Look Back

Look Back: El lado íntimo de Tatsuki Fujimoto

Look Back«Tiene que ser aburrido estar sentada en una silla todo el día, dibujando«

 

Hace unos días, los fans de Tatsuki Fujimoto dimos palmadas con las orejas. Chainshaw Man, el manga con el que nos había vuelto locos (y que Norma Editorial ha publicado de manera íntegra en España) regresaba con una segunda parte a las pantallas de nuestros dispositivos a través de la aplicación Manga PLUS. La primera porción de su historia ya contaba con su propia conclusión y funcionaba perfectamente como obra completa, pero tanta gente ha querido seguir sabiendo acerca del mundo que el mangaka creó, repleto de demonios basados en los miedos cervales de la gente, que este regreso no podía haber sido más aplaudido. A la vez, llega a nuestras manos Look Back, un manga de tomo único que el autor publicó el año pasado bajo la misma editorial nipona bajo la que se ha hecho famoso.

 

Sin embargo, no vemos en esta historia motosierras, desmembramientos ni demonios hechos de sangre. En lugar de eso nos encontramos con una tranquila historia sobre dos chicas, su pasión por el dibujo y el manga y el camino que este amor por el arte les hace recorrer. No hay apenas fantasía en Look Back, sino pura realidad que bien podría haber salido de las páginas del diario de cualquiera de sus dos protagonistas, pero la manera en que está escrito, el cariño y la ternura con que se describe a sus personajes y la dulce amargura que rezuma hace que este tomo se lea de un tirón mientras tratamos de sobrevivir a las salvajes temperaturas del verano más bestia de nuestra vida.

 

«¡Sigue mi ejemplo y no pares de evolucionar!«

 

Se dan cita en este cómic el inconfundible estilo de dibujo de Fujimoto y su talento para retratar escenas cotidianas de la vida. Esto último ya lo vimos con claridad de cuando en cuando en Chainshaw Man. Cada vez que Denji lograba alguno de sus simples objetivos (desayunar tostadas, tener una cita, ser besado…) veíamos como el manga se trasformaba en algo que iba mucho más allá de las matanzas y los chistes de humor absurdo y asalvajado y se internaba en el género del ‘slice of life‘ o el retrato costumbrista de la vida, los miedos y los intereses de un adolescente japonés medio. En Look Back, Fujimoto da rienda suelta a esta faceta de su arte y construye una historia que funciona a las mil maravillas sin necesidad de recurrir a nada excesivamente llamativo. Es, simplemente, la vida de dos chicas que crecen aprendiendo a respetarse y a amar lo que una vez fue una afición y que terminó por convertirse en su medio de vida.

 

Look Back

Look Back

 

Tiene, por supuesto, este manga un giro de guión que deja al lector con un nudo en la garganta y en el corazón que no os desvelaré y que supone la única concesión a la fantasía loca que se concede Fujimoto en las ciento cuarenta páginas de este one-shot que no deja de ser un reflejo del interior de su mente vertido sobre las páginas de un manga. Hasta los nombres de los personajes (Fujino y Kyomoto) nos lanzan sobre la pista de qué se esconde detrás de esta historia. En efecto, las dos estudiantes que se admiran y colaboran parecen calcos de las diferentes facetas del alma del autor y de su relación con el arte de la viñeta. La soledad, el rechazo, el miedo a la relación con los demás, la tozudez, el miedo al fracaso y el afán de superación son cosas que podemos ver en la obra de Fujimoto y que quedan de alguna manera retratadas en este estupendo manga.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados