Letargo, sudor, empatía y dulzor desde el Sur

Dioses y perros
Seguimos con nuestro repaso a lo que está dando de sí el Festival de Málaga en su edición de 2014.

Mientras Maribel Verdú recibe el reconocimiento con el Premio Málaga – SUR, la edición sigue su curso, y más títulos aparecen en el Cervantes. Desde el pasado viernes quedó claro que el surtido era variopinto y colorido, pero ya metidos de lleno en el universo festivalero, la sección oficial no deja de ofrecer sensaciones diversas como buena caja de sorpresas que es.


El oro del tiempo: muestra de amor criogenizada

En los calmados y bellos parajes gallegos, un hombre solitario guarda en el sótano de su casa el cadáver de su mujer. Xavier Bermúdez relata una trama que parte de una interesante premisa pero que tropieza en el camino; pese a las sorpresas a lo largo del metraje, su propuesta flojea en varios de los trazos. Ernesto Chao, Marta Larralde y Nerea Barros componen el reparto de este alegato sobre el paso del tiempo.

Dioses y perros

Dioses y perros: Hugo Silva a golpes con la vida

Con guantes de boxeo descarga la adrenalina para sobrellevar su precaria situación. No es Alex González, es Hugo Silva en Dioses y perros, una película en la que su director, David Marqués, narra los problemas sociales de lejos y de la vida de Pasca (Silva) de cerca. Superación, amistad y encrucijadas se dan cita en Vallecas, junto a Megan Montaner, Enrique Arce y Juan Codina entre otros.

321 días en Michigan: El estreno de Enrique García entre rejas

Antonio pasará un año lejos de los suyos, porque debe cumplir condena… Sin ahondar demasiado en las situaciones personales y más queriendo dar una visión de la rutina carcelaria, Enrique García confecciona una crónica modesta pero interesante con unos personajes que atrapan al espectador. Una muestra de que sin altos presupuestos se pueden hacer trabajos de calidad.

Por un puñado de besos: Menkes a tres metros sobre el cielo

David Menkes ha dejado el lado sórdido de Mentiras y Gordas para irse al contrapunto: una cinta inmersa en algodón de azúcar, de ese de color rosa desgastado, como las mechas de su protagonista Ana de Armas. Su Romeo, nunca mejor dicho, es Martiño Rivas, y juntos se embarcan en una historia dirigida al público teenager con ganas de chutes excesivamente dulces. Todo un mundo idílico pese a lo triste que tiene este romance.

Acerca de María Aller

Avatar de María Aller

Madrileña. Comunicadora. Periodista. Sagitaria. Bonne Vivante. Cine. Y festivales, series, libros, cocina, deporte... recomiéndame!

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados