Crows #14

Crows #14-16: Despedidas

Crows #14«Sólo te queda el hastío«

 

Nueva terna de tomos de Crows. Volvemos a la historia donde la dejamos, con Harumichi recuperándose de sus heridas en el hospital tras la emboscada sufrida a manos del instituto Housen y con Bandoh sufriendo una humillación de campeonato a manos de sus líderes. Crows #14 es un tomo de ida y vuelta en el que al fin veremos el enfrentamiento final entre los dos institutos rivales y que, aunque use algo del siguiente tomo para acabar con los últimos flecos, cierra la saga en la que por vez primera Bouya ha tenido que ver los toros desde la barrera.

 

Mucho más interesantes son los otros dos tomos, que redundan sobre un tema que aún no se había tratado en la serie. Obviamente, por muy negados que sean los protagonistas con sus estudios y por más veces que repitan curso, tarde o temprano se tienen que graduar o han de abandonar los estudios para dar el siguiente paso en sus vidas. Así, Crows #15 habla de despedidas y Crows #16 trata de lo que viene después de ellas: el relevo generacional. Ahora, que justo hemos cruzado el ecuador de la serie, Takahashi saca a relucir unos temas que cualquiera hubiera pensado que deberían ser tratados cuando ésta se acercase a su ocaso, pero lo cierto es que de la miríada de personajes que el autor ha ido presentando en la colección hasta el momento comienza a haber un número importante que han quedado en segundo y tercer plano y quizás iba siendo hora de hacer limpieza.

 

«Donde el viento y el corazón me lleven«

 

De los dos movimientos que Takahashi nos muestra en los tomos #15 y #16 el de la graduación de Bandoh y Rindaman es sin duda el más arriesgado de los dos. El autor retira del tablero de juego al único luchador a la altura del protagonista de la historia a través de una pelea fabulosa de esas a las que nos hemos acostumbrado a lo largo de la colección, pero eso deja a la Suzuran con una única cabeza visible a la hora de buscar pelea y ahora, haya o no dudas a cerca de quién es más fuerte entre los monstruos de Rindaman y Harumichi, todas las miradas se van a dirigir al segundo. Si esto supone una evolución en la manera de avanzar el personaje protagonista o si las cosas siguen igual es algo que no quedará claro hasta que no haya algo de distancia con respecto a esta saga.

 

Crows #16

Crows #16

 

Lo que no se puede jurar es que no vuelva a adquirir protagonismo Rindaman, aunque sea desde la distancia. Su voluntad de viajar ‘donde el viento y el corazón‘ le lleven lo pueden poner en contacto con nuevos adversarios que, obviamente, luego habrían de dirigir sus miradas a la Suzuran en busca de el origen de la fuerza desmesurada de este gigantón. No olvidemos que Crows es un shonen y que las reglas no escritas de este tipo de cómics japoneses indican la necesidad de un rival/aliado para el protagonista de igual o superior fuerza. Goku tenía a Vegeta, Naruto a Sasuke y se podría decir que Luffy tiene a Zoro.

 

«¡Tenía ganas de ver tu cara cuando te graduaras!«

 

Crows #16 es, por lo general, una entrega de lo más tranquilito que se dedica a analizar las consecuencias de la partida de las poderosas personalidades antes mencionadas. Sólo al final se nos dejan las primeras miguitas de lo que será el siguiente gran arco de la serie. Ha pasado un año y los alumnos de la Suzuran pasan de curso para dejar paso a una nueva generación de inadaptados que vienen pisando fuerte. Se comienzan a intuir los nuevos cruces y pronto veremos a Bouya y a los suyos sangrar una vez más, pero quién sabe si no utilizará esta ocasión Takahashi para darle algo de protagonismo a los eternos segundones, siempre eclipsados por las grandes figuras del cómic.

 

Crows #14

Crows #14

 

Lo que está claro es que Crows sigue manteniendo en estos tres números el tono de humor y acción de toda la serie. A estas alturas si no has empezado a leer ya la obra de Hiroshi Takahashi mereces que Harumichi se presente en tu casa con ganas de fiesta. En nuestras manos tenemos un shonen de peleas de la vieja escuela, repleto de humor políticamente incorrecto, violencia innecesaria y camaradería más allá de toda duda.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados