Los viajes de Gulliver: Una película «diminuta»

Dicen que la primera vez nunca se olvida. Pues bien, yo espero olvidar pronto esta primera vez que veo una película en 3D, a lo mejor soy un atrasado que no admite cambios en la industria del cine, pero considero que hay muchas películas a las que le sobra la tercera dimensión (a ésta puede que le sobre incluso alguna más). Y es que hay películas que tratan de esconder sus flaquezas en esta nueva tecnología y no hacen sino acentuarlas.

Titular

Los viajes de Gulliver nos presenta la misma historia de siempre, pero con Jack Black y en el presente. Es una cinta pensada para el mercado navideño (en EEUU se estrenó el 25 de diciembre), para llevar a los niños al cine y que no den la lata en casa. El problema es que los niños (y los padres) prefieren Megamind, Tron… Lo previsible del guión aburre a los mayores y la escasez de momentos realmente divertidos arranca bostezos en los niños.

Por otra parte, y volviendo al tema con el que he arrancado, el 3D de la película está muy poco trabajado. La mayor parte del tiempo sientes como si estuvieras viendo la película con la cabeza dentro de una caja. Algo me dice que no pasa lo mismo con el resto de películas en 3D.

La historia:

Lemuel Gulliver (Jack Black) es el encargado de correo del New York Tribune. Es un tipo sin aspiraciones en la vida, con miedo a triunfar y que siente pánico por pedirle salir a la guapísima redactora jefe de la sección de viajes, Darcy Silverman (Amanda Peet).

Titular

Su vida da un giro de 180º cuando (movido por un impulso) decide presentarse como nuevo redactor de viajes y acaba destinado al mítico Triángulo de las Bermudas. Allí, tras una gran tormenta que surge de la nada, termina siendo arrastrado a la costa de Lilliput, la tierra de los diminutos liliputienses.

Como veis, se trata de la ya mil veces contada historia del famoso viajero de mundos extraordinarios que nos volvía locos de pequeños. La película trata de actualizar en clave de humor el cuento, pero con un uso tan recurrente de los tópicos y del chiste fácil que no logra engañar ni a las mentes más crédulas.

Los actores:

Considero que Jack Black no es mal actor, pero tiene el problema de estar encasillado en un tipo de personaje que sólo hace gracia una o dos veces. Su interpretación es correcta, quizás de las pocas que se salvan de la película, pero no hay nadie en el reparto que le dé una réplica a «su altura» (si se me permite la broma).

En cuanto al resto del elenco: Amanda Peet únicamente hace acto de presencia, Jason Segel (Horatio en esta película y Marshall Eriksen en Como conocí a vuestra madre) protagoniza con Emily Blunt (la princesa Mary, o la Reina Victoria en la película homónima de 2009) la otra historia romántica de la película. Pero sus papeles son tan planos que poco pueden hacer. También es medianamente correcta la actuación de Chris O’Dowd en el papel del general Edward, pero de nuevo, el guión no saca provecho de las posibilidades de su personaje.

Titular

El director:

Rob Letterman es un director de muy corta carrera. En 2009 acertó con la divertidísima Monstruos contra Alienígenas y ya antes se había dado a conocer con El Espantatiburones, pero en esta ocasión no ha dado en el clavo. Quizás debería haberse quedado en el cine de animación.

La banda sonora:

Temas de Kiss, de Guns & Roses, de Lady Gaga… mezclados con una parte instrumental algo insulsa a cargo de Henry Jackman (que también colaboró con Letterman en Monstruos contra Alienígenas), nada del otro mundo, como el resto de la película.

En resumen:

Hay muchas buenas películas actualmente en cartelera. Como mucho podemos decir que ésta no hace daño, pero palidece y se ve pequeña frente al resto de los estrenos de estas Navidades.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados