Johnny Depp y Scott Cooper

Scott Cooper (‘Black Mass’): “No creo que la gente venga a ver esta película para buscar hechos”

En su tercera película, el cineasta Scott Cooper repasa la vida de James Joseph “Whitey” Bulger, un criminal que en los años 70 se convirtió en uno de los mayores gángsteres de Boston, en parte por sus contactos con el agente del FBI, John Connolly. Para el papel principal ha contado con un grande, Johnny Depp, que ofrece una magistral actuación. La película se presentó en la sección Perlas del Festival de San Sebastián, y allí Cooper habló con nosotros sobre esta historia basada en hecho reales.

 

Joel Edgerton y Scott Cooper

 

P: Parece que las reacciones de las partes implicadas de los protagonistas han sido contrarias al relato. ¿Eso es síntoma de buena salud para la película?
R: Creo que sí. No imagino siquiera que Bulger la haya visto porque está en la cárcel. Y no me importa lo que digan los demás, especialmente los que están involucrados en la película.

 

P: Al FBI tampoco le habrá gustado mucho…
R: No he oído nada de ellos, pero lo más seguro es que Hacienda me haga inspecciones los próximos 4 ó 5 años (ríe).

 

P: Hay mucha simbología en la película  Por ejemplo, hay un plano al final de la película en el que se ve al protagonista en la iglesia sentado en un banco. ¿Por qué lo ha incluido? Y el título, ¿por qué lo eligió?
R:  Es la manera en la que yo interpreté el nombre de Black Mass, una masa negra sobre la ciudad de Boston y dentro del FBI. Para algunos la película tendrá sobretonos religiosos, porque la Iglesia es tan importante en la forma de vida de su familia, que es católica. Lo de la iglesia, me parecía un lugar ideal en el que Bulger empezase a pedir perdón por sus pecados. No sé si sería así, claro. Lo más seguro es que no.

 

P: Aparte de la historia real tan potente, ¿Qué querías aportar con esta película al género?
R:  Mis película favoritas son del género de gángsters, pero yo no estaba haciendo una peli de gángsters, en verdad estaba haciendo una película de criminales que resultan ser seres humanos. Quería hacer eso, mostrar personas que resultan ser criminales, y hay una diferencia muy grande. Sea o no sea justo, me van a acabar comparando la pelicula con algunas de las grandes obras maestras que se han hecho, pero sólo es mi tercera película. Seguro que Coppola y Scorsese tenían más bajo el cinturón antes de hacer esas obras de arte que hicieron. Sería una locura por mi parte intentar compararme a ellos, porque son genios.

 

P: Pero te han comparado alguna vez con Scorsese ¿Te halaga, te da miedo?
R: No me imagino ni tener mi nombre en la misma frase que el suyo. Aparte somos cineastas muy diferentes, con nuestro estilo cada uno, tanto de la actuación que pedimos como del vocabulario cinematográfico. La única comparación, creo, es el género. Yo estaba haciendo un drama humanista, no una película de mafiosos.

 

Scott Cooper

 

P: ¿Cómo ha sido trabajar con Johnny Depp, y qué le diferencia de los otros protagonistas que ha tenido anteriormente, Jeff Bridges y Christian Bale?
R: Trabajar con Johnny es increíble, extraordinario. Los tres tienen diferentes estilos para entrar en el personaje y cómo quedarse dentro de él. Johnny siempre se transforma físicamente para sus papeles (Eduardo Manostijeras, Ed Wood, Jack Sparrow, Sweeney Todd), así que sabíamos que se iba a transformar físicamente para parecerse a Bulger, y al final de la película de hecho se ve al propio Bulger con cámaras de seguridad y no desentona tanto con la imagen de que hemos puesto de él. Pero la transformación emocional y psicológica de Johnny es lo que realmente te encandila. Porque es un hombre muy gentil, muy suave y muy del alma, y el personaje que ves en la pantalla es completamente lo opuesto. Aprendí mucho de Jeff y de Christian, ahora también de Johnny, son tres de los mejores actores del mundo.

 

P: ¿Cómo fue el proceso de investigación sobre este personaje?
R: En esta historia la verdad es muy difícil de saber. la versión de Bulger es muy distinta a la del FBI, y muy diferente a la de John Connolly, y no estábamos haciendo un documental: No creo que la gente venga a ver esta película para buscar hechos. Pero verdad psicológica, humanidad, emoción,… hay un documental que se puede ver para los hechos solo. Yo trabajé de cerca con los autores del libro, que los dos eran reporteros y cubrieron la historia durante muchos años. Colaboré también con el FBI, con Fred Wyshak, de la acusación. Esta gente sí que vieron el guión y lo aprobaron. Desde el punto de vista de ellos, era una visión bastante realista de lo que ocurrió. La verdad siempre tiene dos versiones; por ejemplo con mis dos hijas que son pequeñas: si una tira del pelo a la otra y ésta la tira de la pierna, para cuando llego yo y pregunto qué ha pasado, tendré dos versiones diferentes de la historia.

 

P: Has comentado que tienes un estilo diferente al de Scorsese, sin embargo la película está contada en voz en off como ha hecho él; hay montaje paralelo como en el cine de Coppola… ¿Son recursos que usa como homenaje?
R: En este caso particular podía haber hecho una miniserie de dos horas, pero no negaré que tengo influencia de ellos dos, al igual que también de otros muchos. La música aparte es parte de mi vocabulario. De todas maneras, las comparaciones me halagan, porque Coppola es mi cineasta favorito desde luego, La conversación es una de las películas de las que aprendí mucho.

 

P: En estas películas los lazos familiares están muy presentes, y en Bulger se le rompen por varias desgracias ¿No ha tenido miedo de que fuera muy frío este hecho?
R: La familia es muy importante para los católicos en el sur de Boston; me hubiera encantado explorar más la relación entre Bulger y su hermano William, pero esta información no existe proféticamente. Además si hubiera intentado contar eso, me hubieran criticado y llevado a juicio, porque estaría especulando sobre ellos, porque Boston además era una ciudad muy pequeña en aquellos momentos.

 

P: Lo que deja claro es el vínculo de lealtad entrede Bulger y Conolly ¿Es una segunda familia, dado esa unión que les venía del barrio?
R: Sin duda que la lealtad viene de los barrios, y es por esa lealtad que Conolly sigue a día de hoy en la cárcel, mientras que otros que podrían estar criticando esta película o no, hay mucha gente que le admiraban por la lealtad. De modo que sí que lo sustituye.

 

Johnny Depp y Scott Cooper

 

P: ¿Esta vez  no ha colaborado en al guion?
R: Un director siempre está involucrado en el guión.

 

P: ¿Incluso en la escritura?
R: Bueno… sí.

 

P: ¿Cómo acogió la ciudad de Boston el rodaje, dado que seguirá habiendo víctimas?
R: Sí que había. La ciudad nos acogió con los brazos abiertos. Alguna gente que estaba cerca de este personaje, y dijeron que fue muy bueno para la comunidad, y no quisieron tener nada que ver con la película. Sí que enseñé la película en Boston, hace unos diez días y desde nuestro punto de vista, fue muy exitoso el pase. Pero todavía hay heridas emocionales muy abiertas, y posiblemente no se cerrarán. Aunque no he oído nada de ellos. No leo nada en internet para contrastar reacciones, porque aunque sí me preocupan mucho las víctimas y sus familias, ni hemos dado glamour ni romanticismo a Bulger, por lo que han dicho la primeras criticas, algo que era importante para ellos. Como cineasta, dejando de lado a las víctimas, los críticos dicen que igual es pronto para hacer esta película. Pero ¿Cuando es demasiado pronto y cuando no? Pensando en tu trabajo, tu película siempre será muy segura si dejas demasiado atención, si prestas atención a los críticos. Y yo no tengo ningun interés de hacer cine así. A mi me gusta ir al cine como amante del cine, y que me provoquen, me hagan reír, llorar, y quiero que mis películas hagan eso también.

 

P: No ha querido poner romanticismo, pero ¿Cómo se mete uno en un proyecto en el que va a estar tanto tiempo escribiendo sin caer en esto ?
R: Intentas ser lo más imparcial posible, y si mi cámara empieza a ser demasiado glamurosa, u organizo la violencia como si fuera un ballet, entonces estaré decorando algo. Cuando veo películas con la violencia coreografiada, dejan de emocionarme en ese momento. Pero si veo un video de un joven corriendo perseguido por la policía como en los sucesos que salen en televisión, me inquietarán, pese a que la cámara no se está moviendo.

 

P: La película es larga y hay bastante información. Habrá muchas cosas que se han quedado fuera, como su respaldo al IRA, pero queda como apuntado solamente.
R: Había muchas cosas que me hubiera gustado desarrollar más, pero habría sido una serie de televisión. Quería hacer mención al apoyo del IRA, y cómo al final eso le llevó a su caída, entre otras cosas. Una escena que no está en la película, pero me hubiera gustado mantener, es una en la que salían afroamericanos que trajeron en buses para ponerlos allí; eso a los de Sur de Boston no les gustó en absoluto. Los traían para que fueran al colegio en el sur, por temas de segregación. Eso al final no está en la película porque no forma parte de la narrativa, pero para mi, era importante del material en sí.

 

P: ¿Como encaja la sociedad americana las historias sobre el juego del FBI? Hay algo de vacuna por muchas de las películas en las que sale mal parado el propio FBI
R: Esto es basado en no ficción, sucedió de verdad. La política y el crimen siempre acaban conectados, en América y el cualquier parte del mundo. Sería diferente si me hubiera inventado todo. Pero cuando es el escándalo más grande del FBI, tienes que documentarlo.

 

P: Después de haber tratado la figura de Bulger, ¿Hay alguna figura que guste llevar al celuloide en un futuro?
R: Me encantaría hacer una película sobre el último día en la vida de Elvis Presley. Un día solamente.

Acerca de María Aller

Avatar de María Aller

Madrileña. Comunicadora. Periodista. Sagitaria. Bonne Vivante. Cine. Y festivales, series, libros, cocina, deporte... recomiéndame!

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados