Batman, el Caballero Oscuro – Lobo, mortalmente serio: Deus ex machina

 

Batman, el Caballero Oscuro - Lobo, mortalmente serioA los lectores de ECC seguro que les suena de algo el nombre de Sam Kieth, más aún después de citar A través del espejo, la psicodélica historia en la que el país de las maravillas de Lewis Carroll se convertía en el escenario de un crimen sin resolver. El dibujante de aquel curioso relato toma ahora el control total. Kieth escribe y dibuja este Batman, el Caballero Oscuro – Lobo, mortalmente serio, un tomo compuesto por dos números que cruza los caminos del murciélago y de Lobo para poner fin a la crisis de turno.

La trama, simple donde las haya, es el perfecto ejemplo del postureo artístico. Batman es transportado a una estación espacial para hacer frente a una plaga que solo afecta a las mujeres, volviéndolas psicóticas, agresivas y muy violentas. Lobo, por su parte, se paseaba por la nave terminando un trabajo y ambos se ven obligados a colaborar para salvar la situación. Todo bien si no fuera porque Kieth, a través de un personaje llamado Astrella, se afana en enjuiciar la forma en que se configuran los roles en la sociedad señalando el machismo imperante en la aceptación o reprobación de determinados comportamientos según los ejecute un hombre o una mujer. Pero desde sus voluptuosos trazos (sexualizando, por ejemplo, a una chiquilla de quince años) a los actos de sus personajes no hace sino subrayar y perpetuar esos esquemas que pretende desmoronar.

El guion tiene importantes lagunas argumentales y contradicciones en su discurso que impiden que podamos tomarnos en serio el cómic. Es, connotaciones sociales a un lado, bizarrismo en estado puro. Es una obra que se lee con suma facilidad, pero exige dejar fuera cualquier atisbo de espíritu crítico y aceptarlo todo tal como se nos va ofreciendo. Surgirán preguntas y dudas, pero estas no tendrán ningún tipo de respuesta. Hasta el punto de que no se explica ni se justifica nada. Deus ex machina.

A pesar de estar enrolada en la cabecera del héroe gothamita, esta historia responde más a los cánones de Lobo, situando al cruzado enmascarado fuera de su ambiente: una estación en el espacio exterior y una trama cargada de violencia y palabras malsonantes. Este contraste de caracteres es el que le da el punto de comicidad a la historia y el que la hace atractiva.

Batman, el Caballero Oscuro - Lobo, mortalmente serio

Aunque, al igual que sucediera con la ya citada A través del espejo, es el acabado artístico la nota que hace más interesante esta propuesta. Sam Kieth es un dibujante que trabaja al margen de los estándares del mainstream. Provocador y delirante, el dibujante se lo pasa en grande jugando con la anatomía de los personajes y configurando a un imposible Bruce Wayne. Un estilo exagerado y cómico llevado al límite que hace las delicias del lector. Un dibujo, además, acorde a la ilógica imperante en el relato.

Acerca de Daniel Lobato

Avatar de Daniel Lobato

El padre de todos, pero como a Odín, se me suben constantemente a las barbas. Periodista de vocación cinéfila empecé en deportes (que tiene mucho de película) y ahora dejo semillitas en distintos medios online hablando de cine y cómics. También foteo de cuando en cuando y preparo proyectos audiovisuales.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados