Terra Nil

Terra Nil: Recuperando el planeta

Es difícil conseguir algo de calma en medio de la tempestad que estamos viviendo en el mundo. Es difícil no preocuparse por lo que ocurre en unos años que están siendo complicados a todos los niveles; pero hay métodos para olvidarlos un poco de todos los problemas que pueden estar surgiendo, aunque solamente sea por unas horas. Los videojuegos tienen ese poder de conseguir abstraernos de todo, y juegos como Terra Nil hacen que esa abstracción sea total.

 

Terra Nil

 

El mundo tal y como lo conocemos se ha perdido. El ser humano ha conseguido destrozarlo por completo al explotar todos los recursos naturales y ahora sólo queda un yermo. Y aunque parezca que ya no tiene solución, sí que la tiene. Nosotros, los jugadores, podremos hacer que el planeta recupere parte de su esencia: de su vegetación, de sus ríos y su fauna; nosotros podemos hacer que la Tierra vuelva a ser un lugar habitable. Esta es la premisa que nos presenta Terra Nil, el nuevo juego de Free Lives. Sí, los de Broforce.

 

Terra Nil quiere que tomemos conciencia con todo lo que está sucediendo con el medio ambiente: con la deforestación, con los polos derritiéndose y los ríos secos en un mundo donde los seres humanos no paran de explotar todo a su alrededor. Aquí tendremos que ir colocando diferentes construcciones para que el planeta deje de ser un yermo seco y se convierta en un mundo vivo. Viéndolo así, el juego puede ser otro simulador de explotación de recursos con algunos cambios, pero es que las mecánicas y el gameplay son completamente distintos a todo lo que podamos recordar. Terra Nil nos mete en el yermo y nos da esas construcciones que nos ayudarán a revivir el planeta para después crear bosques, pantanos y fauna y, finalmente, hacernos reciclar todos los edificios que hemos ido colocando para que la presencia del ser humano al final sea mínima.

 

Terra Nil

 

Sin miedo a equivocarme Terra Nil es el mejor juego al que he jugado ese 2021.

 

Quizá sea porque me dejo llevar por las sensaciones que me ha hecho experimentar a lo largo de las horas que he jugado a la demo -porque hay que decir que hemos jugado una demo del juego, no al producto final, que todavía está en desarrollo y no sabemos cuándo saldrá a la luz-, pero llegar a tener esa necesidad de llegar del trabajo, encender el ordenador y construir un nuevo bioma hasta conseguir reciclar todo lo que fui construyendo, es para mí más que un escape, es una burbuja donde te metes durante un tiempo que consigue hacer como si lo de fuera no existiera. Su banda sonora, el sonido del viento cuando sopla, el piar de los pájaros… todo hace que la inmersión sea todavía mayor quieres conseguir arreglar el planeta con todos los recursos que tienes.

 

En cuanto a sus mecánicas, el juego te hace pensar cómo colocar los diferentes recursos que tienes porque no puedes colocar los edificios donde quieras, sino que tendrás que saber dónde va cada una de ellas. Por ejemplo los molinos de viento que son los que generan la energía. únicamente se pueden poner en las rocas. Hay una especie de construcción que hace que la tierra sea fértil que solo se puede colocar dentro del radio de acción que tienen los molinos, y hay una especie de turbina que crea agua que obviamente solo se puede colocar la ladera de los ríos secos. Con todo esto hay que pensar muy bien cómo gastar los recursos que tengas para ir generando poco a poco más y poder colocar más estructuras y conseguir, en la tercera y última fase, reciclar todo lo que se había construido. Y cuando lo consigamos, pasaremos al nivel para seguir construyendo el mundo poco a poco y no dejar huella de nuestro paso.

 

Terra Nil

 

Porque al final el objetivo de Terra Nil es hacer desaparecer la huella mecánica del ser humano en esta repoblación del planeta. Lo único que queremos es devolver a la naturaleza todo el esplendor que había perdido, porque Terra Nil no es un simulador de creación y explotación de recursos, es un juego donde creamos de nuevo vida: vegetación, ríos… es un juego sobre eliminar el impacto humano de un planeta que cada vez está más afectado por la incidencia del ser humano en él; y durante todas las horas que podéis echarle al final estaréis en calma, tranquilos, alejados de toda la tormenta que hay fuera de la realidad; porque aunque no lo creáis, los videojuegos pueden ser terapéuticos y ayudar en los problemas y Terra Nil es uno de ellos.

 

Resulta bastante curioso que este sea un juego de los creadores de Broforce, un juego donde no había tiempo para la calma, para escuchar los pájaros o solo para contemplar el paisaje, un juego donde las balas, los gritos y las explosiones eran lo principal. Pero es de agradecer estos cambios en las desarrolladoras y que hagan juegos tan distintos. Espero que dentro de poco sepamos fecha de salida o alguna novedad más de Terra Nil, porque las ganas de seguir descubriendo que tiene escondido han crecido y mucho.

 

 

Esta reseña se ha hecho analizando la demo para Steam de Terra Nil.

Acerca de Christian Leal

Avatar de Christian Leal

Desde niño me apasioné por el séptimo arte, por ello decidí licenciarme en Comunicación Audiovisual, pero después amplié mis miras también hacía la pequeña pantalla en la que devoro, bebo y me alimento de series y cine. Mi vida podría resumirse en un guión de Aaron Sorkin dirigido por David Fincher o Michael Haneke.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados