Todo lo que tú quieras: Jugando a ser mamá

TitularAchero Mañas vuelve a remover conciencias con su tercer largometraje. Después de la genial El bola (2000) y la no tan genial Noviembre (2003) vuelve siete años más tarde con Todo lo que tú quieras bajo el brazo. Una película en la que además de escribir y dirigir se ha atrevido a llevar a cabo la producción.

La película cuenta la historia -bastante manida pero que siempre resulta interesante, si se hace bien- de un padre que por casualidades del destino se ve forzado a criar él solo a su hija. Para que a ésta no le falte de nada decide ser papá y mamá a la vez.

Lo que acontece finalmente en la pantalla es un producto muy bien acabado, con una cuidada puesta en escena -aunque también escasa, ya que la mayor parte de la película está sustentada en primeros planos-, una música bastante efectiva -compuesta por Leiva, el 50% de Pereza– y una interpretación maravillosa de prácticamente el plantel completo de actores.

Pero vayamos por partes, la película aborda muchos temas complicados, el transformismo, la homosexualidad, la homofobia, la paternidad… y no en todos ellos sale bien parada. Por un lado, no queda claro si el personaje de Juan Diego Botto es homófobo en el primer tramo de la película, da la sensación de que intenta transmitirnos eso, pero al menos yo, no me lo he creído del todo. Por lo tanto, la transformación que sufre el personaje no es tan rica. Además, la niña le pide muy poco para que él acceda a jugar a su juego, aunque esto sería salvable por lo dramático de la situación. En cualquier caso, estos problemas tampoco hacen de ella una mala película ya que la trama central, la idea que me vino a la cabeza principalmente a la hora de ver el filme fue lo que es capaz de hacer un padre por su hija, y ahí la película no falla. Por mucho que sea un padre muy trabajador que no pasa todo el tiempo que debería con los suyos, sigue siendo un padre que quiere a su hija, eso está plasmado en la pantalla y es suficiente justificación.

TitularEs una película hecha para que Juan Diego Botto se luzca, y lo hace, pero no brilla de la manera que cabría esperar porque tiene dos gigantes delante que se lo impiden. Primero, José Luis Gómez (actor y director de teatro que se prodiga poco en cine) con una papel con poco tiempo en pantalla pero mucho peso en la trama y segundo, y más importante, Lucía Fernández, la niña que interpreta a la hija de 4 años de Leo (Botto). No sé si en realidad tendrá 4 años o será más mayor, pero le roba el plano constantemente; es graciosa, tierna, comedida, y todo ello sin resultar repelente, cosa que suele ocurrir con facilidad en los largometrajes con niños en el reparto.

Cabe señalar negativamente el papel interpretado por Najwa Nimri, no porque esté mal -aunque su peinado sea horrible- si no porque su personaje aún resultando un nexo de unión importante parece un poco metido con calzador.

Así pues, Achero vuelve a aprobar con nota alta en gran medida gracias a los actores, y en parte por la valentía y el atrevimiento. También se agradece enormemente que no abuse de los momentos lacrimógenos, que pese a tenerlos, son los justos y necesarios.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados