Antes de Watchmen: Ozymandias

Ozymandias #3: En la cabeza del dictador

Antes de Watchmen: Ozymandias 3

«Parece que el chiste será a tu costa, mariquita«

 

No. No hay ningún error. En la portada del tercer número de Ozymandias quien sale en su lugar es el Comediante. No nos debería extrañar nada sabiendo cómo terminó el anterior capítulo, pero es que, además, el alter ego de Eddie Blake tiene un peso muy importante en esta nueva entrega de las aventuras de Adrian Veidt.

 

Tanto los lectores de la obra de Alan Moore como los espectadores de la película de Zack Snyder sabemos bien cómo comienza la famosa historia y es por ello que el primer encuentro entre estos dos enmascarados era una de las escenas que más se esperaban de este Antes de Watchmen. Y en las sabias manos de Len Wein ha quedado poco espacio para la decepción: un Comediante recién regresado de Vietnam y con los nervios a flor de piel (como queda patente en El Comediante #3) renuncia a la lógica y se deja llevar por su excepcional instinto frente a un Ozymandias que ya en este número comienza a «reescribir» sus recuerdos.

 

Habéis leído bien. El cambio en Adrian Veidt hacia la megalomanía comienza en esta tercera entrega con una simple frase utilizada para justificar el brusco final de su enfrentamiento con Blake. Esta frase, una única y solitaria viñeta, ilustra aquello de que la historia la escriben los vencedores. En los oscuros recovecos del puerto ningún testigo presenció la pelea entre estos dos hombres excepcionales y Veidt la cuenta de tal manera que nos quede muy clara su clarividencia y su velocidad de pensamiento, pero ¿y si no fuese así? ¿Y si el asesinato que abre las páginas del cómic de los 80 tuviera más de venganza que de plan? Me quito el sombrero ante la habilidad de Wein para sembrar la duda en los lectores. Bravo.

 

«Y así da comienzo«

 

Si uno de los pilares de este tomo es El Comediante, el otro ha de ser, a la fuerza, el Doctor Manhattan. Su aparición termina por desequilibrar la mente de Adrian Veidt, sumiendo al «hombre más listo del mundo» en un estado de pánico ante la omnipotencia del ex-científico que transpira pese a su pose fría y distante. Es por ello que la mayor parte de los hechos relatados en este cómic tengan que ver con la construcción de la «Fortaleza de la Soledad» personal del millonario. Un auténtico búnker en una de las zonas más inhóspitas del planeta especialmente ideada para alejarse de Manhattan y, ya de paso, del resto de la humanidad.

 

Antes de Watchmen: Ozymandias 3

 

La impotencia ante un ser por el que se ve superado por primera vez en su vida en todos los campos lleva a Ozymandias a cruzar la línea que separa al héroe del villano varias veces en este número. La obsesión consiguiente y su particular sinfonía de la muerte comienzan con una escena final en la que Jae Lee vuelve a lograr nuestra admiración y que nos transporta a esa historia que comienza con la caída de un viejo héroe desde la ventana de su apartamento.

 

Como viene siendo habitual, acompañan al cómic un nuevo capítulo de La Maldición del Corsario Carmesí, las portadas oficial (de Jae Lee) y alternativa (de Massimo Carnevale, un estupendo artista conocido por sus trabajos sobre el cine) y Ozymandias: El Héroe Cegado por su Propia Luz, un interesante artículo de David B. Gil.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados