Moon Girl y Dinosaurio Diabólico #1: BFF

Moon Girl y Dinosaurio Diabólico #1. BFF: Brillante y cromado

Moon Girl y Dinosaurio Diabólico #1: BFF«No necesito más superpoder que mi cerebro«

 

Panini estrena nueva línea editorial. Quizás empujados por el éxito de la fabulosa idea que ha sido Marvel Saga (tomos autoconclusivos a precios ajustados, con etapas míticas y ¡encuadernación en cartoné!) los cerebros de la editorial se inventan una nueva rama a partir de la Colección 100% Marvel para añadirle el apellido de HC (por hardcover, tapa dura en inglés) y vendernos una cuidadosa selección de los títulos que llegan a nuestro país en ese formato con un punto extra de calidad y unas interesantes colecciones de material adicional por unos precios mucho más que competitivos.

 

El título con el que la editorial inicia este nuevo experimento no es otro que una de las series más frescas de su universo y que más ruido han hecho en los últimos tiempos: Moon Girl y el Dinosaurio Diabólico. Aprovechando que la dibujante de esta colección no es otra que la española Natacha Bustos, Panini nos ofrece un interesante producto con muy buena hechura y un apartado final que se lee con tanta atención como las casi ciento cincuenta páginas anteriores. A mí, personalmente, me han convencido con esta nueva línea y me quedo con ganas de ver qué otros títulos se deciden a sacar bajo la denominación de 100% Marvel HC.

 

«Parece que es uno de esos días«

 

La serie que nos ocupa hoy me produce sentimientos encontrados. Os lo creáis o no, el personaje de Lunella (ganador del Glyph Award 2016 al Mejor Personaje Femenino) me provoca un rechazo casi instantáneo. Moon Girl es una chica extremadamente madura para su edad. Es una niña de nueve años que se expresa como una mujer de treinta y que trata con superioridad y un cierto desdén a todo aquel que le rodea. Personalmente, me siento más atraído por personajes como la maravillosa Kamala Khan de G. Willow Wilson y Sana Amanat, una chica que, con sus poderes raro-chungos a lo Plastic Man, me resulta más real y creíble que esta joven prodigio afroamericana. Me ocurre todo lo contrario con Dinosaurio Diabólico, la clase de mascota que todo crío quiso tener desde que en 1993 Steven Spielberg volviera a poner a los T-Rex de moda. Un bicho gigante y amigable que nos quisiera y que mantuviera a los abusones a raya.

 

Moon Girl y Dinosaurio Diabólico #1: BFF

Moon Girl y Dinosaurio Diabólico #1: BFF

 

Es precisamente a través del gigante y expresivo dinosaurio mutante que dibuja Bustos como uno llega a comprender y a aprender a querer a la protagonista de esta historia. Enfrentada al terror que produce un monstruo de tales dimensiones sólo una cría podría mirar para otro lado. Sólo una cría cuyos miedos vayan mucho más allá de los que le pueda producir un animal de dientes afilados. Me recuerda un poco a la niña de Monstruos S.A., inmune a los sustos de Sully porque sólo teme la reptiliana forma de Randall. Lunella, como a muchos nos ha pasado de chavales, teme el momento en el que las circunstancias la obliguen a cambiar, dejando atrás el mundo que tanto le ha costado conocer y dominar para adentrarse en la montaña rusa de la adolescencia que precede al estadío adulto.

 

«Esta noche es la noche«

 

Nos encontramos, de pronto, con una niña que trata de abarcar con sus diminutas manos mucho más de lo que su mente puede llegar a percibir y que trata de mover, a base de tozudez, lo inamovible. Se trata de actitudes muy propias de una chiquilla de nueve años y, más rápido de lo que podríamos suponer, todo rechazo queda sustituido por la comprensión de lo que tenemos entre manos: una historia acerca del drama que supone dejar atrás la dulce inocencia de la niñez para sumergirse en lo desconocido. Moon Girl es de todo menos una historia de superhéroes, por mucho que salga Hulk, y en ella podemos encontrar muchas más lecturas de la que en superficie pudiéramos ver.

 

Moon Girl y Dinosaurio Diabólico #1: BFF

Moon Girl y Dinosaurio Diabólico #1: BFF

 

La creación de Amy Reeder y Brandon Montclare que tan magníficamente ilustra nuestra paisana destila cariño y es terriblemente adorable a la vez que todo lo seria y peleona que necesita ser llegado el momento. Se trata de un cómic que uno casi no esperaría ver en la Casa de las Ideas y denota la voluntad de la gran editorial norteamericana por innovar y alinearse con las corrientes actuales del cómic. Las últimas viñetas van a lograr que o bien se os escape una lagrimita u os enamoréis definitivamente del gigante rojo que acompaña a la protagonista. O quizás ambas cosas. Avisados estáis.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados