Jigokuraku #5

Jigokuraku #5: Sacrificios y aprendizajes

Jigokuraku #5

«En esta isla no existe nada de eso…«

 

Con la lectura del quinto número de Jigokuraku gracias a las buenas gentes de Norma Editorial confirmo que, a día de hoy, es la serie de la que con más ansias espero cada nuevo tomo de cuantas se publican actualmente bajo este sello editorial (bueno, ésta y puede que Chainshaw Man). Sus personajes me interesan, la trama me tiene atrapado y sus giros de guión me parecen bien medidos y sensatos. Es una serie que da gusto leer porque siempre sabe sorprenderte sin renunciar a las tres-cuatro cosas básicas que la definen. Y todos los que llevamos algún tiempo leyendo manga agradecemos cuando aparece una serie así. Bien es cierto que sigue siendo una serie no apta para todos los públicos (sus conexiones con el Berserk del difunto Kentaro Miura son más que evidentes), pero dentro del seinen se mueve con comodidad y ha sabido crecer sin perder parte de su interés o frescura.

 

Decíamos con el número anterior que muchas preguntas quedaban respondidas. Ahora, con el nuevo conocimiento del que disponemos, los personajes avanzan un poco más en su viaje al corazón de la isla y nuevas cuestiones comienzan a aflorar (y nunca mejor dicho…). La criba que se ha hecho desde que veinte personas (diez criminales y diez verdugos) llegaron a la isla nos ha dejado con los mejores y los más resistentes de todos ellos al borde de la muerte, pero mucho más fuertes y preparados y, ahora, Yûji Kaku decide enviar a una nueva partida de caza con personajes aún más peligrosos que a buen seguro van a lograr que la historia se vuelva a complicar y se haga aún más turbia, si cabe.

 

«Gracias a tu frialdad vuelvo a tener los pies en el suelo«

 

Con respecto a esta segunda avanzadilla, me pregunto si estaba dentro de los planes originales de Kaku enviarles o si, por el contrario, esto se debe al tremendo éxito de la serie (con anime ya confirmado en Japón) y a la necesidad de extender su argumento y su guión tanto como sea posible. Merece la pena pararse a reflexionar sobre el hecho de que, aunque hayan pasado cinco tomos desde que la serie comenzó. En la historia apenas sí han transcurrido un par de noches. ¿En serio el shogunato es tan impaciente como para no darle a los primeros ni tan siquiera una semana para explorar la isla y regresar con noticias? Lo cierto es que me baila un poco el argumento por aquí, pero confío en la manera en que el mangaka ha ido hilando las historias hasta ahora para ver hacia dónde las llevará a partir de este punto y cómo integrará esta nueva trama con todo lo anterior.

 

Jigokuraku #5

Jigokuraku #5

 

Jigokuraku es una delicia visual y argumental. En sus páginas hay un cacao importante de técnicas y magias en torno a temas como el budismo, los chakras, la espiritualidad, la sexualidad… Pero el conjunto es tan interesante de leer (y ver) que uno tiende a darlo todo por bueno. Además, el tratamiento que hace Kaku de los personajes nos deja sin un protagonista claro en muchas ocasiones y esto propicia que queramos saber y leer más de cada nueva cara que vemos por la isla… sin la certeza de si alguno de ellos volverán jamás a pisar la tierra firme de las islas principales de Japón.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados