Sasha Grey

Sasha Grey: «El cine español actual es más accesible para el resto del mundo»

Como extraños en un tren pasamos la tarde entre el vagón restaurante y el nuestro, conversando y haciendo tiempo hasta que llegó ella. Sasha Grey. La cita era en The Passenger, un bar de Malasaña cuyo look se asemeja a esos ferrocarriles que acostumbramos a ver en el cine clásico y donde te sirven la cerveza en copas. El vagón de un tren «en marcha»… ¿a alguien se le ocurre un sitio más adecuado para charlar con una mujer que no puede estarse quieta?

 

Sasha es actriz, músico, escritora… la californiana atesora, a sus 24 años, un empuje y una valentía que ya querrían muchos. Así, rodar con Steven Soderbergh o posar para Terry Richardson no han sido una cuestión de suerte, sino trabajo y dedicación, como demuestran títulos de género de dudosa calidad como Smash Cut, The Girl from the Naked Eye o Shrouded Corpse Bathing While Hip-Shaking… Nadie dijo que forjarse una carrera fuera fácil.

 

Sasha Grey

 

Ahora, y después de ganarse cierta fama entre el gran público tras su participación en El Séquito (Entourage, 2004-2011), Sasha Grey se ha sumado a la cada vez más larga lista de actores internacionales que vienen a España para participar en producciones patrias. Open Windows es el título de su primera aventura española, la tercera película de Nacho Vigalondo, compartiendo cartel nada menos que con Elijah Wood y el injustamente desconocido Neil Maskell.

 

Y volvemos al Passenger. Con una cámara y una grabadora como testigos, charlamos con la polifacética estrella acerca de esta nueva película, así como de dos de sus otras facetas artísticas, la literaria y la musical. Curiosos como los gatos, tampoco dejamos escapar la ocasión para preguntarle por su nombre y nuestro cine.

 

 

Entre los proyectos fílmicos que tiene en marcha, destaca Inferno: A Linda Lovelace History, biopic sobre dicha pornstar en la que Sasha tendrá un papel protagonista. O no. «¡No sé qué es lo que está pasando con eso! No sé ni tan siquiera si al final va a hacerse. Así que…«. Con esas dudas sobre el futuro de la película, poco nos pudo comentar.

 

aTelecine, su grupo musical, es como ella, una rara avis. Sus influencias van del jazz al death metal pasando por nombres como Lustmord o James Brown. Un cocktail con el que Sasha se siente cómoda: «El espíritu de todos estos géneros está definitivamente reflejado en la música que creamos«.

 

¿Y qué ocurre con The Juliette Society? Un «¡sí!» bastó para que deseásemos que termine pronto de escribir este «Fight Club del folleteo«, como lo describió ella misma en una entrevista a The Guardian. Con estas ambiciones y un personaje protagonista que descubre que hay mucho más por «explorar» tras ver Belle de jour del maestro Buñuel, poco más hace falta decir para vender una novela.

 

Sasha Grey

 

Con el encuentro llegando a su fin, no podía faltar un comentario sobre nuestra industria y la percepción que tenemos de ella. Siempre nos vanagloriamos de la alta estima en la que se encuentra nuestro cine en el exterior, así que ¿por qué no preguntárselo a alguien de fuera? ¿Se valora más que antes a nuestros directores fuera de España o es una visión que tenemos nosotros? Según Sasha, no es del todo cierto, lo que ocurre es que «algunas de las películas españolas contemporáneas son mucho más accesibles para todas las audiencias (…) no creo que sea un tema de mejor o peor, sino simplemente, ya sabes, el mundo se ha hecho más pequeño«.

 

Y con la vista puesta en el estreno de Open Windows (previsiblemente en el tercer trimestre de 2013) nos despedimos de Sasha hasta la próxima. Siempre nos quedará The Passenger.

 

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados