Appropiate behavior, Desiree Akhavan

Appropiate Behavior: Madurando a trompicones

El imperio de Sexo en Nueva York sucumbió ante las nuevas generaciones. Éstas admiraron su estilo, pero una vez consumida la falsa lectura del personaje de Carrie, hacen frente con un nuevo punto de vista. Las nuevas diatribas se manifiestan sin tacones ni quedadas en Manhattan. Ahora son losers que deambulan por Brooklyn intentan recomponer su corazón roto una vez más.

 

La realizadora Desiree Akhavan sigue esta estela y en la misma localización, no podía ser otra más que Nueva York, y se sitúa a sí misma como protagonista de esta crónica de la madurez. Su protagonista es su propio alter ego. Shirin es una superviviente que vive entre dos mundos: Hija de inmigrantes iraníes pero ha vivido siempre en Estados Unidos. Intenta sobrevivir pese a los males de amores y a la matraca constante de sus progenitores, que indirectamente la aconsejan a que se comporte como una chica tradicional, como ha hecho su hermano perfecto, y busque un marido con el que casarse. Ella, que es bisexual, con un trabajo inestable de cineasta y pese a que respeta a sus padres, se toma con filosofía tales discrepancias. Bastante tiene con recuperarse de anteriores relaciones.

 

Desiree Akhavan, Appropriate behavior

Desiree Akhavan en una imagen de su película Appropriate behavior

 

La chica es un ejemplo de una generación de veinteañeras y treintañeras desencantadas con la inestabilidad laboral y sentimental, muy contraria a la que les vendieron, así que en lugar del almibarado final feliz, son ellas las que tienen que enfrentarse a las bestias de la gran ciudad, que vienen en forma de paro, desengaños amorosos y traiciones.

 

Al igual que la caótica vida de Shirin, el montaje salta del presente al pasado trazando un interesante trabajo narrativo. La directora no juega con artificios técnicos: establece su punto de fuerza en la historia y las situaciones de la protagonista, ya sean citas embarazosas, encuentros sexuales que se convierte en incómodos, o momentos de cariño con su pareja.

 

Las influencias están claras: Mucho de Noah Baumbach (¿Cómo no acordarse de Frances Ha con ese deseo de encajar?), el costumbrismo de Ira Sachs, o incluso de la semilla de Woody Allen. Y también está muy relacionada con la nueva visión neoyorkina que expone Girls.

 

Desiree Akhavan, Appropriate behavior

Desiree Akhavan en una imagen de su película Appropriate behavior

 

Los ejemplos de torpeza emanan un encanto y frescura excepcional: conectan con el público por su sinceridad y naturalidad, y porque su total honestidad y realismo cala en el público, que se compadecerá de ella ante los encuentros no deseados en una fiesta, o se apiadará –a la par que se reirá– de su labor como profesora en un taller de cine para niños de cinco años. Y mientras, ella insiste en poder encajar.

 

Appropriate Behavior hace una reflexión fluida sobre los que significa madurar con ocurrencia e ironía. Shirin es más heroína de lo que parece. Nueva York sin aditivos, una ruptura amorosa, un conflicto familiar, encuentros y desencuentros… Sin duda, en Sundance la denominaron como la siguiente Lena Dunham.

Acerca de María Aller

Avatar de María Aller

Madrileña. Comunicadora. Periodista. Sagitaria. Bonne Vivante. Cine. Y festivales, series, libros, cocina, deporte... recomiéndame!

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados