El Niño y el Mundo

XIII Muestra Syfy. Día 3: Mandanga de la buena

Una de las cosas buenas que tiene el hecho de que este año la Muestra Syfy se reparta entre las tres salas del Palacio de la Prensa es que se han podido organizar visionados paralelos como los de La Chica Satélite y el Chico Vaca, el capítulo musical de Buffy o la reposición de Dentro del Laberinto. Otra es que se ha podido crear una sala para la ‘mandanga‘ y otra ‘free of mandanga‘ (Leticia Dolera dixit) en tanto a que en una (la Sala 1, la grande y repleta de monos aulladores) se toleran y respetan los comentarios, aplausos ocasionales y recochineo general en según qué cintas mientras que las otras quedan reservadas para el respetable público que ha venido a ver sus pelis, que también hay de esos.

 

Centrándonos en la programación del sábado, hemos comenzado con una nueva edición del Syfy Kids (el domingo habrá otra, pero nos perdonaréis si descansamos y nos perdemos por ello Nicky la Aprendiz de Bruja) para continuar con un día algo más entregado al cine fantástico, aunque también haya habido huecos para el cine coreano (un género en sí mismo), el western y, cómo no, los zombies.

 

El Niño y el Mundo (Alê Abreu, 2013)

 

De nuevo abre la sesión del sábado una de las últimas nominadas al Oscar a la Mejor Película de Animación. Recientemente estrenada en nuestros cines, El Niño y el Mundo cabe ser vista desde dos perspectivas bien diferentes. Los niños (público mayoritario a las doce de la mañana en la plaza de Callao) han disfrutado de un festival de color y música que, aunque al final se ha hecho un pelín largo en sus 80 minutos, los ha mantenido bastante entretenidos. Los mayores, por el contrario, hemos presenciado un cuento bastante amargo acerca de lo que significa hacerse mayor en el Brasil actual. El Niño y el Mundo no duda en criticar la manera en la que la corrupción, el capitalismo desenfrenado y las corporaciones extranjeras están destruyendo el otrora pacífico y feliz país del Amazonas. Todo ello con el formato de una película cuasi muda en la que las voces de los adultos son un auténtico galimatías intraducible: porque a veces no importa tanto lo que se dice como el qué se quiere expresar.

 

El Niño y el Mundo

El Niño y el Mundo

 

The Piper (Kim Kwang-tae, 2015)

 

Después del parón para comer, el coreano Kwang-tae nos mete de lleno en una retorcida reimaginación del Flautista de Hamelín. Las verdades ocultas y los engaños son la nota definitoria de la comunidad que precisa la ayuda de un flautista que además resulta ser un prodigio del bricolaje y la medicina natural. Un partidazo, vamos. La película avanza sin pena ni gloria hasta que llega el punto de ruptura con el cuento original, y es ahí donde el director y el público se desatan en ese festival del exceso que tanto gusta del cine asiático.

 

The Piper

El tipo de The Piper, en un momento relajado

 

Listening (Khalil Sullins, 2014)

 

Hemos tenido que esperar hasta el ecuador de la Muestra para encontrarnos con la primera propuesta «intelectual» del año. Un debutante, Sullins, pretende hablar, metafóricamente, de los peligros de las redes sociales y nuestro impulso de compartirlo todo. ¿Cómo? A través de la historia de dos estudiantes de Caltech que descubren la tecnología para compartir los pensamientos de forma telepática. Esto deriva en un debate sobre libertad y seguridad con unos malos muy malos y un héroe que defiende su postura a base de eslóganes. Buenas intenciones e ideas, pero las conclusiones son demasiado simplistas.

 

Listening

Momento romántico de Listening

 

The Mind’s Eye (Joe Begos, 2015)

 

Tras Listening tocaba una versión mucho más ida de madre de esa misma historia, pero sin biomecánica de por medio. Poderes telequinéticos y gente con la ambición suficiente como para matar por hacerse con ellos firman las bases de este pequeño filme que, sin embargo, por su desmesura y la sobreactuación del villano (John Speredakos en uno de sus papeles estelares) se ha convertido en el equivalente del tercer día de la maravilla festivalera que fue el viernes The Green Inferno. The Mind’s Eye es mala con avvaricia, pero con ese cutrerío que sólo puede triunfar en la Muestra.

 

The Mind's Eye

Speredakos, a tope de lo suyo en The Mind’s Eye

 

Bone Tomahawk (S. Craig Zahler, 2015)

 

Uno de los platos fuertes de la Muestra y, sin duda, la película más esperada del sábado. Con un plantel de ‘semilujo’ que encabeza un mucho más que correcto Kurt Russel y en el que también podemos ver a Patrick Wilson (Insidious), Matthew Fox (Perdidos) o a un memorable Richard Jenkins, Bone Tomahawk es un western bastante pasable cuyo único y gran defecto consiste en un alargamiento innecesario del metraje a base de minutos y minutos malgastados en el viaje a marchas forzadas de los cuatro protagonistas en pos de unos ciudadanos secuestrados por una tribu de indios americanos y caníbales. Zahler se ha llevado por este trabajo el Premio de la Crítica y el del Mejor Dirección en el pasado Festival de Sitges, pero, aunque la película es buena y recomendamos su visionado, la verdad es que se nos antoja un tanto sobrevalorada.

 

Bone Tomahawk

La ausencia de banda sonora en la practica totalidad del filme tampoco ayuda a Bone Tomahawk

 

Generation Z (Steve Barker, 2015)

 

Para cerrar el día ¿qué mejor que un poco de casquería? Ya en la madrugada del domingo, la Muestra ha cerrado la programación del tercer día con una cinta de terror con zombies al uso en la que la novedad es que partimos de una humanidad diezmada por los muertos vivientes, sí, pero vencedora y, fiel a su naturaleza estúpida, dispuesta a volver a cometer de nuevo los mismos errores… Pero esta vez en las Islas Canarias, que molan más (aunque sólo sea para rodar y disfrutar de la playa).

 

Generation Z

Uno que ya estaba cansado de tanta película y quería irse a casa (Generation Z)

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Acerca de Daniel Lobato

Avatar de Daniel Lobato

El padre de todos, pero como a Odín, se me suben constantemente a las barbas. Periodista de vocación cinéfila empecé en deportes (que tiene mucho de película) y ahora dejo semillitas en distintos medios online hablando de cine y cómics. También foteo de cuando en cuando y preparo proyectos audiovisuales.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados