Nadie

Nadie: Acción sin cuartel

Cómo ha cambiado John Wick la forma de entender el cine de acción moderno. Desde la aparición de la película protagonizada por Keanu Reeves el cine de acción que se ha visto en pantalla ha sido mucho más directo, más violento, seco, sangriento y visceral. La historia se iba contando por pequeños detalles y realmente no llegábamos a saber nada de nuestro protagonista más allá de esas pinceladas, pero lo que realmente importaba en la cinta era la acción salvaje que hacía gala. Atomic Blonde, con Charlize Theron y dirigida por David Leitch, siguió la dinámica de John Wick y también se convirtió en un referente dentro del género. Ahora llega Nadie, otra vuelta de tuerca ese concepto, mucho más sucia que las cintas protagonizadas por Reeves, que eran como mas sofisticadas, y que demuestra que Bob Odenkirk es un actor que sorprende en el tema de la acción sin miramientos. A parte, el guion lo escribe Derek Kolstad, guionista de la primera John Wick, y se nota desde el primer momento que estamos ante algo suyo. Dirige Ilya Naishuller, que dirigió aquella mezcla entre cine de acción y videojuego en primera persona que era Hardcore Henry. Nadie es acción sin cuartel y que se disfruta enormemente.

 

Bob Odenkirk

 

La historia es la de un hombre que vive en la rutina diaria, en un matrimonio que parece que no funciona y asqueado del trabajo. Una noche, unos ladrones entran en su casa esperando robar una gran fortuna, pero terminan despertando algo dentro de Hutch que no se esperaban. Como he dicho antes, la historia se cuenta de manera algo criptica, pues no cuenta la vida de Hutch de la manera convencional, sino que al principio nos da unos pocos matices sobre la vida que lleva, pero no de su pasado, que es lo que iremos conociendo poco a poco a través de conversaciones y actos que realiza. Y eso es algo que agradezco enormemente en una producción así, que la historia se pueda contar pero que sea de manera dinámica, rápida y que no interfiera demasiado en la acción de la cinta. Nadie es acción, acción, acción y más acción. No engaña a nadie y va a dar lo que espera de ella desde el minuto uno. Es ágil, dinámica, divertida y muy alocada. Y a medida que se va desgranando cosas de su historia quieres saber más, como ya ocurría en la saga de Wick, que iban soltando datos de diferentes apartados que llamaban la atención, como el Hotel Continental, donde se reunían los diferentes asesinos. Aquí hay algo parecido con un barbero.

 

Nadie

 

Y es que no se puede ocultar en ningún momento que la historia bebe mucho de la cinta de Reeves. Y tampoco en las escenas de acción, donde vemos a nuestro héroe luchando él solo contra oleadas de villanos que solo buscan matarlo. A diferencia de la cinta de John Wick es que aquí la acción es menos estética, es más violenta y mucho más salvaje. Hutch no tiene a su disposición una infinidad de armamento completamente loco, aquí todo se lo crea él, salvo algunas excepciones, todo es mucho más directo, cuerpo a cuerpo y el uso de las armas solo se limita a una parte de la cinta. Y es que las secuencias de acción son realmente lo llamativo de la cinta, aunque aquí se nota que el director de la misma peca muchas veces de los cortes, de no dejar ver bien la acción. Eso es algo que llamó la atención en John Wick, como dejaban que la cámara siguiera la acción, sin apenas cortes y crearon imágenes icónicas que muchos han intentado copiar. Siempre recordaremos ese plano secuencia siguiendo al personaje mientras se pegaba contra todos. Aquí tenemos una buena planificación, buena disposición, pero le falta un poco para ser realmente unas escenas de acción que puedan pasar a la posteridad. Aunque hay alguna, como la de un escudo de metacrilato con una mina Claymore, que es espectacular.

 

Bob Odenkirk

 

Bob Odenkirk es, posiblemente, una de las claves de que la cinta también funcione tan bien. El actor, casi en sus sesenta años, ha demostrado que puede ser un ¿héroe? de acción a más no poder. Odenkirk lo da todo en las secuencias de acción, sabe en todo momento como medir el tempo de los golpes, el humor, la forma de aparentar ser otra persona y ser ese personaje perdedor que nos ha acostumbrado en sus papeles. Es una baza porque es al último actor al que verías en un papel así. Le acompaña Christopher Lloyd, que se lo ha debido pasar genial en una película así. RZA también se deja caer por aquí en un papel pequeño. En definitiva, Nadie es una película de acción frenética, divertida y extremadamente violenta. Los fans del cine de acción se lo van a pasar en grande, los fans de John Wick, también. Veremos en que queda todo, pero las bases para una franquicia están ahí.

Acerca de Christian Leal

Avatar de Christian Leal

Desde niño me apasioné por el séptimo arte, por ello decidí licenciarme en Comunicación Audiovisual, pero después amplié mis miras también hacía la pequeña pantalla en la que devoro, bebo y me alimento de series y cine. Mi vida podría resumirse en un guión de Aaron Sorkin dirigido por David Fincher o Michael Haneke.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados