Crows

Crows #8-10: Secundarios de lujo

Crows«Tiene un misterioso poder, el de atraer gente a su lado«

 

Los buenos shonen, los que más duran y gustan, se caracterizan por tener un protagonista carismático y extremadamente fuerte que se rodea de una serie de amigos y aliados igualmente fuertes y cuyo carisma también influye en el resultado final. Lo que ocurre es que a veces el prota es tan fuerte (Goku en Bola de Dragón) o tan importante para el autor (Naruto), que deja a sus compañeros en un segundo plano un tanto molesto para los fans de la serie. ¿Quién no ha querido ver más peleas épicas de Shikamaru, Krilin o Chad? Hace falta tener las ideas muy claras para poder dar con el equilibrio necesario para que nuestro protagonista siga siendo el que parta el bacalao y que el resto del reparto no se pierda en las brumas de la segunda fila. One Piece, por ejemplo, es una de las series que lo han conseguido (hasta el punto de que el año en que los personajes dejaron de funcionar como equipo la colección se terminó resintiendo) y, desde el octavo tomo, Crows nos demuestra que también sabe sacar del banquillo a los suplentes para que lleven las riendas del partido.

 

Crows #8 comienza donde lo dejó el tomo anterior, con la aparición de Osamu y Chiaki. La presencia de estos dos personajes marca la salida de escena de Bouya y la creciente importancia de la Alianza Kurotaki para el desarrollo de la trama. Más aún cuando hagan acto de presencia dos nuevas incorporaciones, los hermanos Ishii, que vendrán como carta de presentación de un nuevo arco argumental en el que se presume el retorno de Harumichi, pero que no cobrará verdadera importancia hasta el tomo #11 de la serie. Bulldog es quien asume en Crows #8 y Crows #9 todo el peso de la trama, como líder de una creciente alianza entre institutos.

 

«No te pongas chulo, media mierda«

 

Así, en el octavo tomo de la colección vemos al «hermano» de Harumichi enfrentarse a uno de los imponentes hermanos Ishii del mismo modo que el protagonista de la serie se enfrentó en su día a tipos mucho más fuertes que él. El sentido de esta huida del foco, al menos en este tomo, es el de dar lugar a un grupo de personajes capaces de repartir tortas por sí mismos. Me explico: hasta el momento teníamos a Bouya como principal partecaras de la franquicia, a él se unía su instituto si las cosas iban bien y, si el asunto pintaba peliagudo, por ahí rondaba Rindaman para añadir potencia de fuego al conjunto. Ryuushin Kuno apareció en la serie con una clara intención de permanencia y no me extrañaría que funcionara como el típico antihéroe (a lo Piccolo) que apareciera de manera intermitente para ayudar al grupo protagonista como cabecilla del casi extinto Frente Armado. Ahora Takahashi nos propone el bautismo de fuego de Bulldog, Maruken, Kakuken y los recién llegados Chiaki y Osamu. Quizás sean demasiados y alguno terminará perdiendo protagonismo al más puro estilo Yamcha, pero la decisión del autor es de lo más acertada: Crows se beneficia enormemente de la diversidad que aportan sus personajes.

 

Crows

Crows #9

 

Crows #9 es aún más interesante que el anterior. Tras mostrarnos de lo que es capaz Bulldog, Takahashi nos lo quita para mostrarnos lo endeble de un poder ostentado por una sola figura. La novena entrega del manga es mucho más reflexiva que las ocho anteriores y contiene una, espero que de muchas, conversación entre Bull y Harumichi realmente interesante. Tras cederle el protagonismo y encumbrarle como líder de la alianza Kurotaki, el autor le ha ido añadiendo profundidad al personaje del amigo de Bouya hasta convertirlo en el digno jefe de todos los matones e inadaptados que comanda.

 

«Si logro escapar no seas cabezón y ríndete«

 

Merece abrir un paréntesis en este punto. Muchos aceptaréis eso de que se deje al prota en segundo plano, pero ¿qué es eso de que Bulldog ascienda como líder y Harumichi no reclame su pedacito de poder en la creciente alianza entre institutos? A estas alturas debería estar claro que nuestro protagonista, si bien es fiel hasta la muerte a sus amigos, no es el típico jugador de equipo. Colocarle en un puesto de responsabilidad dentro de la Alianza Kurotaki desde un primer momento habría sido antinatural y le habría restado coherencia a la historia que nos trata de contar el mangaka. Esto no quiere decir que Harumichi no vaya a participar en el grupo que está organizando su colega, pero lo hará a su debido tiempo, cuando las circunstancias le lleven a ello o cuando su amigo precise de su ayuda.

 

Crows

Crows #10

 

Y así llegamos a Crows #10, el tomo que abre una nueva saga en la que se pondrá a prueba la inestable alianza entre institutos de la mano de unos peligrosos moteros de otra ciudad. Toca ver hasta qué punto son importantes los nuevos personajes creados por el autor y cuánto han crecido los ya existentes. Lo que queda claro es que la presentación de un grupo de cinco matones fuertes y curtidos impide el funcionamiento de la serie con el rollo del lobo solitario, así que Takahashi no tendrá más remedio a partir del próximo tomo que presentarnos ya al núcleo duro de ‘luchadores’ en torno a los que girará el mencionado arco argumental.

 

No sé vosotros, pero yo me muero de ganas porque lo editen.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados