Héroes

Héroes: El bien y el mal

HéroesNorma Editorial acostumbra a presentarnos un catálogo de lo más variopinto en cuanto a enfoques y temáticas, así que no de extrañar que se atrevan con obras tan peculiares como Héroes. Aún así, la obra pronto se revela como un producto muy de nicho, aún jugando con el seguro que supone el nombre de su autor: Inio Asano. El mismo formato del volumen, de tamaño A5 y presentado en bitono (rojo y negro), nos pone sobre aviso. Este no es un manga corriente.

 

«He dejado de ver esa luz llamada esperanza…»

 

En Héroes hasta el mínimo detalle importa. Todo trabaja al servicio de la obra. La misma sobrecubierta ya forma parte de la narración. La ilustración que se nos presenta, en la que el grupo de personajes protagonistas posa como si de una foto se tratara, se va repitiendo -aunque con ligeras y evidentes diferencias- al inicio de cada uno de los ocho capítulos que confirman la obra.

 

Héroes arranca finalizada la batalla contra el villano de turno (aquí llamado el Tenebroso), pero no finalizada la aventura. Convertido el relato en una suerte de bucle en el que los protagonistas se ven obligados a luchar una y otra vez antes de lograr volver a casa, Asano discurre acerca de la naturaleza del mal y del bien, de cómo sin una meta común, la sociedad tiende a deteriorarse y afilar las rencillas en busca de nuevos conflictos; unos conflictos que a su vez sirven de pegamento a esa misma sociedad. El mangaka ofrece una visión ciertamente pesimista acerca del mundo, una visión que -muy a nuestro pesar- no parece deformar en exceso la realidad. La apariencia exterior, el origen o el género son mechas que prenden con facilidad y nos enfrentan unos a otros, incapaces de ver más allá de nuestros deseos y prejuicios.

 

Héroes

 

En este aspecto, la frase «El poder de Tenebroso seguirá imperecedero hasta que todo vuelva a la nada«, recurrente a lo largo de toda la obra, resume muy bien las preocupaciones de Asano en la misma. Nuestra propia naturaleza nos aboca al conflicto y la disputa, de la misma manera que nos empuja a actuar con valor. Tenemos las herramientas para hacer el bien, pero somos incapaces de erradicar la semilla del mal de nuestros corazones. Somos síntoma y causa en un bucle del que Asano considera que no hay escapatoria.

Acerca de Daniel Lobato

Avatar de Daniel Lobato

El padre de todos, pero como a Odín, se me suben constantemente a las barbas. Periodista de vocación cinéfila empecé en deportes (que tiene mucho de película) y ahora dejo semillitas en distintos medios online hablando de cine y cómics. También foteo de cuando en cuando y preparo proyectos audiovisuales.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados