Bitcoin Satoshi Nakamoto

Bitcoin. La Caza de Satoshi Nakamoto: Educando en conceptos

Bitcoin Satoshi Nakamoto«Dejemos que ellos averigüen si es o no Nakamoto«

 

Pese a que el palabro/invento de moda del 2014 ha sido, según los británicos, el selfie-stick (sin comentarios) existe otro concepto que ha pegado fuerte a lo largo de todo el año pasado y del que se espera un empuje renovado en 2015. Se trata del Bitcoin, la moneda electrónica (o más bien ‘criptodivisa descentralizada‘) que ha puesto en jaque a los grandes bancos a lo largo y ancho del globo por no estar sujeta a las reglas ‘tradicionales’ establecidas en relación con el intercambio de divisas y, en definitiva, por no estar controlada por ningún banco o gobierno y en lugar de ello basar su control y difusión en la tecnología P2P, sus propios algoritmos y el sistema de Prueba de Trabajo (Proof-of-work system, la Wikipedia es nuestra amiga). En 2014 este término logró estar en boca de todos al dispararse su cotización (en el momento de escribirse este artículo se cambia a 314 dólares, pero se superaron los 2000 a principios del año pasado) y al ser el protagonista de la bancarrota de Mt. Gox, al plataforma de intercambio que desapareció con 650.000 bitcoines de sus depositantes en febrero.

 

Sin embargo, tanto el concepto como el funcionamiento de esta moneda siguen siendo un auténtico misterio para el ciudadano medio, hecho que sin duda favorece a sus detractores al poder contar ellos la historia que más les convenga a la hora de criticar la criptodivisa. Es por ello que Alex Preukschat (co-editor de OroyFinanzas.com) se propuso la creación de un cómic que acercase los conceptos básicos acerca del funcionamiento del Bitcoin al mayor número de personas posible. Para ello se ha logrado juntar con un gigante del cómic español actual como es Josep Busquet (Consejo Real, Independencia?) y con el estupendo ilustrador José Ángel Ares, dando entre los tres a luz al comic al que nos enfrentamos hoy.

 

«Me encanta esto. Como en las pelis«

 

El cómic especula con la existencia de una persona real bajo el seudónimo de Satoshi Nakamoto que se utilizó para encubrir al creador (o creadores) de la antreriormente mencionada moneda y con el rumor de que ese supuesto individuo se habría reservado para sí mismo una considerable suma de bitcoines (lo que lo convertiría en asquerosamente rico según la tasa de cambio). A partir de ahí Preukschat y Busquet construyen una especie de thriller con un cierto aroma a Torrente que sirve de excusa para presentar al gran público las virtudes y defectos del bitcoin.

 

Bitcoin Satoshi Nakamoto

Bitcoin: La Caza de Satoshi Nakamoto

 

El punto débil de este planteamiento es que los momentos de estilo académico asfixian la acción, haciendo que el lector tenga que frenar en seco para ingerir cada nueva dosis de una información recibida, que además, adolece de cierta falta de objetividad (si bien es cierto que textos tendenciosos en contra de esta moneda también abundan y que un cómic que salga en su defensa no sobra, ni mucho menos). La labor de Busquet y Ares en este cómic parece ser más la de dinamizar un discurso quizás demasiado denso que la de crear un producto divertido y educativo. Da la sensación al final de su lectura de que a este libro le sobran datos o le faltan páginas, porque quizás una simplificación de los primeros o su dispersión en medio de un álbum más extenso y con mayor acento en la acción que protagonizan mafiosos de medio pelo, agentes de la ley corruptos y tecno-activistas abnegados habrían hecho de Bitcoin: La Caza de Satoshi Nakamoto un producto mucho más atractivo.

Dibbuks presume de ser la primera editorial en todo el mundo en haber publicado un cómic sobre el Bitcoin. Lo hace en tapa dura, con unos contenidos extra bastante interesantes y por el precio de 16 € (unos 6.15 * 10-2 bitcoines al cambio actual). Una lectura interesante con la que comenzar este 2015.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados