As the Gods Will #1

As The Gods Will #1: Squidful madness

As the Gods Will #1«Han muerto… Todos han muerto…«

 

Antes de empezar cabe señalar una cuestión. El concepto de las ideas originales, las ideas derivadas y lo que es o no es copia es algo más difuso en oriente de lo que es aquí. Por ejemplo: cuando One Piece comenzó a dispararse en ventas salió a la venta Rave, un manga con un estilo de dibujo muy parecido, temática lejanamente similar y un humor en apariencia semejante (este sería el primer éxito para el autor de Fairy Tail). Del mismo modo, los shinigamis comenzaron a tomar por la fuerza el mundo del manga y del anime a raíz del éxito de Death Note y Bleach con una nube de series en las que este tipo de dioses de la muerte aparecían. Allá por 2009, la historia coreana de El Juego del Calamar comenzaba a tomar forma sin encontrar quién la comprara como guión. Dos años después, en 2011, aparecería el presente manga en Japón y se convertiría en una película a manos de Takashi Miike en 2014. Pasarían otros cinco años antes de que Netflix se fijara en el guión de Hwang Dong-hyuk y apoyara su producción para lanzar el éxito de 2021. Las líneas que quedan entre medias acerca de qué se ha visto influido por qué son difusas, pero está bastante claro por qué Distrito Manga se lanza ahora a publicar el manga de Muneyuki Kaneshiro (al que posteriormente hemos conocido por Jagaaaaaan o Blue Lock) y Akeji Fujimura que alcanzó los cinco volúmenes en su país de origen.

 

Con toda esta introducción os estará quedando claro que As the Gods Will comparte ciertas semejanzas bastante obvias con El Juego del Calamar. En esta historia nos encontramos con Shun, un chaval de segundo curso en un instituto japonés que piensa que su vida es mortalmente aburrida y que todos los días son iguales. Al menos hasta que una mañana a su profesor le explota la cabeza y en su mesa aparece un Daruma (el muñeco japonés de la buena suerte que aparece en la portada de este primer tomo) que reta a toda la clase a una suerte de ‘escondite inglés’ en el que los infelices que se mueven mientras el muñeco les observa acaban tal y como les precedió su profesor.

 

«Una rana que ha nacido en el fondo de un pozo desconoce la inmensidad del océano«

 

Comienza así un manga que irá enfrentando a Shun y a un ciertamente cambiante plantel de secundarios a distintos juegos en los que sólo caben las opciones de victoria o muerte. Un planteamiento que los autores complementan con una serie de misterios que corren bajo la trama y que ayudan a mantener el interés más allá del festival de desmembramientos y sangre en aspersor que copan las páginas de este shonen (manga para adolescentes) con aires de seinen (manga para adultos). ¿Quién está retando a los alumnos? ¿Por qué? ¿Acaso hay alguna opción de que se tornen los acontecimientos de modo que los chavales tengan opción de descifrar lo que está funcionando más allá del terror que les rodea? ¿Cuándo acabarán los juegos? Son muchas preguntas sin respuesta para un primer tomo que apenas sí nos cuenta detalles dispersos acerca del protagonista y de algunos de los secundarios (algunas de las historias simplemente soltadas con el objetivo de hacernos empatizar con un futuro cadáver).

 

As the Gods Will #1

As the Gods Will #1

 

El caso es que As the Gods Will funciona. Uno se lo lee del tirón y se queda con el gusanillo de saber más acerca de esta historia y con la terrible tentación de recurrir a lo que ya ha sido contado en el pasado por Miike. Más allá de los misterios, Kaneshiro y Fujimura manejan muy bien la acción a lo largo de esta primera entrega. La tensión es permanente y la incertidumbre acerca de quién vivirá y quién habrá muerto al final de cada capítulo mantienen de manera estupenda al lector pegado a las páginas de este interesante manga.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados