Arma X #2

Arma X #1-2: La zona de confort

Arma X #1Pero este es el nuevo Hulk, ¿no?

 

Cuando Greg Pak anunció su regreso a la colección de Hulk un servidor se apresuró a lanzarse sobre ella. Tras su genial Planet Hulk y su conclusión en World War Hulk, Pak sólo había vuelto a engancharme cada vez que había retomado de una manera u otra ese tipo de personajes y tramas (véase su estupenda etapa al frente de Eternal Warrior, de Valiant). Su regreso con el goliat esmeralda fue, sin embargo, muy distinto a lo que cualquiera de sus seguidores habríamos esperado. Las Secret Wars llegaban a su fin y Amadeus Cho, el genio coreano que siempre ayudó en la sombra a Bruce Banner desde, curiosamente, de 2006 (año en que se publicó Planet Hulk) y cuyo creador no es otro que el propio Pak, asumía los poderes gamma de su amigo para salvarle la vida.

 

Daba comienzo así El Alucinante Hulk, una serie que lleva desde 2015 mostrándonos a un monstruo verde mucho más simpático, pero también más arrogante y con una tendencia a cometer fallos que lo ha terminado por separar de quienes más quiere. Además, los sucesos acontecidos a lo largo de Civil War II han empañado el buen humor natural de la serie para mostrarnos un Amadeus en la encrucijada que ahora se encuentra con el resurgir de los mutantes tras su guerra con los inhumanos por la supervivencia.

 

¡Sabes que digo la verdad!

 

Y es que Inhumanos vs Patrulla-X ha arrojado no sólo dos nuevas series mellizas (Azul y Oro), sino que también ha resucitado el dormido programa de Arma X, ahora dedicado a exterminar a los mutantes de una nueva, eficiente y siniestra forma. Para esta nueva etapa Marvel ha escogido a Pak como hombre tras la batuta de director. Quizás por su experiencia con personajes acostumbrados a abrirse camino a cuchilladas por la vida, o quizás porque su actual etapa en Hulk nos ha revelado a un escritor mucho más polivalente de lo que nos habíamos creído.

 

Arma X #2

Arma X #2

 

Con Greg a los mandos, esta nueva versión de X-Force (porque aunque la mona se vista de seda, mona se queda) se da un paseo por el lado salvaje de la vida al incorporar, como dos primeros fichajes, nada menos que al Viejo Logan y a Dientes de Sable, no sólo dos acérrimos enemigos, sino dos de los tipos más duros del universo mutante. A ellos les seguirán con el tiempo Dama Mortal (otra que tal baila), Dominó (a la que ya vemos en la segunda entrega de la colección y que también tiene sus momentos… brutales) y Sendero de Guerra que, pese al nombre, me parece que va a ser el que más paz traiga al equipo.

 

Aún no vamos a ninguna parte

 

La manera de reunir a estos caracteres tan dispares, como ya he mencionado, es a través de una vuelta de tuerca del programa de Arma X, que ahora se dedica a mezclar robots asesinos de adamántium con trajes de carne de los mutantes a quienes pretenden cazar para poder atacarles por la espalda y aniquilarles de una forma rápida y precisa. El problema es que cuando uno se pone a tratar de cazar a mutantes regenerativos ha de procurarse de un buen tonel de paciencia, porque tanto Logan como Victor Creed tienden a dejarse la piel en cada batalla (nunca mejor dicho) y por lo general no son de los que dejan que un robot los despelleje y se vaya de rositas.

 

El Alucinante Hulk #64

El Alucinante Hulk #64

 

En su búsqueda de dotar a sus nuevos y mortíferos robots de nuevas habilidades, Arma X comienza a perseguir a Hulk y así, con la serie de cabecera recién estrenada, nos sumergimos en un primer crossover que mantendrá unidas a esta y a la serie del Alucinante Hulk hasta que se acabe el año. Armas de Destrucción Mutante servirá a la vez para dar introducción al nuevo equipo de mutis expeditivos de Pak y para seguir profundizando en los traumas de Amadeus Cho, que lo van acercando poco a poco al Hulk furioso de toda la vida. Desde La Noche Americana reseñaremos esta historia como  si sólo se refiriera a la nueva colección mutante, pero haremos seguimiento de lo que pasa en ambas cabeceras, así que estad atentos.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Artículos relacionados