Sam Claflin: «Phillip Seymour Hoffman es uno de los mejores actores que hayamos tenido jamás»

Los Juegos del Hambre: En Llamas (la que es hasta el momento entrega más ambiciosa de la saga) trajo a Madrid nada menos que a Jennifer Lawrence, bien acompañada de Josh Hutcherson, Liam Hemwsworth y el director Francis Lawrence. Y claro, Sinsajo – Parte 1 no podía recibir menores atenciones, así que Sam Claflin (a quien conocimos en la anterior película interpretando a Finnick Odair) ha estado en la ciudad presentando la que es la antesala al gran final de la franquicia.

De primeras el actor defiende que su incorporación al universo ideado por Suzanne Collins no se debió al potencial de este para abrirle las puertas a nuevos proyectos, sino porque «quería formar parte de algo especial y de una historia genial«, aunque reconoce que «evidentemente me ha ayudado, es un extra. Creo que es una lanzadera increíble, tenemos que estar muy agradecidos por tener esta oportunidad«. Y es que a sus 28 años el intérprete británico, que tiene pendiente el estreno en nuestro país de títulos como Love, Rosie o The Riot Club, ya cuenta en su filmografía con participaciones en taquillazos como la cuarta entrega de Piratas del Caribe o Blancanieves y la leyenda del cazador.

Sam Claflin

Afirma sentirse «afortunado» por estos papeles y que «todavía me siento fuera de lugar, todavía siento que no pertenezco a esto, aunque me parece un sueño«. Centrado en su personaje, confiesa que «las expectativas son muy altas» porque es un personaje muy querido por los seguidores. «Obviamente hay mucho peso sobre mis hombros, una gran responsabilidad para hacerlo lo mejor que pueda, incluso más que eso, para no decepcionar, pero eso me anima a trabajar más duro y a probarme a mí mismo que puedo hacerlo. Todavía tengo mucho que hacer para que pueda verme como alguien que ha alcanzado sus objetivos y ha hecho a la gente feliz. Pero espero poder seguir contando con oportunidades como éstas«.

Un futuro oscuro

Una de las claves de la saga, y de esta entrega en particular, es la evolución del tono según van tomando consciencia los propios personajes. La historia se ha ido volviendo más adulta y oscura con cada película, abrazando un fuerte componente crítico y también político. Una idea sobre la que Claflin reflexiona bastante: «Con esta película la apuesta es más alta, ya no hay solo 24 vidas en juego, está toda la población. Creo que la evolución natural es que sea más madura, de alguna forma. Creo que esta película es más potente en el sentido político, pero al mismo tiempo no intentan convencer a nadie de nada, cada persona toma lo que quiere. A pesar de tener esa idea de la política, a los espectadores más jóvenes pueden no interesarle necesariamente ese tema, o no estén preparados para verlo todavía. Pero más adelante, que espero que sigan queriendo ver la película, se sorprendan con los mensajes que transmite. Son películas muy inteligentes, y los jóvenes se sienten intrigados, están dispuestos a aprender, ven estas películas y sacan preguntas, y eso les abre la puerta a la política y a los acontecimientos de la sociedad actual, creo que es algo positivo«.

Reconoce no tener una respuesta muy clara a la cuestión de por qué los jóvenes se sienten atraídos por los mundos distópicos y las visiones pesimistas del futuro, pero en el caso de Los Juegos del Hambre entiende que «todo comienza con la fuente original, los libros, el hecho de que la historia y el mundo que ha creado Suzanne Collins sea tan relevante en la actualidad, pero al mismo tiempo sea nuevo e imaginativo. Es un mundo fantástico pero no se aleja mucho de dónde estamos ahora. Creo que el hecho de que los espectadores puedan verse relacionados con algunos de esos temas, y que se puedan relacionar con los personajes increíblemente complejos y tridimensionales que ha creado, todos ellos con caminos increíbles en estas historias, diría que es probablemente la principal razón de que tengan tanto éxito«.

Finnick Odair

Cuestionado sobre su personaje, el británico considera que la película brinda una excelente «oportunidad para que el público vea cómo es en realidad» su personaje, pues el que pudieron conocer en En llamas «era solamente un personaje que adoptó. Todos tenemos inseguridades, en nuestro interior, pero Finnick probablemente tenga más que nadie«. Explica también como esta posición de vulnerabilidad le une a Katniss (Jennifer Lawrence): «Son los únicos que entienden al otro. Es la primera vez que entendemos realmente a Finnick Odair y descubrimos su pasado y las experiencias traumáticas que ha vivido. Pero igualmente quiere luchar y quiere ayudar en todo lo que pueda, pero antes tiene que superar sus propios problemas«.

Sam Claflin en Los Juegos del Hambre: Sinsajo - Parte 1

Phillip Seymour Hoffman

Hablando sobre sus compañeros y las dificultades que se ha encontrado durante el rodaje, comenta en tono jocoso que «lo más difícil era mantener la seriedad cuando nos tocaba una escena con Jennifer Lawrence. Es una payasa, muy graciosa, y se suponía que yo tenía que parecer deprimido, lo que se hacía muy difícil en ocasiones«. Más serio responde a la inevitable pregunta sobre el malogrado Phillip Seymour Hoffman: «Para mí era una leyenda, un héroe, creo que es uno de los mejores actores que hayamos tenido jamás, cada personaje al que daba vida era totalmente diferente, real, fuerte, tenía un talento tan natural«.

Sagas extendidas

En los últimos años no han sido pocas las franquicias que han decidido dividir sus últimas entregas en dos. ¿Necesario? ¿Se trata de una cuestión meramente económica o ayuda a la narración? Sobre este tema admite que probablemente se deba a cuestiones económicas, para alargar la vida de las franquicias, pero que en este caso sí ha sido una decisión acertada: «Creo que no se debería hacer siempre, especialmente con libros que no son lo suficientemente fuertes. Sin embargo, creo que este libro sí que es lo suficientemente fuerte para que ocurra«. Principalmente porque «hay mucha información para digerir«, sobre todo en relación al Distrito 13, que se nos presenta en esta tercera entrega. «Si fuera una sola película pasarían volando y llegaríamos al Capitolio, y también se precipitaría ese mundo. Creo que esto permite que los espectadores puedan vivir esta experiencia con Katniss, con todos los sentidos. También creo que todos los personajes han cambiado de forma tan drástica en este capítulo, hay tanta información que es mejor tenerla en dos películas. En esta película hay una mayor carga emocional, la segunda, además de emotiva, también tendrá más acción y un gran final. Creo que necesitaba ser dividida en dos, pero seguro que cada uno tendrá su opinión«.

Cuestionado también sobre como valoraría la posibilidad de extender la franquicia más allá de estás cuatro películas y explorar otros rincones, se muestra muy favorable: «Espero que la hagan (otra película), hay historias increíbles detrás y mucho que contar, como la destrucción del Distrito 13, esa época, la guerra, el comienzo de los Juegos del Hambre, los primeros Juegos del Hambre, es una historia interesante, cómo y por qué se crearon. Creo que hay más historias pero también creo que la historia de Finnick debería ser contada, pero no puedo interpretar a una versión más joven de mí mismo, así que probablemente no ocurrirá«.

Acerca de Daniel Lobato

Avatar de Daniel Lobato

El padre de todos, pero como a Odín, se me suben constantemente a las barbas. Periodista de vocación cinéfila empecé en deportes (que tiene mucho de película) y ahora dejo semillitas en distintos medios online hablando de cine y cómics. También foteo de cuando en cuando y preparo proyectos audiovisuales.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados