Póster de la película Sicario (2015)

Sicario: Ambiguo narcotráfico

Denis Villeneuve sabe moverse bien por diferentes aguas: tanto en los riachuelos más personales como Enemy, como en las corrientes mainstream como Prisioneros. Tras ese boyante 2013 donde se presentaba por partida doble paseando ambas películas por San Sebastián, era lógica la expectación ante su nuevo trabajo, Sicario. Ahora se inmiscuye en el mundo del narcotráfico. Para ello pone al público al lado de una agente de FBI (una sentida Emily Blunt) reclutada para una operación antidrogas en Ciudad Juárez, al servicio de sus dos superiores, Josh Brolin y Benicio del Toro, que la llevan a combatir los crímenes en las zonas fronterizas entre México y Estados Unidos.

 

El reparto en un momento de la acción

El reparto en un momento de la acción

 

En este nuevo thriller, Villeneuve se sirve de todos los puntos del manual del género. Cumple y mantiene el ritmo en toda la cinta, como por ejemplo desde el mismo inicio con el asalto a una casa que el espectador sabe desde el principio que esconde algo. Aunque en la utilización del misterio no acierta al cien por cien, en donde da en el clavo es en el pulso de la acción, gracias en parte al trabajo de su director de fotografía, Roger Deakins, un asiduo en la filmografía de los Coen y que tiene en su currículo títulos tan dispares como Invencible o In Time. En la presente cinta juega con el amarillo desértico y las sombras, así como con el uso de las cámaras térmicas en las rondas por los túneles que llegan a Estados Unidos.

 

Y es que el entorno, que ya conocemos de otros títulos, emana tensión y crimen de una forma apabullantemente bella. El canadiense se deja de miramientos y es inflexible a la hora de mostrar los delitos. Al fin y al cabo, el día a día será igual para todos, lamentablemente, en las zonas desfavorecidas.

 

Ducha de sangre

Ducha de sangre

 

Imposible no recordar al personaje de Jessica Chastain en La noche más oscura. Kate (Blunt) personifica la ingenuidad ante el mundo político y delictivo, la víctima que despierta. Intenta mantener las líneas morales en una lucha donde saltárselas está a la orden del día. La inglesa está perfecta en el rol, igual que el portorriqueño, a quien le queda a medida el rol de consejero; no es raro situarle en semejantes lides criminales, ya que hace quince años el portorriqueño trabajó en Traffic. Igual que Josh Brolin, que ya tuvo enredos fronterizos en No es país para viejos.

 

Villeneuve no tiene un estilo propio pero, como en sus anteriores producciones, Sicario cumple con creces. El thriller pasó por la Sección Oficial de Cannes y antes de su estreno se pasea por San Sebastián asombrando con sus grandes tomas y entreteniendo con la acción que mejora la intriga.

Acerca de María Aller

Avatar de María Aller

Madrileña. Comunicadora. Periodista. Sagitaria. Bonne Vivante. Cine. Y festivales, series, libros, cocina, deporte... recomiéndame!

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados