a Hugo y Flora les acompañe en la segunda parte del libro un grupo variado e inesperado que puede parecer accesorio (y en algunos momentos ciertamente lo es), pero que entra dentro de unos cuidadosamente preparados planes del guionista y el dibujante.

 

«Si mi libertad tanto le seduce, ¿por qué quiere atarme con el matrimonio?«

 

Porque esa es otra de las grandes virtudes del guión de Gloris. Constantemente estamos viendo, esparcidas aquí y allá, semillas de lo que está por venir, pequeñas pistas que quizás pasen desapercibidas, pero que nos indican en qué se puede transformar la aventura que nos mantiene atados al cómic, tanto en el capítulo en el que nos encontremos como en aquellos que aún están por venir. Aspic es una serie preparada con sumo cuidado y una maravillosa meticulosidad. El resultado lo vemos en unos cómics que rebosan divertimento, sí, pero que también están plagados de referencias para el lector inteligente y que reivindican el papel de unos personajes que pocos autores se atreverían a poner en los papeles en los que vemos a Hugo y Flora.

 

Aspic: El Baile de los vampiros

Portada del tercer capítulo de Aspic

 

El dibujo de Lamontagne es la otra bala infalible que Aspic guarda en su recámara. No me cansaré nunca de alabar las capacidades del dibujante al que también podéis ver en la estupenda obra que es Los Druidas y que, por supuesto, también edita Yermo. Este volumen viene, además, acompañado por una conversación entre el dibujante y el guionista que nos aclara algunos puntos en torno al diseño de los personajes y de la historia y que viene ilustrado por bocetos y dibujos inéditos de los protagonistas y de otros muchos personajes de lo que llevamos de relato hasta el momento. Aspic: El Baile de los Vampiros es, sin duda, otra genial adición a vuestras bibliotecas comiqueras.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados