Pokémon Espada / Escudo

Pokémon Espada/Escudo: Un nuevo comienzo hacia lo conocido

No voy a negar que soy fan de Pokémon, pero, que por temas de presupuesto a lo largo de mi vida gamer, no he podido jugar a todos los juegos de la saga que me hubiera gustado jugar. Yo comencé con la saga con Pokémon Rojo, continúe con Pokémon Amarillo, Pokémon Plata y Pokémon Cristal. Después he jugado, gracias a diferentes amigos, a Ruby, Blanco y Negro y terminé con Luna. Ahora, después de siete generaciones, llegamos a la octava generación, en Galar, con dos juegos que representan una evolución dentro de la saga gracias a la potencia que da Nintendo Switch, pero que se siente a la vez algo realmente nuevo y que quiere servir como punto de partida para quienes se enfrenten por primera vez a un juego de Pokémon. Es por eso que creo que Pokémon Espada/Escudo puede estar más pensado para quienes se enfrenten a un juego de Pokémon por primera vez más que para jugadores experimentados. Y es que algunas de las mejoras que han añadido al juego han reducido la dificultad de este y han centrado mucho de los recursos que había para el juego en el on-line del mismo y en los combates Pokémon que, por supuesto, son lo mejor del título. Pero todo esto no quiere decir que los más veteranos de la saga disfruten como nunca, pues siguen siendo unos juegos más que entretenidos.

 

Pokémon Espada / Escudo

 

Pokémon Espada/Escudo no ocultan en ningún momento cuáles van a ser sus puntos fuertes, desde la primera cinemática, vemos que los estadios, el Gigamax y las peleas van a ser lo mejor de un título que repite esquema a la hora de desarrollar la aventura y que, personalmente, me gusta. Pokémon lleva con el mismo esquema desde la primera generación y es la de un niño en un pueblo desconocido comienza su aventura junto a un amigo/rival y tiene que hacerse con las medallas de gimnasio para poder acceder a la Liga Pokémon y convertirse en el mejor entrenador de todos. Pero en Pokémon Espada/Escudo cambian un poco el esquema, pues ahora todo gira entorno a la competición de los gimnasios y a una Liga Pokémon que reformula todo y se convierte en una torre de batalla ¿El camino hasta aquí? Un recorrido sin pérdida por la nueva región de Galar con la que tengo algunos peros, pero que en general ha conseguido cautivarme por sus ciudades, su arquitectura y las posibilidades que ofrece. Y lo vivo que está todo, pues por primera vez (sin contar Pokémon Let’s Go) podemos ver a los Pokémon salvajes en pantalla y decidir nosotros mismos si queremos luchar con ellos, aunque algunos Pokémon vendrán detrás nuestra para atacarnos.

 

Esto es una mejora muy grande, pues los combates aleatorios de la saga de Pokémon se mejoran y dejan que sea el propio jugador que decida si quiere luchar contra los Pokémon salvajes o dejarlo tranquilos. Los combates contra entrenadores siguen igual, te ven y a luchar. Pero el cambio respecto a los Pokémon salvajes es algo realmente grande. Al igual que la introducción de una enorme zona de “mundo abierto” donde podemos ir a cazar Pokémon, entrenar contra los más fuertes de la zona o intentar capturar Pokémon realmente poderosos con las incursiones que hay en esta zona. Y es que en esas incursiones está la gracia, en parte, del online. Al igual que se hiciera en Pokémon Go! podemos unirnos a incursiones de otros personajes para ayudarnos entre todos a capturar algún Pokémon, así como entablar peleas entre entrenadores o directamente intercambiar Pokémon, porque aquí sigue habiendo muchos Pokémon que evolucionan en un intercambio o directamente para completar la Pokedex y conseguir los Pokémon exclusivos de Espada o de Escudo. Y eso es un aliciente para ir capturando todos los Pokémon que se puedan para finalmente ir consiguiendo diferentes tipos que de otra manera no conseguirías.

 

Pokémon Espada / Escudo

 

Pero Pokémon Espada/Escudo tiene algunos puntos débiles que pueden echar para atrás a más de uno. Su historia no es nada del otro mundo, aunque ninguno estamos en Pokémon para ver una historia sesuda y llena de metáforas. Cumple sin más y es quizás más interesante que en otras entregas de la saga, pero nada del otro mundo. La Pokedex se queda muy corta para ser la primera entrega de Pokémon en una consola de última generación y que tiene un potencial para haber conseguido meter los más 800 Pokémon que existen en la saga. Y algo que me sorprende es que desde la segunda generación ningún otro juego de Pokémon se ha atrevido a dejarnos explorar dos regiones de Pokémon. Aquí se podría haber hecho un juego realmente grande interconectando varias regiones y dejando un juego realmente bueno. Y el otro punto negativo que le pongo es el repartir experiencia automático. Desde siempre, el repartir experiencia se asignaba a un Pokémon para darle esa experiencia extra, pero siempre se había dejado un hueco para la estrategia, para ir cambiando de Pokémon para que subieran de nivel. Con la autoexperiencia solo lucha un Pokémon y el resto va subiendo de nivel automáticamente. Al final de la aventura llegas con un equipo Pokémon realmente fuerte y que podrá terminar la Liga Pokémon sin despeinarse. Y eso creo que disminuye la dificultad del juego muchísimo.

 

Pero oye, a pesar de todo esto negativo (que es personal, que seguro que a otra persona le parece bien) pero lo que si que tiene Pokémon Espada/Escudo es el tramo final más épico de la saga. No he visto en ningún juego de Pokémon ese nivel de épica, de lucha, de sacar a relucir todo el potencial que se estaban guardando para cuando una videoconsola diese para sacar esto. Y es que para cuando lleguéis a la parte final no vais a querer dejar de jugar para ver lo que estoy diciendo, porque realmente se me pusieron los pelos de punta y creo que a más de uno le ocurrirá. Es el salto definitivo que necesitaba Pokémon para entusiasmar y lo han conseguido. Puede que haya partes que no te gusten, que te resulte más fácil de lo normal, pero lo que no se puede negar es que en el apartado artístico y de sacar adelante las emociones son las ediciones que mejor lo han conseguido y eso es un punto a favor para Game Freak y Nintendo. La vuelta de Pokémon es muy buena, quizás tenga esos fallos o errores que no se han querido introducir, pero como valoración general estamos ante la entrega que mejor ha captado el mensaje de que lo que de verdad importaba en Pokémon eran los combates, que siempre habían parecido planos y ahora toman otra dimensión con la inclusión de una banda sonora ESPECTACULAR y unas animaciones, unido a los Gigamax, realmente únicos.

Acerca de Christian Leal

Avatar de Christian Leal

Desde niño me apasioné por el séptimo arte, por ello decidí licenciarme en Comunicación Audiovisual, pero después amplié mis miras también hacía la pequeña pantalla en la que devoro, bebo y me alimento de series y cine. Mi vida podría resumirse en un guión de Aaron Sorkin dirigido por David Fincher o Michael Haneke.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados