Kamikaze: Desde Rusia con amor (al cine español)

Kamikaze

Kamikaze

Título Original: Kamikaze

Director: Álex Pina

Guión: Álex Pina e Iván Escobar

Reparto: Álex García, Verónica Echegui, Carmen Machi, Leticia Dolera, Héctor Alterio, Eduardo Blanco, Ivan Massagué

España / 2014 / xx’

Productora: Cangrejo Films / Antena 3 Films / Globomedia

Tanto arriesgar tanto arriesgar, y la confusión aparece de primeras… Eso sucede cuando se quiere abarcar mucho. Si en un argumento se entremezclan demasiadas contrariedades, puede que la trama principal no luzca como debe…

Tanto arriesgar tanto arriesgar, y la confusión aparece de primeras… Eso sucede cuando se quiere abarcar mucho. Si en un argumento se entremezclan demasiadas contrariedades, puede que la trama principal no luzca como debe.

Por circunstancias del temporal, un grupo de viajeros de un vuelo Moscú – Madrid, deberán pasar unos días juntos en un hostal rodeados de nieve y casi incomunicados. Esto ya de por sí aportaría altas dosis para una comedia en condiciones, pero he aquí la trama primordial, que versa sobre Slatan, un hombre de Karadjistan dispuesto a inmolarse dentro de ese avión. Sus planes se tuercen a causa de la tormenta y eso le hace recapacitar, sobre si hacerse estallar es tan buena idea como se lo pintaron… Sin esperárselo, este joven pasará por momentos para sincerarse con unos perfectos desconocidos que les toca vivir un Gran Hermano a veinte grados bajo cero.

Alex Pina, otro que se ha instruido en la caja tonta con éxitos como Los hombres de Paco, Los Serrano o El barco, realiza este drama sobre un hombre que tiene que convivir con las que serán sus futuras víctimas. Los personajes ya se han visto en otras cintas del cine nacional:

– La joven problemática: Verónica Echegui ya lleva sobre sus espaldas chicas con quebraderos de cabeza. Lo de novia normalita de momento como que le queda lejano.

– La mujer maltratada: no suena raro que sea Carmen Machi, experta en estas lides sufridas.

Kamikaze

– El niño “especial”: un cliché nada marciano en el celuloide patrio, porque nuestra filmografía acapara desde los vástagos de la Kidman en Los Otros, el Simon de El Orfanato, o la curiosa pequeña de El laberinto del Fauno.

– El anciano que posee la moralina necesaria para el héroe. ¿Quién mejor que el entrañable Héctor Alterio para tan manido rol?

– La pareja cómica: Leticia Dolera e Iván Massagué se encargan de soltar la recopilación de frases de dos enamorados recién casados.

– El rocambolesco: y si es de fuera, más exótico. Eso le toca a Eduardo Blanco, un vendedor de zapatos trashumante que de vez en cuando se pasea con tacones.

– Y el héroe protagonista, muy guapo y con torso perfecto incluido. Slatan es un chico guapetón como el actor Álex García, curtido en la pequeña pantalla con Tierra de lobos y Sin tetas no hay paraíso.

Los rostros escogidos son de alta calidad; las actuaciones más que correctas, de hecho las conversaciones en esos desayunos de hotel llaman la atención por su normalidad y credibilidad.

El previsible guion forja a un hombre temerario cuya sed de venganza tapan sus buenos sentimientos, unos aires típicos de serie más que de largometraje. Slatan, es un luchador en toda regla, y si no esperen a ver cómo vuelve de un rescate en camisa interior con ínfimas temperaturas. Ni Mario Casas. Una catástrofe que se resuelve rápidamente y que irradia de todo menos tensión. El cineasta parece hacer un homenaje al séptimo arte español y les ubica en una tierra de nadie, bajo un argumento que eso sí es algo lejano a los relatos al uso: un hombre bomba en busca de venganza (bueno, lo del resarcimiento sí que suena).

La cinta llega con ganas de reivindicar injusticias de un pueblo, el dolor y el rencor (como se encargan de señalar unos explicativos flashbacks), pero no se para ahí. Increíblemente hay espacio para la comedia, e incluso el musical gracias al ritmo del Kalinka ruso, o los chascarrillos de Eduardo Blanco.

El montaje sí que es destacable, que marca el inicio con estruendo, muy vertiginoso y que adentra al espectador en lo que va a suceder después… Otra cosas son las expectativas que pongan… Aunque parecen estar en una trifulca de serie televisiva, el elenco actoral también es también correcto y desempeñan creíblemente sus roles. Un buen trabajo en equipo que levanta tal arriesgado proyecto.

Acerca de María Aller

Avatar de María Aller

Madrileña. Comunicadora. Periodista. Sagitaria. Bonne Vivante. Cine. Y festivales, series, libros, cocina, deporte... recomiéndame!

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados