Catwoman #2

Catwoman #2: Búhos y muñequitas

Catwoman #2, ECC«A esta gata no le molesta mojarse«

 

Confieso que mi motivación inicial al hacerme con el segundo número de Catwoman, al igual que hice con Nightwing #2, no fue otro que el de poder tener una visión completa de los sucesos ocurridos durante La Noche de los Búhos. Sabía, por resúmenes y reseñas norteamericanas, que el papel de las Garras en el cómic de Selina Kyle era menor, pero me parecía interesante ver cómo se desenvolvía la anti-heroína favorita de los fans del Caballero Oscuro ante los casi inmortales asesinos del Tribunal de los Búhos.

 

Menuda sorpresa entonces cuando me he dado cuenta de que las tribulaciones de los enemigos de Batman han dejado de importarme al poco de comenzar a leer este cómic. Si en el tomo protagonizado por Dick Grayson el ambiente general era el de precuela al gran crossover de 2012, en este tebeo nos encontramos con que los búhos no son sino otro ladrillo más en el proceso de construcción del personaje que ha iniciado Judd Winick con el Nuevo Universo DC. Sería ridículo, por tanto, sacar el capítulo de La Noche de los Búhos de la cabecera felina para insertarlo en el crossover ya que está demasiado ligado a los acontecimientos que Kyle está viviendo. ECC ha sabido ver esto y ha obrado en consecuencia.

 

«No necesito nada… excepto tu vida«

 

La Catwoman que nos traen Winick y el siempre sensacional Guillem March (aunque más adelante se vea sustituido por Adriana Melo) es muy joven (apenas 23 añitos) y está mucho más desatada que aquella que con tanta maestría nos pintaron Jeph Loeb y Tim Sale. Esto la lleva a meterse en más líos de los que debería y a intimar más de la cuenta con compañías con las que la Catwoman tradicional difícilmente se habría dejado enredar (bueno, excepto Batman, todos sabemos la atracción animal que siente esta gata por el hombre murciélago) Es por ello que las aventuras que plantea la pareja tienen mucho más que ver con Selina cometiendo (y tratando de solucionar) errores relacionados con el latrocinio que con los actos de heroísmo a regañadientes (o no) por los que la recordamos.

 

Catwoman #2

 

Las motivaciones de nuestra protagonista comienzan a cambiar cuando entra en escena un nuevo y aterrados enemigo que enlaza directamente con la historia que nos contó Tony S. Daniel en los números 2 y 3 de Batman. Para Selina, cuyo [reescrito] pasado conoceremos en próximas entregas, los mendigos, los rateros y las prostitutas son una especie de familia a la que se ha de proteger porque nadie más, ni la policía ni los llamados superhéroes, se va a preocupar por ellos. Sólo alguien surgido de su mismo fango puede entender su manera de vivir y llegar a dar su vida por ellos, como retrató de una manera tan perfecta Frank Miller en su obra Sin City.

 

«Ahora mismo hay como 10 actividades distintas que me gustaría hacer contigo«

 

La Catwoman del Nuevo Universo DC es un personaje inexperto, sexual y en fase de autoconocimiento. Este segundo tomo le sirve al autor para plantar en Selina la semilla de la duda entre la vida delictiva y la heroica, aunque sabiendo cómo es lo más probable es que por más que madure siga dejándose llevar por sus pasiones y sus caprichos, como buena gatita que es. Con todos estos engranajes en marcha es precisamente la historia que ECC usa como portada del cómic la que más ortopédica queda una vez analizado el cómic en su conjunto. Volviendo a mis motivos para leer estas páginas, paso de preguntarme cómo haría frente Catwoman a la amenaza de los búhos a decirme: ¿Realmente hacía falta saberlo?

 

ECC completa el tomo 2 de Catwoman con los siguientes extras:

 

Las portadas originales limpias de texto, entre las que podemos ver algunas con el inimitable estilo de Guillem March.

La Raíz del Mal: Una introducción de Sergio Robla quizá demasiado enfocada al crossover gothamita.

Amor al Peligro: Robla analiza al actual personaje de Catwoman frente al que conocimos antes de Flashpoint.

En Primera Persona – Scott Lobdell: Enrique Ríos analiza al autor de Capucha Roja y los Forajidos.

Diálogo con Scott Lobdell y Kenneth Rocaforth: Una breve entrevista con autor y dibujante del cómic antes mencionado.

Bajo el Foco – Firestorm: El complicado y dual personaje se reinventa tras Flashpoint.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados