Vuelven las drogas (y el amor) al cine

Maggie (Anne Hathaway) es una mujer independiente que no deja que nada ni nadie la ate. Pero conoce a su media naranja Jamie (Jake Gyllenhaal), cuyo implacable e infalible encanto le sirve bien tanto con las mujeres como dentro del despiadado mundo de las ventas farmacéuticas. La evolución que sufre la relación entre Maggie y Jamie les coge por sorpresa, al encontrarse ambos bajo la influencia de la droga final: el amor.

Este es el planteamiento de Amor y otras drogas, película de Edward Zwick (director de El último samurai o Diamante de sangre entre otras), comedia romática con tintes emotivos ya que «muestra a dos personas desesperadas por no comprometerse. Jamie y Maggie simplemente no pueden evitar enamorarse a pesar de tratar de impedirlo con todas sus fuerzas«.

El mundo de ficción recreado en Amor y otras drogas está basado en el libro Hard Sell: The Evolution of a Viagra Salesman, de Jamie Reidy (editado en 2005), donde un joven y arrogante vendedor de los laboratorios Pfizer cuenta su propia experiencia de cómo venció a la industria farmacéutica en su propio campo a finales de los años 90.

Pero la película no toma el libro como base de la historia, sino que se centra en el personaje de Jamie, según palabras del productor y co-guionista Charles Randolph: «Me interesaba Jamie como persona. Es alguien muy divertido e interesante. Quería que la historia de Amor y otras drogas girara alrededor de su vida y de sus experiencias más que hacer una fiel adaptación de su libro«.

Titular Titular
Titular
Titular

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados