Nova

Nova #1: Un salto al spider-espacio

Nova #1«Si algún día me llaman tendré que volver allí fuera«

 

El Spider-man que conocíamos ha muerto.

 

Es una realidad y debemos asumirla. Pero Marvel necesita a un «Peter Parker sustituto» para cubrir el rango de lectores-objetivo a los que iban destinadas las aventuras del trepamuros y para ello nada mejor que aprovechar que el Pisuerga pasa por Valladolid para devolver a primera fila a un héroe desaparecido y, ya que estamos, poner en la palestra a un nuevo adolescente con el que los más jóvenes se puedan sentir identificados (ya que Spider-Oc no es precisamente el espejo en el que uno le gustaría verse reflejado). La línea argumental de los Nova Corps parecía haber llegado a su fin tras sus líos con Thanos y el Cancerverso, pero ahora Marvel se saca de la manga a un nuevo «recluta» para recuperar a su versión de los Green Lanterns de la Distinguida Competencia.

 

Para ello la editorial ha recurrido a Jeph Loeb: un guionista que, pese a no atravesar uno de sus mejores momentos de forma (no hay mejor ejemplo de ello que su lamentable Sanción X), siempre ha gozado de cierta eficiencia comercial. El coautor del Largo Halloween va a lo seguro y nos ofrece una historia de molde sobre los poderes, las responsabilidades y los mapaches entrenadores.

 

Un momento, ¿mapaches?

 

Nova

 

«No esperábamos veros a vosotros«

 

Sí. Rocket Raccoon (junto a Gamora) se nos presenta como el mentor de Sam Alexander, el nuevo portador de la fuerza Nova y único representante de sus desaparecidos Corps. ¿Se toma el personaje unas vacaciones de su trabajo en los Guardianes de la Galaxia? No necesariamente.

 

¿Y entonces?

 

La respuesta la encontramos las páginas de Los Vengadores vs. La Patrulla-X. En ellas vemos a un joven y por estrenar Nova Prime haciendo una entrada triunfal en escena por el lado de los Héroes más Poderosos de la Tierra (hasta el punto de recibir una felicitación y la invitación a unirse a los Vengadores del mismísimo Tony Stark). Este Nova Prime no es otro que Sam Alexander, es decir, la nueva serie de Loeb -pese a estar publicada bajo el reinado de Marvel Now!- se sitúa cronológicamente algún tiempo antes de la contienda superherorica que ha propiciado el actual rumbo de la editorial norteamericana.

 

Esto se traduce en que Gamora y Cohete no han sido aún recogidos por Peter Quill (como vimos en el número #4 de su colección). Significa también que la presencia de Uatu (y su enésima violación de sus principios) podría deberse más a la inminente batalla entre mutantes y Vengadores que al retorno de la «policía intergaláctica» de Marvel.

 

Nova #1

 

«Tienes los arrestos de tu padre, eso lo reconozco«

 

Una vez situado cronológica y argumentalmente, el lector no debe olvidar en ningún momento que se enfrenta a una historia sin complicaciones ni giros retorcidos. Si nos enfrentamos a Nova con esto en mente es bastante más fácil disfrutar de este cómic que, muy en la línea de la tendencia que impera actualmente en Marvel, nos lleva de la América profunda y olvidada a la inmensidad del universo. La edad (y la mentalidad) del protagonista dejan claro que la colección no renunciará en ningún momento al humor ni a la inocencia de los héroes de nuevo cuño y la rica historia de los Nova Corps promete ofrecernos multitud de oportunidades para que Sam Alexander crezca y madure.

 

El dibujo, de Ed McGuinness (un reincidente colaborador de Loeb), sigue la misma línea que el cómic: correcto y sin demasiadas ambiciones. El precio que Panini le ha puesto a este primer tomo (11 €) es el reclamo perfecto para entrar en una serie que bien vale para bajar un poco el ritmo y el nivel de drama de las colecciones actuales de Jonathan Hickman o Brian Michael Bendis.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados