La noche de Halloween: Halloween para millennials

40 años después de que John Carpenter se metiera en las pesadillas de toda una generación de espectadores llega la”recuela” de La noche de Halloween. ¿Y esto cómo es posible? Pues gracias a la memoria selectiva de Blumhouse Productions y el equipo de guionistas encabezado por David Gordon Green (director de la cinta).

 

Jamie Lee Curtis

 

Con el objetivo de atraer a un espectro de público lo más amplio posible y para celebrar el aniversario del título original, esta La noche de Halloween prescinde de las ¡siete secuelas! (que se dice pronto), así como del reboot (y secuela) que llevó a cabo Rob Zombie en 2007. Tal es la intención de generar una nueva continuidad a partir del filme de 1978 que los personajes aprovechan en cuanto pueden para bloquear la posibilidad de caer en “errores” del pasado (como convertir a Michael Myers y a Laurie Strode en hermanos).

 

El ejercicio llevado a cabo por Gordon Green (con la colaboración de Danny McBride y Jeff Fradley en la escritura) es muy similar al de La Cosa (Matthijs van Heijningen, 2011), o al de grandes blockbusters como Jurassic World (Colin Trevorrow, 2015) o SW: El Despertar de la Fuerza (J.J. Abrams, 2015). Establece una continuidad directa con la fuente original, ya sea como secuela o precuela, reinterpretando los hitos y/o esquemas de la misma, actualizándolos para el público que se adentra por primera vez en este universo. Así, se atrae a nuevas generaciones de espectadores y se genera un efecto nostálgico en la aduciencia más veterana.

 

Charlie Benton

 

Gordon Green no se cansa de lanzar guiños a la cinta de John Carpenter, pero se adecúa a los estándares actuales del slasher. Siendo honestos, la película de 1978 ha envejecido bastante mal y abordar esta continuación con el tempo que marcaba aquella habría sido un suicidio en la taquilla. La noche de Halloween (2018) sigue el tono crudo y “realista” que marcaron la oleada de remakes y reboots de hace unos años encabezada por títulos como Viernes 13 (Marcus Nispel, 2009), Las colinas tienen ojos (Alexandre Aja, 2006) o el propio Halloween de Rob Zombie. El terror se confunde con la violencia sanguinolenta, que cuanto más explícita y bruta sea, mucho mejor.

 

Esta revisión del clásico de John Carpenter, pensada para la generación millennial (por rango de edad es a la que se dirige) es interesante en cuanto a que busca nuevos espacios en los que moverse y desarrollarse, actualizando el mito de Michael Myers y siguiendo el camino evolutivo de las scream queens hacia personajes más proactivos que luchan contra su victimización, algo en lo que Blumhouse Productions ha demostrado tener mucho interés (sirvan de ejemplo las recientes Verdad o reto [Jeff Wadlow, 2018] o Feliz día de tu muerte [Christopher Landon, 2017]). De esta forma, la veterana Jamie Lee Curtis, que ya apuntaba maneras en la película original, se transforma en una suerte de Sarah Connor preparada para luchar contra el mal inminente. Lo mismo puede decirse -a una menor escala y atendiendo a las particularidades de sus roles en el filme- de los personajes interpretados por Judy Greer y Andi Matichack.

 

Andi Matichak

 

Y aunque no todo es tan bonito como parece -no faltan los clichés y tópicos manidos y las inconsistencias de guion a través de personajes que aparecen y desaparecen o lagunas narrativas-, la película de David Gordon Green cumple con las aspiraciones marcadas: devolver a la vida al icónico Michael Myers y ofrecer un producto de consumo rápido (el propio filme “castiga” a los personajes que buscan teorizar o elevar las intenciones del monstruo) que haga disfrutar a fans y nuevos creyentes del personaje.

Acerca de Daniel Lobato

Avatar de Daniel Lobato

El padre de todos, pero como a Odín, se me suben constantemente a las barbas. Periodista de vocación cinéfila empecé en deportes (que tiene mucho de película) y ahora dejo semillitas en distintos medios online hablando de cine y cómics. También foteo de cuando en cuando y preparo proyectos audiovisuales.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados