Tiempo sin aire

Tiempo sin aire: Preparando una venganza


Este es un drama de venganza, de dolor y de búsqueda. Todo este cúmulo de emociones es el que experimenta María (Juana Acosta), una enfermera colombiana que pierde a su hija dentro del conflicto paramilitar. Acompañada por su hijo menor, viaja hasta Canarias para encontrar, al menos, a uno de los culpables de esta catástrofe. Como pistas, una aguja en un pajar: una foto con una dedicatoria de Iván (Félix Gómez) y su novia Vero (Adriana Ugarte).

 

Tiempo sin aire es una historia de venganza pero no es sanguinaria: muestra las heridas aunque no se ve ya la sangre que ha salido de ellas. María todavía tiene esas cicatrices abiertas y no se curarán hasta que se encuentre con los asesinos de su pequeña. En el argumento se palpa la angustia y el espectador percibe la amargura, aunque peque de correcta. El argumento se divide en dos momentos: el primero las zonas rurales colombianas, donde sucede la tragedia entre las guerrillas y la inseguridad que provoca el ambiente tan violento. Después va a la calma de Santa Cruz de Tenerife, la etapa de duelo, un momento para superar, el tiempo en el que es necesario recuperar ese aire que hemos perdido.

 

Acosta y Gómez en "Tiempo sin aire"

El argumento, salpicado con flashbacks, sigue los duros pasos que da una madre, los más dolorosos que puede haber. Por ello el thriller se mezcla con los tintes familiares, como hace con la historia de la mujer con el psicólogo (Carmelo Gómez). Es grande el cúmulo de sensaciones que los directores Andrés Luque y Samuel Martín han reflejado en esta historia, que no es oriunda de Colombia pese a las FARC. Podría suceder en cualquier conflicto armado, porque ellos se centran en las víctimas, no en la batalla.

 

Lo que sí deslumbra en el metraje es el trabajo de actores; mejor dicho, de sus personajes. Acosta se mete en el cuerpo de una madre coraje a la que no le falta detalle y sale victoriosa del sufrimiento. Carmelo Gómez le da réplica en un tono apocopado y perdido (se ve que ha perdido fuelle y ganas). Félix Gómez lidia con un rol poco amable, mientras que Adriana Ugarte hace un pequeño papel pero con varios matices dentro del rol de “Chica que quiere un novio y tiene pocas expectativas ante la vida”.

 

Félix Gómez y Adriana Ugarte en "Tiempo sin aire"

 

Uno de los problemas de Tiempo sin aire es que peca de explícita. No escatima en detalles y eso le pasa factura: que le falte un poco más de garra para captar a su público. Pero más allá de que sea –al menos por un tiempo– el último trabajo en pantalla de Carmelo Gómez, o que le falte un poco más de esencia, el trabajo efectuado es notable en todas las vertientes.

Acerca de María Aller

Avatar de María Aller

Madrileña. Comunicadora. Periodista. Sagitaria. Bonne Vivante. Cine. Y festivales, series, libros, cocina, deporte... recomiéndame!

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados