Las damas de la peste

Rubén del Rincón (‘Las damas de la peste’): “Me interesan los personajes femeninos y fuertes”

Las damas de la pesteDibbuks ha tenido a bien editar el último trabajo de Javier Cosnava y Rubén del Rincón, Las damas de la peste, un cómic con la pretensión de dar voz a las heroínas olvidadas, a las féminas que con su lucha (ya fuera en el mismo frente de batalla como en el día a día) han servido de ejemplo a las mujeres (y algunos hombres) para seguir combatiendo en favor de una sociedad más femenina y más justa. Hablamos con su artista, Rubén del Rincón, acerca de los temas que trata la obra, así como su proceso de trabajo.

 

Pregunta: ¿Cómo surge la idea del cómic?

Respuesta: Pues surgió hace unos 6 o 7 años, tras muchas conversaciones sobre lo que nos interesaba a cada uno. Se arranca con una propuesta de mi compañero por empezar con una historia sobre tres tipos en un campo de concentración alemán dado su consabido interés por los años 30-40, y evoluciona hasta las tres chicas luchadoras dado mi interés por los personajes femeninos y fuertes. Fueron años (más de dos, diría yo) de conversaciones y de propuestas mutuas de ideas hasta configurar el argumento. Y aún así, cuando ganamos el premio Ciutat de Palma, o más bien casi un año después, fue cuando por fin tuve claro como afrontar la historia, única y exclusivamente a través de los ojos de cada protagonista. Hasta entonces no tenía claro qué podía hacer todo lo interesante posible esa historia.

 

P: Háblanos un poco de la estructura de la obra, dividida en tres capítulos, cada uno ambientado en un momento diferente.

R: La estructura fue para mí lo más difícil. Ya teníamos el argumento… pero la parte interesante y difícil para mí, era el cómo mostrarlo todo para aportar algo diferente a la historia y darle entidad propia. Al final la respuesta me vino de la mano de los personajes. Si habíamos creado unos personajes tan atractivos… ¿por qué no dejar que fuesen ellos quienes guiasen el timón? Así que decidí que viésemos lo que la protagonista de cada capítulo veía, e ignorar lo que esa protagonista ignoraba. Eso me permitía que cada capítulo fuese enfocado de forma muy distinta, según la personalidad de cada chica. Y por si fuera poco, me permitía sacarle mucho jugo a un recurso que hacía tiempo que me atraía mucho para experimentar, que era el revisitar momentos planteados de inicio al lector, dándoles una nueva dimensión gracias al nuevo punto de vista. De ese modo, cuando el lector revisita escenas se siente familiarizado, empatiza, y cuando descubre algo nuevo, le cala hondo. O al menos esa era la intención, que se estremeciese un poco. También eso me permitía darle una dimensión muy profunda al momento mas importante del libro, al ser el único que, lo recuerde quien lo recuerde, resulta inmutable. Sublime y especial. Ese momento es el que las une para siempre.

Volviendo al enfoque personalizado de cada capítulo, una de las cosas que lo advierte ya desde el inicio es la entradilla. Cada una presenta a cada chica como lo que es: Fe, la serena y sin dobleces, a la que solo le interesan lo hechos políticos, una mujer de acción. Ese capítulo está narrado de una manera sencilla, casi plano, con algún flashback. Y la presentación es casi un cartel electoral. Fe es la chica a la que todos votaríamos, y con esa imagen frontal y honesta arranca su capítulo. Caridad sin embargo, representa la feminidad, es la chica de la que todos nos enamoraríamos. Es contradictoria, coqueta, y muy inteligente y avanzada para su época, y por eso vemos sus cavilaciones en forma de diario, para disfrutar de todas sus facetas. Caridad es el personaje más complejo, emotivo y seductor, de ahí que se presente de cuerpo entero, coqueteando con la cámara y algo esquiva. Y por fin Esperanza. Ella es el héroe que todos querríamos ser. De ahí su presentación capitular en contrapicado, como un auténtico héroe. Estuve dándole muchas vueltas a como usar el contrapicado que quería para verla heroica, porque era un momento inoportuno para usar un plano tan triumfal. Ella está entonces en su momento más bajo, encerrada y sola en Argeles sur mer, y un contrapicado al uso no sería correcto. Entonces me vino la idea de reflejarla en un charco, y gracias a ese truco podemos verla vencida y heroica al mismo tiempo. Ella es la fuerza, la convicción y el temperamento, y así sucede su capítulo, lleno de pasión y decisiones drásticas.

 

P: ¿A qué responde la inclusión de Albert Camus como personaje al principio de la obra?

R: Esa era una manera de introducir a las chicas desde el punto de vista anti-belicista y con esa vision cínica y absurda de la vida que tenía Camus. Camus es el escritor extranjero que quiere comprender (como pudieron serlo Hemingway u Orwell), y que se pasma ante la visión de las mujeres luchando en la guerra. Él es un escritor que se inspira con esa visión impactante de las tres chicas… así que les ofrece ante el lector un aura de inspiración, fascinación y romanticismo a las tres heroinas. Es uno de los pocos personajes masculinos y que servirá para ayudarlas luego en Francia, y ser luego el catalizador que pondrá en marcha el final de la historia. Aunque lo que ocurre entre Esperanza y Camus un poco antes del final, es una de las cosas que me esforcé por polarizar, de modo que cada lector sacará una conclusión diferente según lo que él mismo crea. Hay dos momentos en el libro que están pensados para que sean posibles dos versiones de lo ocurrido, y eso depende exclusivamente de cada lector, de ahí lo divertido de hablar luego con ellos y hacerles las preguntas clave…

 

Las damas de la peste

 

P: ¿Has seguido algún tipo de documentación para plasmar las diferentes épocas?

R: Sí, bastante de hecho. La documentación es algo esencial y aunque siempre puedes permitirte alguna licencia, es básico para dar la sensación de transportar al lector donde debe estar, y que no dude por un momento de que allí se encuentra. El documentarme es un trabajo que con el tiempo voy haciendo cada vez más a gusto, y que al principio no soportaba.

 

P: ¿Cómo es el proceso de creación de una página?

R: Pues en este caso, con toda la mesa llena de papeles y textos de distintos momentos de la creación, el libro electrónico, mis propios esquemas, la documentación y nuevos apuntes y escritos para concentrar tanta información… ¡difícil! Pero básicamente me hice un esquema escrito de las escenas que necesitaba, luego las escribía con cierto desarrollo en un lateral del cuaderno dejando espacio a la izquierda para asignar un número de páginas a cada escena, y luego hacía un storyboard escribiendo los textos más básicos alrededor de la caja de la página. Luego atacaba la página con el storyboard al lado, y por fin escribía los textos. Cuando estaba lista, la entintaba, y al incluir el bitono, volvía a repasar el texto. Resulta que hubo que concentrar mucha información en 90 páginas, (inicialmente iba a tener unas 200) y los textos me hacían mucha falta para decir lo que no podía mostrar gráficamente… la verdad es que fue un verdadero puzzle. Aún y así, ocurrió que al revisarlo de nuevo, eché a faltar espacios, o momentos e incluí alguna página más, como me sucedió en la escena de Esperanza con su dewoitine contra los cazas alemanes. Una vez terminado cada capítulo, usaba lectores de prueba. Gracias a los comentarios del amigo Munuera, de Sara, mi pareja, e incluso de mi madre, pude variar alguna escena que no funcionaba y ajustar varias cosas.

 

P: Leída la obra, entiendo que el tema principal es la amistad, el vínculo que se crea entre las tres protagonistas; así como la forma en que las luchas personales van evolucionando con el tiempo. ¿Coincides? ¿Para ti, cuál es el tema que aborda el cómic?

R: ¡Has acertado de pleno! Esos son los dos temas principales. Si tuviese que añadir algo más, sería que de alguna manera, las tres chicas forman tres prismas de una misma mujer. Como si con tres caracteres tan diferentes pudiésemos englobar la esencia femenina… o mas bien intentarlo. Hay otra cosa que contiene la historia, y es una cierta ironía, porque esas mujeres, por su singularidad, procedencia y personalidad, nunca hubiesen sido amigas en un mundo sin guerra. Si el conflicto no las hubiese unido, la vida nunca lo hubiese hecho. Esa amistad representa la única cosa buena de los conflictos por los que pasan las tres. Un tercer detalle que considero importante dentro de las cosas que representa este libro, es el tema de la invisibilidad histórica de la mujer. Caridad lo abandera claramente, e incluso lo personifica en algo muy femenino y tambien tabú: La menstruación… De hecho, elegir mujeres españolas para un proyecto que originariamente fue presentado a Francia, pudo ser un hándicap. Pero como todo el mundo sabe, fue en la guerra civil cuando las mujeres fueron por primera vez soldados, y esa era una imagen muy valiosa de igualdad, y de asumir partes activas en los cambios de una sociedad que valía la pena mostrar. De alguna manera hay que recordar con nuestras chicas, que aquello no fue anecdótico, fue muy significativo. Las mujeres fueron muy visibles en aquel momento. Quizá fue excesivo adelantar ese hecho a la Revolución Asturiana, pero funciona por proximidad, y nos permite arrancar con el momento decisivo para ellas, y un contexto más ilusionante y menos gastado que nuestra famosísima guerra fraticida.

 

P: A pesar de centraros en la faceta más personal de las protagonistas (sobre todo a partir del segundo capítulo), la obra no pierde en ningún momento su espíritu reivindicativo, ¿era algo que ibais buscando desde el principio o surgió a medida que crecía la historia?

R: Estaba presente desde el principio, pero evolucionó mucho con ellas. Si el primer capítulo de Fe resulta menos personal, es porque ella misma es así, honesta y sin dobleces pero seria, cerrada a sus cosas. Comprometida más que ninguna con sus ideales que crée y se muestran legítimos. Por eso solo vemos a través de sus ojos acciones políticas, casi nada de su vida privada, que imaginamos intachable. Lo que sí ocurre es que como todas, evoluciona con el libro. Las tres van perdiendo su interés en la lucha armada, sus ambigüedades y su crudeza, pero nunca dejan de luchar a su modo por lo que creen. Por eso Esperanza les abronca en Paris, ella es la última en caer, y por ello en ese momento no entiende que sus compañeras no quieran seguir pegando tiros por la causa. Al final, son todas las que evolucionan, y su espíritu de lucha sigue intacto. Lo único que pierden es la fe en la respuesta armada.

 

P: Con la concienciación sobre la igualdad y el feminismo tan en boga, ¿crees que Las damas de la peste podría considerarse como un cómic feminista?

R: Totalmente. Y digo esto porque me lo han demostrado desde una asociación feminista, llamada COF. Hace no mucho me invitaron a hacer una charla de presentación, y eso me alegró muchísimo. Les había encantado el libro y lo recomendaron mucho. Son activistas con las ideas muy claras, y yo mismo a cada día que pasa, me doy cuenta de a qué nivel el mundo está contaminado para someter a la mujer. Cosas como el micromachismo, que va haciendo calar gota a gota entre los más jóvenes la actitud que lleva a someter con el tiempo a la mujer para que ocupe siempre la segunda fila en nuestra sociedad actual. Por suerte hay mucha gente que ve en estas prácticas arcaicas un modelo a derrocar y lucha por ello cada día.

 

P: ¿Y tus proyectos más inmediatos cuáles son?
R: Por de pronto trabajo haciendo historietas cortas para “Le Journal de Spirou”, y al mismo tiempo finalizo junto a Man un cómic sobre boxeo que espero que podais disfrutar a partir de Noviembre. tambien trabajo con Salva Rubio en un personaje llamado MAX que pretendemos editar en el mercado Franco-Belga.

Acerca de Daniel Lobato

Avatar de Daniel Lobato

El padre de todos, pero como a Odín, se me suben constantemente a las barbas. Periodista de vocación cinéfila empecé en deportes (que tiene mucho de película) y ahora dejo semillitas en distintos medios online hablando de cine y cómics. También foteo de cuando en cuando y preparo proyectos audiovisuales.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Artículos relacionados