The Last of Us

¿Por qué The Last of Us es uno de mis juegos favoritos?

Puede que los videojuegos abarquen un porcentaje altísimo de mi tiempo libre. Cuando no estoy metido en una sala de cine viendo una historia que me atrape, estoy delante de la televisión manejando mis propias historias a través de un mando. A lo largo de mis treinta y un años he jugado una cantidad absurda de juegos y creo que pocos me dejaron tan destrozados como The Last of Us. Me he emocionado mucho con juegos como Kingdom Hearts, Final Fantasy X, Shadow of the Colossus o más recientemente con Red Dead Redemption II. Con estos juegos he llorado, lo reconozco, pero The Last of Us me destrozó por completo. Creo que pocas veces se ha visto la condición humana en un mundo post apocalíptico tan bien desarrollada como en el juego de Naughty Dog. No solo sabe reflejar perfectamente lo que es intentar sobrevivir en un mundo que se ha ido al garete, sino que también nos habla de cómo un mundo tan podrido, tan destrozado y lleno de maldad es capaz de corromper a la mejor de las personas. The Last of Us cambió parte de la historia de los videojuegos, muchos de los que vinieron después han querido imitar su fórmula y pocos, o ninguno, lo han conseguido. Naughty Dog consiguió cerrar una generación de la mejor manera posible y, siete años después, intentará repetir eso con The Last of Us: Parte II. Y es que hace siete años que no me quito de la cabeza la secuencia final del primer juego, aquella secuencia que me tuvo en el sofá destrozado.

 

The Last of Us

 

Naughty Dog siempre ha conseguido crear obras carismáticas. Desde Crash Bandicoot hasta Uncharted pasando por Jak and Daxter, siendo las secuelas de estos últimos donde ya comenzaron a moverse entre la narrativa cinematográfica y las aventuras de acción. Uncharted ya dejó ver que en Naughty Dog querían conseguir aunar tanto el cine como los videojuegos y Uncharted 4 fue el culmen a esa búsqueda, pero Uncharted 4 no hubiera sido posible si unos años antes no hubieran conseguido crear The Last of Us. Y es el survival horror que había creado la compañía tenía un nivel de detalle cinematográfico apabullante. Si las aventuras de Nathan Drake recordaban a The Mummy o Indiana Jones, la aventura de Ellie y Joel tenía reminiscencias a Hijos de los Hombres o La carretera con las que compartían mucho más de lo que esperábamos. De Hijos de los hombres cogió la violencia y su representación para mostrarla en el videojuego y de La carretera cogió la sensación de que no hay salvación posible, la condición humana y el viaje que realizan tanto el padre como el hijo en busca de aquel lugar prometido. Y todo eso The last of us lo hace de manera espectacular, llevando la narrativa del videojuego más cerca del cine que nunca. Y es que The Last of Us aunó como pocos triples A lo que era la emoción de la historia y sumergir al jugador dentro de su mundo.

 

The Last of Us

 

Muchos juegos indie, que siempre apuestan por una historia realmente conmovedora, pueden alcanzar el nivel de emoción de The Last of Us. Y es que el juego desde sus primeros compases ya nos empieza a lanzar el mensaje de que todo lo que vamos a vivir en esta aventura no va a ser un camino de rosas. Y, efectivamente, no lo será. The Last of Us es de esos juegos que consiguen hacer que el corazón se te encoja, que dejes el mando en la mesa y solo mires la pantalla cubierto por lágrimas. Cada paso que dábamos en el juego significaba que cualquiera de los personajes podía morir, ya fuese un secundario o un principal, pero te ponía con la guardia alta al pensar que al girar una esquina alguno de los personajes ya no nos iba a acompañar. Y todo lo hace con naturalidad. El juego se desarrolla en un mundo post apocalíptico donde la raza humana vive en cuarentena y todo es terror. Naughty Dog consiguió crear un juego donde la violencia, lo salvaje y la condición humana estuviese perfectamente unido para hacer que el jugador realmente estuviera viviendo todo lo que viven los personajes. Y que personajes. Joel y Ellie pueden ser dos de los mejores personajes escritos para un videojuego. La evolución que sufren los dos es espectaculares, dotándolos de profundidad a medida que avanzamos en el juego. Joel, temeroso después de los acontecimientos de su pasado, termina abriéndose y aceptando a Ellie como a su hija, y Ellie termina dejando la inocencia que la acompaña atrás para ser una adulta en tiempos adultos. Realmente impresionante.

 

The Last of Us

 

The Last of Us es uno de mis juegos favoritos, por no decir mi juego favorito. Me lo he pasado infinidad de veces y siempre que lo termino estoy destrozado, pasando unos días realmente acongojados. Naughty Dog consiguió crear una auténtica obra maestra y un juego que ha marcado a más de uno, no solo en el marco personal, sino que también en el marco de los juegos. Es un juego que tiene que degustarse a fuego lento, disfrutar de todos sus momentos y terminar calándote de lo que Joel y Ellie sienten. Es una auténtica obra maestra.

Acerca de Christian Leal

Avatar de Christian Leal

Desde niño me apasioné por el séptimo arte, por ello decidí licenciarme en Comunicación Audiovisual, pero después amplié mis miras también hacía la pequeña pantalla en la que devoro, bebo y me alimento de series y cine. Mi vida podría resumirse en un guión de Aaron Sorkin dirigido por David Fincher o Michael Haneke.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados