Infinity 8 #1: Amor y Cadáveres

Infinity 8 #1. Amor y Cadáveres: Como en los viejos tiempos

Infinity 8 #1: Amor y CadáveresSi lo desea, podemos prescindir de la procreación

 

Adoro a Lewis Trondheim. En el año 1998 comenzó a escribir junto a Joann Sfar un cómic que me volvió loco durante mis primeros años de universidad. La Mazmorra (que sigue publicándose a día de hoy) jugaba a mantener fijo el escenario y contar historias a su alrededor en tres momentos de su historia: cuando fue creada (Amanecer), en su época de mayor esplendor (Zénit) y sus momentos finales (Crepúsculo). Los cómics iban saltando de una historia a otra y conformaban, juntos, un rico universo con sus propias reglas y una enorme variedad de razas, motivaciones y maneras de ser. Lo que unía a todo como un pegamento invisible era el estilo del dúo creativo y el corrosivo humor de Trondheim.

 

Ahora Dibbuks nos sorprende con una nueva obra del creativo, que se une esta vez a diversos guionistas (Zep para este primer número) y dibujantes para volver a hacer gala de la misma ambición que nos enganchó a La Mazmorra. Y es que Infinity 8 nace con cuaderno de bitácora: dos tomos se publican este 2018, dos verán la luz el año que viene y así seguirá el ritmo hasta completar la colección de ocho volúmenes en 2021. Tanta previsión da un poco de vértigo (también la dio en su momento su otra obra), pero éste se te pasa cuando llevas leída la mitad de este primer volumen. El Trondheim ocurrente y divertido de La Mazmorra ha vuelto, con sus personajes carismáticos y su simpática ración de vísceras de colorines. Infinity 8 es un cómic para devorar, reír, engancharse y pedir una segunda ración.

 

Este prisionero huele especialmente fuerte

 

La acción nos traslada a bordo de la YSS Infinity, una nave espacial capaz de ‘llegar a la galaxia de Andrómeda en 55 días y medio’. En ella viaja casi un millón de pasajeros de diversas razas y procedencias y la paz entre todos se mantiene gracias a la presencia de un cuerpo de policía propio y altamente cualificado del que, en este primer volumen, conocemos a Yoko Keren, una humana fuerte física y mentalmente que recibe el encargo de investigar un cúmulo de ‘basura’ espacial que bloquea el camino de la nave. Por desgracia, este cúmulo estará repleto de cadáveres de orígenes inciertos y esto supondrá un problema mucho mayor de lo que cualquiera de nosotros podría jamás imaginar.

 

Infinity 8 #1: Amor y Cadáveres

Infinity 8 #1: Amor y Cadáveres

 

El misterio, que no está más cerca de resolverse al final de este primer tomo de lo que lo estaba al principio, nos arroja una vez más a un mundo delicadamente construido en el que detalles como la aparente destrucción de la Tierra nos llegan como comentarios de pasada entre los personajes. La imaginación de Trondheim sigue intacta y trabajando a pleno rendimiento. Dibbuks puede haber pasado por algunas complicaciones recientemente, pero mantiene intacto su olfato a la hora de cazar cómics que merece la pena conservar.

 

Además, este primer volumen (en un cuidado cartoné) viene acompañado de una útil guía de lectura y de unos jugosos extras que siguen de cerca el proceso creativo de Dominique Bertail tanto para la portada como para el diseño de los personajes principales de esta primera aventura a bordo del YSS Infinity.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *