Amador: El cine y lo social se vuelven a dar la mano

Titular Familia (1996), Barrio (1998), Los lunes al sol (2002), Princesas (2005), y una participación en el documental Invisibles (2007) junto a Javier Corcuera, Mariano Barroso, Isabel Coixet y Wim Wenders, y ahora, Amador. El cine y lo social cogidos de la mano. De nuevo Fernándo León de Aranoa, uno de los directores más prestigiosos del panorama nacional que se ha forjado un nombre de referencia en el cine nacional, en parte, por mostrar una realidad compleja en la que las oportunidades son escasas, pero por suerte las hay en su visión. Una parte de la sociedad que a veces obviamos pero que es ya habitual en la urbe. Incomprensión, problemas económicos, vidas crueles que se limitan por un pasado que retumba cuando la esperanza surge. Retratos en forma de coral de una sociedad, la nuestra, que tiene muchos y variados problemas. Por desgracia, rara vez ven la luz en el duro camino de convencer a un productor para que mire más allá del dinero. Ambos hacen su trabajo, uno elige el dinero, el otro, mostrar lo que cree obligatorio.

 

TitularAmador es una cinta que atañe a todos. En este caso se envuelve en los problemas que rodean a la inmigración pero que reflejan los propios del país. Esperanzas rotas en vida. Caminos eternos donde no se vislumbra un cambio. Compañeros de fatiga que se alejan de lo que en un principio se marcó. Así se encuentra Marcela (Magaly Solier). Una inmigrante que se ve forzada a vender las flores que Nelson (Pietro Sibille), su pareja, roba para subsistir. Un incierto futuro que no hace dichosa a una Marcela que espera un bebé y ve imposible salir del pozo de vida que le ha tocado vivir. Esa ausencia de cambio por parte de su pareja, y una nevera rota, llevarán a Marcela a aceptar un trabajo para cuidar de Amador, enfermo desde hace tiempo. Entre ellos surgirá un relación en la que Amador (Celso Burgallo) dará destellos de su particular forma de ver la vida. Una unión que abrirá los ojos de Marcela y que la permitirá afrontar las complejas situaciones que en adelante se le aparecerán.

 

TitularCon el claro toque de Fernando León -pero sin llenar tanto como sus grandiosos trabajos anteriores-, Amador vuelve a dar en el clavo en lo que quiere transmitir: la posibilidad de un cambio en todo, la concepción y la vida. En Familia la soledad es el protagonista mientas que en Barrio se centraba en las relaciones que motivan los acciones de unos chavales. Luego se fue a los astilleros gallegos con Los lunes al sol para terminar con una prostituta en Princesas. Sin duda lo mejor de Candela Peña. En esta película se queda sin tanto impacto y con una resolución sentimental de Marcela un tanto forzada, pero aún así Fernando León vuelve a aprobar sin lujos con este retrato de las decisiones que la circunstancias marcan. Las que se toman o pasan. Amador compacta su fuerza con una gran Magaly Solier, que ya venció a Fernando León con La teta asustada en 2008, y con un sugerente Celso Burgallo. Ambos llevan el peso de la película.

Con un maravilloso Lucio Godoy en la composición, y una producción cuidada que se rodó a caballo entre Madrid y Barcelona, ya no hay que esperar más para ver algo verídico de la sociedad. Algo real y que parece repuntar cada vez más en las carteleras (con el estreno también de La verdad de Soraya M. Religión y lapidación a la palestra).

Por suerte para Fernando León, entre las políticas internacionales y la incompresión social, pronto tendrá otro tema con el que concienciarnos. Mejor o peor, lo claro de este cine es que llega a transmitir la vida porque muestra las situaciones de nuestros vecinos. De una que en muchos barrios es mayoría.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados