Tulip en Predicador

Predicador #9. El Álamo: La hora de la verdad

La odisea de Jesse Custer a lo largo y ancho de Norteamérica (con desvíos puntuales a Europa) nos ha llevado hasta las puertas del Álamo, una localización que poco tiene de arbitraria y mucho de metafórica (como todo en Predicador). Llega el final del viaje y con él todos los implicados han de enfrentarse a sus propias decisiones, esas que les han llevado hasta este punto. Desde el Todopoderoso al vampiro Cassidy, pasado por el Santo de los Asesinos o el líder del Grial, Starr. Ninguno puede escapar al destino que les tienen aguardado Garth Ennis y Steve Dillon.

 

Cassidy

 

El este último volumen, además de la esperada confrontación final entre el reverendo Custer y sus enemigos, los autores nos ofrecen diferentes resoluciones para las existencias de algunos destacados secundarios que ha tenido la obra, como el caso de Caraculo. Podrían haber dejado a estos personajes tal y como quedaron en los volúmenes precedentes, pero Ennis y Dillon han tenido a bien darles a cada uno un cierre acorde a sus trayectorias en la serie, extendiendo a todos los rincones de la misma la percepción de que no se puede escapar al destino. Los autores se convierten en los jueces de sus personajes. En este particular universo en el que un hombre busca a un dios con pies de barro, ellos son las verdaderas divinidades y nada escapa a sus dictámenes.

 

El Álamo, símbolo de la lucha texana contra los mexicanos y mito del espíritu norteamericano, toma aquí también ese manto alegórico. Custer, cowboy de pura cepa hace suya la mitología del lugar y lleva a cabo su personal defensa ante los “invasores”. Con el tono de western tan marcado que tiene la obra, pocos escenarios hay más propicios que este para abordar el clímax final. Y este, como en buena historia del oeste que se precie, se va masticando poco a poco, con los personajes poniendo en orden sus asuntos y sacando tiempo para un último trago antes de enfrentarse en duelo. Y es que, en definitiva, estos últimos capítulos de Predicador toman la forma de un duelo en el desierto, a revólveres o puñetazos, tanto da. El resultado es el mismo. Jesse Custer siempre se ha regido por los códigos que defendieran los vaqueros del s. XIX. Teniendo esto en cuenta, no hay nada más poético que un duelo para poner fin a su travesía.

 

Tulip y Jesse
No olvidemos, sin embargo, que el fondo de Predicador no es esta búsqueda de un criminal para que pague por sus pecados, ni un discurso sobre la amistad o la lealtad. Estos temas están presentes sí, pero como ya apuntábamos en la última reseña, Predicador es una historia de amor, la de Tulip y Jesse. Ambos viven por y para el otro, haciendo lo imposible por su amante y transformando sus intereses personales en relación a la otra parte. La épica de la historia viene de cómo son capaces de lo extraordinario en nombre del amor.

 

Jesse y Tulip

 

Puede sonar cursi, sí. Pero, llegados a este punto del relato, conviene echar la vista atrás y reflexionar sobre las vicisitudes que ha atravesado la pareja y cómo han ido solventando los obstáculos, fueran cuales fuesen, por estar juntos. Nos creemos a los personajes y sus emociones, las compartimos y queremos verles triunfar. Por eso Predicador cala tanto entre sus lectores. No porque sea una crítica corrosiva o porque huya de lo políticamente correcto, sino porque tiene corazón. A pesar de su coraza fantástica en la que hay espacio para ángeles y vampiros, lo que queda en el fondo son dos personas cualesquiera que anhelan un poco de felicidad en un mundo de locos. Como cualquiera de nosotros.

Acerca de Daniel Lobato

Avatar de Daniel Lobato

El padre de todos, pero como a Odín, se me suben constantemente a las barbas. Periodista de vocación cinéfila empecé en deportes (que tiene mucho de película) y ahora dejo semillitas en distintos medios online hablando de cine y cómics. También foteo de cuando en cuando y preparo proyectos audiovisuales.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados