Enredados: Disney reinventa sus clásicos

Con Enredados, Disney llegaba a su película número 50 con una clara pretensión: aunar la magia de sus clásicos con lo que el público actual demanda, y el resultado ha sido más que satisfactorio.

Los chicos de Disney vuelven a sus orígenes y adaptan un clásico, esta vez el de Rapunzel, pero modernizándose utilizando la animación digital y con unos códigos narrativos más cercanos a una de las entregas de Shrek que a La Sirenita. El humor cobra gran protagonismo en el film sin que se resienta el cuento.

Titular

Dos son los personajes sobre los que gira la historia de Enredados. Por una parte nos encontramos a Rapunzel, la joven princesa que vive encerrada en una torre tan solo con la compañía de su posesiva madre Gothel y de Pascal, un simpático camaleón. Su mayor anhelo es ver mundo y comenzar a vivir, algo que conseguirá gracias a nuestro otro personaje, Flynn. Este galán un poco canalla es un ladrón que huye de un caballo que se cree un perro y de dos bandidos a los que hizo una jugarreta.

La historia nos tiene preparadas pocas sorpresas. Como en la mayoría de los clásicos Disney, el desarrollo de la trama es muy evidente. [SPOILER] Incluso el final. La muerte de Gothel sigue uno de los modelos más socorridos por la factoría del ratón: precipitarse al vacío, tal como ocurriera con la madrastra de Blancanieves, Mufasa o Gastón (La bella y la bestia) [FIN SPOILER].

Lo interesante de Enredados son sus personajes, la riqueza de matices que muestran. Rapunzel enamora desde un primer momento con su mezcla de ingenuidad, valor y curiosidad que la lleva a conseguir lo que se propone. Junto a Gothel protagoniza una relación madre-hija cuasienfermiza pero muy divertida.

Titular

Gothel, la villana de la historia, recupera la tradición de los clásicos Disney de la figura materna siniestra y casi de cuento de terror. Ejemplos de esto son la madrastra de Blancanieves o Lady Tremaine (La Cenicienta). Es el retorno a esa madre que envidia a su hija por su belleza y juventud.

Los animales de la película son dos: Pascal y Maximus. Sin articular palabra alguna, ambos se muestran de lo más expresivos. Pero, mientras el camaleón arranca más de una carcajada con sus intervenciones; el caballo infantiliza demasiado la cinta.

Flynn por su parte, sigue la tradición marcada por esos «ladrones honrados» que fueron Robin Hood o Aladdín. La película se sustenta bien entre Rapunzel y Flynn, aunque la fuerza y la espontaneidad de la joven princesa a veces empequeñece al ladrón.

No sólo de personajes viven los clásico, y la música es otro de los grandes atractivos de Enredados. Los temas vocales, salvo el de los rufianes en ‘El patito frito’, están muy bien hilados y no entorpecen el desarrollo de la trama. Las canciones de Rapunzel están interpretadas en su versión original por Mandy Moore y -siendo justos- superan a los de la versión castellana, en estas últimas el personaje parece más adulto, mientras que en las originales el personaje transmite una mayor candidez.

Con Enredados la magia vuelve a Disney. Es un cuento de los de antes, que cambia los trazos a lápiz por la animación digital y tiene unos protagonistas de personalidad acorde a nuestro tiempo pero con toda la esencia de los clásicos.

Titular

Acerca de Daniel Lobato

Avatar de Daniel Lobato

El padre de todos, pero como a Odín, se me suben constantemente a las barbas. Periodista de vocación cinéfila empecé en deportes (que tiene mucho de película) y ahora dejo semillitas en distintos medios online hablando de cine y cómics. También foteo de cuando en cuando y preparo proyectos audiovisuales.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados