Wonder Woman

Wonder Woman #10: Nuevos caminos

Wonder WomanBrian Azzarello y Cliff Chiang (junto a artistas como Goran Sudzuka) dejaron el listón muy alto en su despedida de Wonder Woman. Y, para felicidad de los seguidores de la amazona, lo dejaron todo atado y bien atado, de tal forma que cualquiera que quisiera echar el cierre tras la marcha del tándem, pudiera hacerlo sin temor. Un capítulo en la vida de Diana de Themyscira se había cerrado.

 

Pero claro, cuando un capítulo se cierra otro se abre, y la pareja creativa que ha tomado el relevo es la de Meredith y David Finch. Otra pareja de las que crean expectación y que ha llegado dispuesta a dejar su huella en la colección. Es cierto, al menos en lo que a un servidor respecta, el cambio de rumbo que se prometía (haciendo interactuar a Diana mucho más con el resto del universo DC e introduciendo a personajes clásicos de la heroína) me planteaba muchas dudas. Estas se han disipado… en parte.

 

Meredith Finch sabe lo que se trae entre manos, y las buenas críticas de su predecesor en el cargo de guionista, por lo que ha decidido (al menos en estos primeros números) a algunos de los aliados de la Diosa de la Guerra en esta nueva etapa que comienza. Sin embargo ya desde los primeros compases de la historia intenta tomar distancia y los dioses del Olimpo quedan en un segundo plano en favor de los componentes de la Liga de la Justicia y, más importante, de sus hermanas amazonas.

 

La intención está clara, devolver a la heroína a un plano central en el cosmos deceíta. La sombra Azzarello-Chiang es grande y esa “traición” a las mundanas divinidades no termina de encajar con la imagen actual del personaje. Se abandona el carácter telenovelesco y palaciego de la etapa anterior por una dinámica más convencional y cercana al cómic de superhéroes de toda la vida. Evidentemente estamos ante un nuevo equipo creativo que quiere buscar su propio camino y hay que darles tiempo. Pero es imposible escapar del recelo inicial.

 

Pero mientras que la aparición de los héroes de la factoría puede resultar un tanto forzada, no así la incorporación de los personajes clásicos de la mitología de la princesa amazona. Esta resulta bastante natural debido a que engarza sus raíces en el propio entorno de la protagonista, entrando de lleno en el terreno de los mitos y la magia.

 

Meredith y David Finch prometen emociones fuertes para próximas entregas. Este primer tomo sirve para sentar las bases sobre las que se moverá Diana a partir de ahora y plantea ya las primeras dificultades a la recientemente convertida Diosa de la Guerra. Del dibujo poco que decir. David Finch hace un trabajo impresionante y a Wonder Woman le sienta estupendamente el look implantado por el artista.

 

Con todo esto, la expectación de cara al próximo volumen de la colección se mantiene, igual que algunas de las dudas iniciales. Una vez que los Finch ya han calentado y se vayan a meter de lleno en la dinámica de Diana de Themyscira comprobaremos si van o no por el buen camino con su personal apuesta.

Acerca de Daniel Lobato

Avatar de Daniel Lobato

El padre de todos, pero como a Odín, se me suben constantemente a las barbas. Periodista de vocación cinéfila empecé en deportes (que tiene mucho de película) y ahora dejo semillitas en distintos medios online hablando de cine y cómics. También foteo de cuando en cuando y preparo proyectos audiovisuales.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados