Alicia a través del espejo

Alicia a través del espejo: El saco se rompió

Hace tan solo un mes, redactaba un alegato sobre los remakes que la factoría Disney estaba llevando a cabo, la versión de Alicia en el país de las maravillas (2010) fue el primero de todos, y tras su inesperado éxito en taquilla, Disney vio su gallina de los huevos de oro y se puso a refabricar clásicos, y secuelas, como si no hubiese un mañana. Alicia a través del espejo cuenta el regreso del mítico personaje de Lewis Carrol al País de las Maravillas donde ha de ayudar al Sombrerero Loco a encontrar a su familia.

 

Alicia a través del espejo

 

Creedme, no se puede sacar nada bueno de esta película, todo es absurdo, ridículo y sin sentido alguno (y no precisamente como lo ideó Carrol). La que en su momento fue buena guionista, Linda Woolvertoon (autora de La bella y la bestia y libretista de la aclamada obra homónima de Broadway) escribe uno de los mayores asesinatos contra una obra literaria que se han visto nunca; confunde El País de las Maravillas con Narnia y lo convierte en una especie de mundo paralelo con su propio pasado e historia y esto supone no haber entendido la idea del autor, que no es otra que reflejar la idea de un mundo imaginario, donde Alicia aprende a crecer y ve un reflejo de lo que es su vida en cada personaje, rincón y escena. Si pensábamos que durante la realización de la primera película se le dieron alas a Tim Burton, esta secuela demuestra que no fue así, y como el propio Burton debió de ser quien puso un poco de sentido común ahí.

 

El guión de Linda es tramposo, ya que se sostiene en el verso (cuando quiere) para camuflar la sencillez y la carencia que es la historia en sí, una historia que pretende ser compleja, enrevesada y con giros constantes pero acaba siendo cargante, ridícula y aburridísima porque no funciona se la mire por donde se la mire.

 

Uno de los grandes defectos de este guión es la construcción de personajes; puesto que confunde el estar ‘loco’ con ser un idiota y de ahí el chirriante Sombrerero Loco, interpretado por un ya cansino Johny Depp cuyo único recurso para mostrar su demencia es poner las mismas muecas de siempre y voz histriónica; sumamos a este a su habitual compañera de reparto Helena Bonham Carter, quien una vez más hace de chalada (que mal aprovechada está siempre esta mujer) y se pasa las dos horas de metraje pegando berridos a diestro y siniestro. Sacha Baron Cohen se suma a la pareja con otro personaje ridículo, el hombre tiempo, que adquiere un inexplicable protagonismo, llegando a ensombrecer a la propia Mia Wasikowska (en cuanto a su presencia en pantalla).

 

En conclusión, mientras otros remakes de Disney funcionaban medianamente bien, en esta ocasión el estudio ha patinado de manera escandalosa porque Alicia a través del espejo es una cinta aburrida, fallida y con unas pretensiones que no debería tener ningún blockbuster, puesto que se cae en el ridículo intentando ser innovador con algo en lo que no hay nada nuevo que mostrar.

Acerca de Alex Manzano

Avatar de Alex Manzano

Cine, arte y tebeos. Amarás el musical sobre todas las cosas. John Cameron Mitchel es mi dios. Si quieres encontrarme, busca en mi habitación. Si no, en cualquier rincón de Madrid.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados