Jigokuraku #4

Jigokuraku #4: Traer equilibrio a la fuerza

Jigokuraku #4«¿Y qué se supone que son exactamente los Tensen?«

 

Y con el cuarto número se hizo la luz. Yûji Kaku no ha podido aguantar más el misterio que rodea a la isla y a sus regente inmortales y, si ya comenzó a desgranar datos en el número anterior, es en éste cuando se queda a gusto relatándonos con mayor o menor detalle como funcionan las habilidades y los poderes de los místicos y monstruosos seres que han ido diezmando a los exploradores y que han dejado al borde de la muerte a varios de nuestros protagonistas. Tarde o temprano tenía que pasar y lo cierto es que el mangaka ha aguantado todo lo posible antes de comenzar a desvelar los secretos que hacen de los Tensen seres casi indestructibles y de una longevidad fuera de todo cálculo humano.

 

Por otra parte, era cuestión de tiempo que esto pasara dado que Gabimaru se había plantado a las puertas de su ciudadela en el número anterior. Sin embargo, esto confirma que la duración del manga que publica Norma Editorial no será la de la obra de Kentaro Miura en la que se inspira (de hecho, en Japón terminó su serialización con la publicación de su duodécimo tomo en enero). Una vez que comiencen los combates contra los gobernadores de la isla, poco más quedará por contar de esta aspasionante y tétrica historia. Pero pienso que tampoco le habría sentado demasiado bien a este manga prolongarse demasiado en el tiempo (de hecho, me cuesta pensar en cómo se van a rellenar doce números) ya que su historia es, en el fondo, sencilla y simple y no precisa de demasiado adorno ni elongación artificial que la emborrone.

 

«En este mundo no hay nada eterno«

 

Habla este tomo acerca del Yin y del Yang, del equilibrio entre las fuerzas y las debilidades, entre nuestras partes femeninas y masculinas… Del punto medio a partir del cual se puede extraer el verdadero poder de una persona. Kaku nos lo cuenta de una manera un tanto mística, pero en el fondo es algo de lo que todos somos bastante conscientes. Todos sabemos que en nuestro interior se encuentran en constante liza sentimientos opuestos: la gula y la consciencia del peso, la pereza y la responsabilidad, las ganas de actuar y el sentido de la prudencia… El bien y el mal que en nosotros anida. Los seres humanos debemos de luchar siempre por alcanzar un grado mayor de perfección, tratamos de ser más responsables, firmes, valientes y honestos, pero eso no quita que haya partes de nosotros  que no logramos corregir del todo. En este sentido, siempre se alcanzará un mayor grado de plenitud al aceptar nuestras propias sombras como algo que nos define y que tratamos de corregir que si las apartamos a un rincón de nuestra mente, haciéndolas desaparecer en apariencia, pero solo logrando que éstas estén más y más presentes en nuestro subconsciente.

 

Jigokuraku #4

Jigokuraku #4

 

Jigokuraku #4 habla de aceptar la propia debilidad como paso previo a la adquisición del verdadero poder. Me temo que eso es exactamente lo que quería contarnos Rian Johnson en su, llamémoslo desafortunado, acercamiento a la franquicia de Star Wars. De la desaparición de los ‘buenos’ y los ‘malos’ (los sith y los jedi) para sustituirlos por una nueva escuela de personas capaces de sacar partido de su luz y de su oscuridad.

 

Quién lo diría en un momento histórico dominado por los extremismos de cualquier signo político y social, que la verdadera fuerza y la verdadera virtud pasan por la consecución de un delicado equilibrio entre fuerzas antagónicas.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados