Sicarivs

Sicarivs. La noche y el silencio: Todo en una noche


Javier Muñoz ha sorprendido con su primer largometraje en la última edición del festival de Málaga. No es para menos. Sicarivs: La noche y el silencio muestra una hazaña nocturna a la vez que retrata la cara B del país bajo la visión de un enigmático verdugo.

 

La película sigue una misión que recibe un matón (Víctor Clavijo). Pero esa noche cambian las tornas: en el momento que va a ejecutar a la víctima, algo le paraliza y decide ir en busca de los que le han contratado (si no va a por ellos, ellos irán a por él, cosas del oficio). Muñoz de esta forma ofrece dos perspectivas con su historia: enseñar al público la figura del sicario, una profesión poco típica tanto en el cine patrio como en la actualidad nacional. Al menos de primeras, porque haberlos haylos. Por otro lado, el cineasta realiza una gran crítica a la España encubierta, esa que deambula entre la corrupción y la prostitución y se mueve entre la oscuridad y el silencio –como bien marca el título-. Este género no será muy español pero habla de algo muy autóctono y lo enseña con el toque cañí: los políticos y los puticlubs con denominación de origen; la película recoge una panorámica de cómo están los sumideros del poder. El guion se escribió hace años, pero no puede estar más en boga; a nadie le impresiona ver los entresijos de un ayuntamiento de madrugada; la nocturnidad y las sombras dan para mucho.

 

victor-clavijo-la-noche-americana

 

¿Es el protagonista un malvado? No. Es un justiciero. Este hombre, que se presenta ante el espectador y permite que éste le acompañe en su jornada laboral, no es más que un alter ego de nosotros si pusiéramos luz y voz a esa noche y a ese silencio. El profesional está presente en todo momento. El relato va acompañado por su voz en off narrando su vida y obra. La historia se intercala con flash-backs en blanco y negro, donde se le descubre siendo alumno con un mentor que le explica cómo va eso de ser un asesino a sueldo. Su fuerza es gracias a un actor que bien merece todo tipo de elogios. Víctor Clavijo se ha metido en la piel del sicario con maestría ofreciendo el potencial que se ha vislumbrado en secundarios y en series de televisión durante años. Ahora tiene el papel principal que merecía -que más que un protagonista es un rol omnipresente-. Sabe ser frio y espartano mientras que no resulta hostil ante la ciudadanía. Como recompensa por el duro encargo debería ser premiado con la nominación.

 

Sicarivs no sólo cuenta con una historia suculenta y una buena interpretación. En el aspecto técnico se ve una labor pulcra y notable. La dirección de fotografía que se mueve en la nebulosidad está acertada, como el sonido o los efectos especiales. Al igual que el disparo de un sicario, está bien ejecutada.

 

Queridos espectadores: Este thriller es sólo un pequeño ejemplo de lo que nos rodea en las tinieblas de la realidad, lo que se lee entre líneas de las noticias de la sección de nacional de cualquier diario. Y este sicarivs somos cada uno de nosotros queriendo pegar tiros a diestro y siniestro para acabar con la depravación e hipocresía en la que estamos inmersos. Como bien se dice en el metraje “hay gente que está pidiendo a gritos que le peguen un tiro”. Ojalá su paso por las salas no siga la estela tan sigilosa a la que alude el título.

Acerca de María Aller

Avatar de María Aller

Madrileña. Comunicadora. Periodista. Sagitaria. Bonne Vivante. Cine. Y festivales, series, libros, cocina, deporte... recomiéndame!

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados