La Blusa

La Blusa: Textil de liberación

La Blusa¿Sabes cuál es mi peli de Disney preferida?

 

Le estoy cogiendo a Bastien Vivès bastante gusto. Casi tanto como el que le tienen en Diábolo Ediciones (muy atentos a cada nueva obra que sale de la cabeza de este artista francés). Tras deleitarme con su participación en La Gran Odalisca o en la más reciente reedición de Polina llega ahora a mis manos esta obra tranquila, urbana e interesante con un nombre tan aparentemente inocuo y mucha más chicha de lo que parece en principio. Vivès vuelve a presentar unos personajes femeninos (uno en este caso) fuertes e independientes, pero en este caso hace partir a su protagonista de una posición mucho más alejada a la que nos tiene acostumbrados.

 

La protagonista de La Blusa es una universitaria media, que sale con un chaval medio, vive en un barrio medio de París y visita a la familia de cuando en cuando con un ambiente total de normalidad. Todo cambia, sin embargo, cuando después de cuidar a una niña una noche, el padre de la criatura le presta una blusa de su mujer al haber manchado ella su camiseta. A partir de ahí todo cambia para Séverine, que pasa de esconderse en la multitud a brillar con luz propia y, de ahí a descubrir lo muerta que había estado hasta ese momento y lo mucho que necesitaba vivir.

 

Me gustaría pasar el día contigo

 

El autor, es verdad, lleva el tema por el derrotero de lo sexual rápidamente, pero el mensaje de liberación está ahí. Una mujer apocada y que vive a través de los demás toma un buen día las riendas de lo que ella misma quiere. Aunque esto la lleve a cometer errores. Aunque ello suponga que tenga que sufrir las consecuencias de sus decisiones. La Blusa llama a un feminismo que reniega de hacer depender la felicidad de las mujeres en los deseos y órdenes de una sociedad que les ha enseñado a que ciertos comportamientos sólo son aceptables en hombres. Y ese mensaje es el que más resuena y mejor sabor de boca deja de esta nueva obra publicada por la editorial madrileña.

 

La Blusa

La Blusa

 

Más negativo me parece el cierre del tomo. Séverine desarrolla a lo largo del álbum una querencia malsana por la blusa, que se niega a quitarse, como si deprenderse de ella supusiera la desaparición de los efectos del hechizo que le ha permitido liberarse y buscar su propia felicidad. Habría sido interesante y bonito demostrar hasta qué punto toda esa serie de ataduras sólo existían en la mente de una protagonista demasiado acostumbrada a vivir de acuerdo a las normas de la sociedad en la que ha crecido y se ha desarrollado. Sin embargo le falta a Vivès esa valentía final para abordar el tema… O quizás es que no quería caer en lo que todos, por otra parte, nos esperábamos.

 

En todo caso La Blusa es, como todo el resto de producciones de este creativo, un cómic muy recomendable que se devora de una tacada y que mola volver a releer de cuando en cuando. Una pequeña alegría dentro del mar de capas y mallas ajustadas del mundo del cómic actual.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Un comentario en “La Blusa: Textil de liberación

  1. Está guay que obras como éstas hagan al redactor que escribe y a todos nosotros ponernos en la piel de la mujer, empatizar, y descubrir poco a poco la mierda que es el patriarcado y lo necesario que es para todos el feminismo sin que el hombre se sienta atacado porque piense que le van a quitar algo, y poco a poco todos nos vamos deconstruyendo, tanto hombres y mujeres. Para la igualdad y la liberación de la mujer, es necesario la voluntad de todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados