When you’re strange: Puerta hacia la fama y autodestrucción

The DoorsWhen you’re strange es el primer documental dirigido a una de las bandas más influyentes de la historia del rock, The Doors.

Dirigido por Tom DiCillo (Delirious, 2006) y con el aliciente comercial de la voz de Johnny Depp en la narración e imágenes de archivo nunca vistas antes, el documental centra su atractivo en la figura mística y demoledora de Jim Morrison, su cantante y rostro reconocible. Cuenta cómo se creó la banda en el año 1965 hasta su desaparición con la muerte de su cantante en París en el año 71.

Para llevar a cabo la historia, DiCillo se ha valido exclusivamente de imágenes de archivo y Depp para contar los hechos. Actuaciones en vivo, declaraciones de los protagonistas así como un montaje de Morrison deambulando por el desierto sin un objetivo narrativoclaro – no aporta nada -, componen todos los elementos del metraje.

Pese a parecer un documental dirigido a la banda, en realidad no sólo se centra en Morrison, si no que, al igual que ocurriera cuando la banda estaba en activo, sus compañeros de grupo parecen ser comparsas que hacen que el malogrado artista adquiera un aura más misterioso. Las vidas de Ray Manzarek, John Densmore y Robby Krieger no importan, sólo interesa Morrison; su adicción a cualquier tipo de droga, su magnetismo innato, sus juergas y los problemas que causaron al grupo. Juega con la dualidad de presentar al letrista como un genio atormentado que no supo controlar su fama dando también la imagen de ser un exhibicionista más preocupado por llamar la atención que por su profesión.

Jim MorrisonNos encontramos ante una serie de anécdotas interesantes así como hechos morbosos que van creciendo en intensidad a medida que nos acercamos al conocido final. Por citar algún ejemplo, el porqué del nombre del grupo o el primer arresto que la policía efectuó hacia Jim Morrison mientras éste se encontraba en el escenario.

Lo más reseñable de la cinta es la ordenación de los hechos, el montaje. Sucesos ya conocidos por casi todo el mundo se nos presentan aquí en una continua cadena de acontecimientos in crescendo que borra del espectador la idea de que es un filme dirigido a los fans del grupo, si no que es un relato configurado para entretener y que resulta interesante tanto si The Doors es un grupo del agrado de la audiencia como si no.

A través de la trayectoria del grupo conocemos también la historia de unos años conflictivos en los Estados Unidos con la guerra de Vietnam de fondo, el movimiento hippy, el asesinato de Martin Luther King y las muertes de diferentes estrellas del rock.

Un documental contado con destreza, modelado para hacernos partícipes de la decadencia de una joven estrella y crearnos nuestra propia opinión sobre la fama entendida como adulación inmerecida o reconocimiento meritorio.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados