Flash #27

Flash #25-27: Por la fuerza

Flash #25«¿De verdad me estás pidiendo que renuncie a mis recuerdos?«

 

Los que hayáis leído mi reciente reseña sobre los tres primeros números de la Liga de la Justicia de Scott Snyder sabréis que el guionista la ha liado pardísima y tiene a los principales héroes deceítas a merced de Lex Luthor y los suyos, que han logrado liberar siete fuerzas primordiales del multiverso, entre las que está (esto suena casi a chiste) la fuerza de la quietud. Lo que no nos esperábamos era ver como en plena Guerra Flash (a la que ECC pone fin en los dos primeros números que nos ocupan hoy) Joshua Williamson haría una referencia tan directa a lo que Snyder está contando en su colección. ¿Será influencia del recién llegado Brian Michael Bendis y las fórmulas del éxito que se trae de su época en la Casa de las Ideas? ¿O será que DC se está poniendo las pilas en eso de entrelazar series a la vez que cada una mantiene su independencia?

 

Sea como fuere, Williamson apuesta fuerte en esta nueva terna y, tras hacer que Barry coqueteara con la fuerza de la velocidad negativa hace unos cuantos capítulos, ahora desata sobre el universo de los velocistas una tormenta de nuevos poderes que nos pillan por sorpresa y que no parecen ser flores de un solo día. El guionista, como ya hiciera Geoff Johns en su momento con los Lanterns, busca introducir una nueva gama de colores dentro del siempre cambiante mundo de los corredores escarlata. Para ello ha traído de vuelta a Hunter Zolomon y vuelve a tirar de la vida robada de Wally West para llevar a los héroes a una crisis cuya principal consecuencia nos va a privar de tanto paseo por la línea temporal como llevábamos algún tiempo viendo.

 

«¿Qué te apuestas a que está buscando portador?«

 

Lo que leemos a continuación del evento velocista es, básicamente, un germen de lo que está por llegar. Tal y como leemos en la frase que he aislado más arriba, cada una de estas nuevas fuerzas parece estar buscando su portador predilecto (igual que Barry lo es de la de la velocidad) y, aunque en Flash #27 es Trickster el agraciado por una de ellas, todo nos indica que pronto cederá el testigo a alguien más apto (¿cierto alcaide perturbado quizás?). Esto, en otras palabras, se va a traducir a buen seguro en una nueva galería de villanos para el bueno de Allen y eso, queridos lectores y lectoras, son siempre buenas noticias. Más aún teniendo en cuenta la galaxia de nuevas incorporaciones que han ido llegando a la cabecera desde que el autor se hizo con ella al principio del Renacimiento DC. Cuando Williamson abandone la serie (esperemos que dentro de mucho, mucho tiempo) dejará tras de sí toda una nueva galería de personajes y situaciones que enriquezcan el imaginario de los fans de este personaje. Una auténtica gozada.

 

Flash #27

Flash #27

 

Todo ello sin descuidar a los que ya llevaban algún tiempo por aquí. Wally (las dos versiones), Iris, Grodd, Frío… los personajes de siempre están teniendo una nueva vida a manos del guionista (y ahora parece ser que a todos estos tenemos que sumar una nueva reincorporación). La relación entre Barry e Iris dota a esta serie de una valentía que hace unos días echaba tan amargamente de menos en el Batman de Tom King y su doble vida como héroe y como policía forense se trata mucho más en esta serie que en casi cualquier otra de las que adornan el rico catálogo deceíta. Ya sólo la longitud de esta etapa (pese a los ‘reseteos’ alcanzamos aquí al número #53 estadounidense) debería bastarnos para sospechar que estamos ante uno de los grandes momentos para el personaje, la diversión que nos ofrece cada una de sus aventuras y lo nuevo que parece todo aún tomando prestados personajes y situaciones de toda la vida nos terminan por convencer de que Williamson está haciendo un trabajo soberbio con el héroe que mejor representa a la esperanza.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados