Las Quintillizas #7

Las Quintillizas #7: And now, what?

Las Quintillizas #7«Ya me pagaréis cuando escaléis en vuestra carrera profesional«

 

Parece mentira que ya llevemos siete tomos del manga de Negi Haruba que publica en España Norma Editorial. Por el camino las chicas se han ido mostrando cada vez más abiertas ante Fûtarô y completamente inmunes a sus dotes como profesor particular. Hasta el punto de que el padre de estas rarezas genéticas se haya cansado del experimento y, como consecuencia, las cinco hermanas se hayan visto obligadas a abandonar su casa para poder esquivar el dictado de las normas de su estricto padrastro. Esta nueva situación hace que las protagonistas tengan de algún modo que abandonar su alocado tren de vida (bueno, ya hablaremos de esto) y dependan de la buena voluntad de uno de los personajes masculinos más planos de la historia del manga shonen. Sin problema, Uesugi las seguirá dando clase y, a lo largo de este volumen, nos iremos acercando a los exámenes finales, que medirán el grado de acierto o de fracaso de las Nakano.

 

Me hace gracia el salto a la ‘pobreza’ de las hermanas. Primero porque hasta el propio autor se da cuenta de que no es tal (su profesor particular vive mucho más al límite que ellas) y segundo porque es un salto con red ya que se nos hace notar que las facturas del móvil, el colegio y otros gastos siguen saliendo de la cuenta del padre de las cinco hermanas que, si quisiera presionarlas, sólo tendría que cortar el grifo. Lo que está pagando Ichika con su trabajo como actriz (alquiler y gastos) ya se come todo el sueldo de la hermana ‘mayor’, así que las chicas siguen siendo terriblemente dependientes de su padre. En varias ocasiones en este tomo se habla de la posibilidad de que algunas de ellas comiencen a trabajar también, pero imagino que no volveremos a saber de este tema hasta que no den comienzo las vacaciones para los personajes.

 

«Os estáis metiendo en un camino de espinas«

 

Las vacaciones. Sí, porque este tomo termina con los exámenes finales de los personajes y con la publicación de sus notas. No pondré por aquí cuáles son los resultados, pero éstos me generan la duda de hacia dónde se dirigirá la serie ahora mismo. En el próximo número, y cumpliendo con otro más de los estándares de los mangas de este tipo, los protagonistas se irán de excursión y fiesta en las vacaciones japonesas de primavera, pero no me queda clara cuál va a ser la justificación para que la relación entre los seis se mantenga tras el regreso de todos ellos a la vida normal en el que será el noveno tomo de la colección. Quiero decir: Uesugi las ha inculcado hábitos de estudio y las ha enseñado a apoyarse las unas en las otras. ¿Qué le queda entonces a Fûtarô por enseñarles a las cinco hermanas? ¿Se centrará el manga en cinco hermanas que buscan ‘subir nota’? Mucho me temo que sí. Y más aún teniendo en cuenta cómo termina este volumen.

 

Las Quintillizas #7

Las Quintillizas #7

 

Cierro con un apunte sobre el padre de las Nakano. Seguimos sin saber mucho de él, pero lo que se nos ha mostrado da la impresión de ser algo más que un personaje estricto. Un señor que necesita de confirmación de su chófer para saber si está sonriendo como debería me parece bastante cercano a la psicopatía y, qué queréis que os diga, este tema me parece de bastante más interés que todos los enredos que se traen entre manos el protagonista y las cinco hermanas que han de caer rendidas ante sus encantos.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados