Spider-Girl

Spidergirl. Lazos de familia: Ecosistema arácnido

SpidergirlEs una alegría inmensa poder disfrutar de nuevo de las aventuras de May «Mayday» Parker, la hija de Peter y Mary Jane, Spidergirl por derecho propio que ha servido de referente para heroínas más recientes como Seda o Spider-Gwen. En un tiempo en que la diversidad de género y racial no era una preocupación y donde las «variantes» de los primeros espadas de la editorial no tenían el suficiente fuste como para superar el estado de anecdótico y liderar series abiertas (no fue hace tanto tiempo, hablamos de 1998, apenas un par de años antes del nacimiento del universo Ultimate), May no solo dio el salto desde un What If, sino que (dentro del MC2, nombre que recibió el universo en el que se relataba este hipotético futuro marvelita para la segunda generación de héroes de la compañía… «sobreviviendo» así a los acontecimientos de Un día más / Un nuevo día) llegó a superar el centenar de aventuras contra todo pronóstico, ganándose el cariño de los fans.

 

«¡Te guste o no, ahora la heroína soy yo!»

 

Dentro de la línea Marvel Collection Panini Cómics está recopilando su serie en solitario (está por ver si además de Spider-Girl incluyen su etapa como The Amazing Spider-Girl, que contó con una treintena de capítulos) en una edición que hace justicia a la que fuera benjamina de la spider-familia. Resulta muy estimulante comprobar como, después de tantos años, muchos de los conceptos aparecidos en Spidergirl podrían, en el escenario actual, seguir funcionando a la perfección como parte de la vida futura de los personajes. Una situación esta que no solo ilustra el buen hacer del guionista Tom DeFalco a la hora de crear el entorno de Spidergirl, sino que, para bien o para mal, la iniciativa Marvel Legacy se ha asentado bien en las series contemporáneas.

 

En este segundo tomo, en lo que respecta a la parte superheroica, May hace sus primeros acercamientos a los Vengadores y se enfrenta, de nuevo, a dos personajes con mucha tradición en el cosmos arácnido: Kaine y el Duende. En lo referido a la faceta más personal, la seguimos en los dramas propios de la edad: chicos, amistades, padres… DeFalco reinterpreta conflictos y tramas del adolescente Peter Parker según la personalidad de nuestra protagonista, logrando un interesante equilibrio entre la novedad del contexto y el recuerdo de lo ya conocido. Una fórmula que repetiría Brian Michael Bendis poco tiempo después con su Ultimate Spiderman.

 

Spider-Girl

 

Leyendo estas aventuras, no nos queda sino lamentar la mala suerte de que May llegara, quizás, demasiado pronto a nuestras vidas y no encontrara la forma de agarrarse al tablero de juego marvelita para reclamar un espacio que, por condiciones, se merecía como si han hecho suyo años después otros personajes arácnidos como Miles Morales (principalmente) o Gwen Stacy, quienes -ya en una situación editorial más propicia- lograron dar el salto desde rincones alternativos del multiverso a Tierra Primordial (la otrora Tierra-616) con la suficiente continuidad como para codearse con sus principales figuras.

Acerca de Daniel Lobato

Avatar de Daniel Lobato

El padre de todos, pero como a Odín, se me suben constantemente a las barbas. Periodista de vocación cinéfila empecé en deportes (que tiene mucho de película) y ahora dejo semillitas en distintos medios online hablando de cine y cómics. También foteo de cuando en cuando y preparo proyectos audiovisuales.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados