Tomb Raider

Tomb Raider: Alicia, la exploradora

La crisis de originalidad que vive Hollywood, por llamarlo de alguna forma, rescata una de sus más olvidadas franquicias cinematográficas, que no en su formato original, el videojuego. La película remakeada, rebooteada o el término que corresponda es Tomb Raider, que ya a principios de los 2000 contó con dos películas protagonizadas por Angelina Jolie. Desconozco estas películas y su fuente, por lo que no puedo hablar de la fidelidad de esta entrega que cuenta como una joven que malvive en Londres se tiene que enfrentar a su propio pasado cuando descubre un importante secreto sobre su padre que le llevará a una remota isla de Asia donde tendrá que resolver enigmas, enfrentarse a la naturaleza y a las trampas que pusieron sus primitivos habitantes.

 

tomb-raider-alicia-vikander

 

El punto de partida es sencillo, pero se dedica media hora larga para presentar a Lara Croft, de cara a los recién llegados. La presentación se realiza a través de una intensa escena de acción que impide que nadie se duerma, quizás sea un poco fantasmada pero es trepidante y divertida, lo mejor es que siempre es muy autoconsciente de todo y eso permite que no caiga en la parodia. Una vez que descubre los secretos de su padre comienza el viaje y a partir de ahí la gran aventura. Un importante plantel de secundarios aparecen en escena, no se profundiza en ninguno pero tampoco nos importa.

 

El mayor problema es la falta de credibilidad de los villanos, que son demasiado malos (y los buenos demasiado buenos), tópico que ya daba por superado, malvados al extremo de tener esclavos colaborando en excavaciones arqueológicas; aún así está tan bien filmado y en ese punto estamos tan metidos en la película que da igual. Todas las escenas de acción son herederas directas del videojuego de plataformas y, aunque tienda a recursos poco cinematográficos tampoco te expulsa de la película porque se comprenden las razones y tampoco dilata mucho ciertos momentos. Sí, vemos a Alicia Vikander escapar de hierros con pinchos o saltar de barco en barco por un puerto, pero engancha.

 

tomb-raider-alicia-vikander-01

 

Alicia Vikander es el alma de todo y hasta en un blockbuster puede lucirse y demostrar lo buena actriz que es. Pese a que casi siempre aparece en escenas de acción en las que intervienen más personajes, tiene una química especial con la cámara y no necesita de una escena dramática o una falsa intensidad para lucirse. Parece que no, pero es muy importante que estos actores que saltan a la fama por “sufrir”, sepan adaptarse a estas películas que, al fin y al cabo, mueven económicamente la industria.

 

Tomb Raider es un sólido entretenimiento, una película con un guion desvergonzado, que no necesita dar explicaciones de sus constantes Deus Ex Machina porque sólo piensa en entretener al espectador. Entretenimiento conseguido gracias a su ritmo, a sus plataformas y a sus descarados cgi’s que acaban teniendo encanto.

Acerca de Alex Manzano

Avatar de Alex Manzano

Cine, arte y tebeos. Amarás el musical sobre todas las cosas. John Cameron Mitchel es mi dios. Si quieres encontrarme, busca en mi habitación. Si no, en cualquier rincón de Madrid.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados