Jill Thompson Expocómic

Jill Thompson: «Los buenos cómics deberían poder leerse a cualquier edad»

Dibujó una de las sagas más memorables de Sandman, es la orgullosa creadora de Scary Godmother, ha dibujado para Marvel, DC, los Simpson… Jill Thompson se ha ganado a sus cuarenta y ocho primaveras un puesto en el Olimpo del cómic contemporáneo, como atestiguan sus seis Premios Eisner y (por encima de ello) el éxito rotundo de sus creaciones dentro y fuera de los Estados Unidos. Con motivo de Expocómic 2014 ha charlado con Juan Rodríguez (de Cómics para todos) y con nosotros sobre su arte, el concepto ‘mainstream‘ y otros muchos temas.

 

Pregunta: Ha sido escritora, dibujante, modelo… ¿Hay algo que no haya hecho aún en la industria del cómic?
Respuesta: Oh… Que si hay algo que no haya hecho todavía… Es divertido porque las únicas cosas que aún no he hecho en los cómics son aquellas que aún no se han inventado. Siempre he querido crear cómics como un todo, así que no empecé siendo sólo dibujante, sino que colaboré con otras personas, pero mis metas son ser como Mark Millar, Frank Miller… Alguien que está en el proceso creativo de sus propias historias. Lo quiero hacer todo y he sido capaz de hacerlo y eso es fantástico.

 

P: Tengo entendido que su primer trabajo fue para Wonder Woman.

R: No. no fue el primer trabajo de mi vida, fue el primero para DC Comics. Pero ya había estado en los cómics antes de eso. Estuve en First Comcis, en Now Comics… Trabajé para Craig Russell cuando tenía 19 años. He hecho muchas cosas para otros autores… Todo ello antes de entrar en DC Comics.

 

P: ¿Y qué nos puede decir de su arte?
R: Una cosa probablemente divertida de cuando comencé a dibujar en Wonder Woman es que nunca la había leído porque la conocía de la televisión y no me gustaba, pensaba que era aburrida. Era muy simbólica, pero era perfecta, no había ningún drama personal. Así que mi acercamiento a Wonder Woman trataba de dárselo. Pero me terminó encantando.

 

Jill Thompson Expocómic

Jill Thompson en Expocómic 2014

 

P: El siguiente gran paso fue Sandman.
R: Sí, el siguiente paso fue Sandman, lo cual fue un gran salto en mi carrera. Yo estaba trabajando en Wonder Woman. No lo sabía, pero Neil Gaiman estaba fuera de la oficina por Sandman, por una reunión para algunos cambios y vio mi trabajo y dijo «¿Esta tal Jill está libre para algo?» y le decían «No, está con Wonder Woman. No está disponible«. Y el decía «Ok… Esperaré a que esté disponible«. Estaba con unos editores… Y uno me llamó y me dijo «¿Sabes que Gaiman está preguntando que cuándo vas a estar disponible para trabajar con él?» Yo comencé a sudar y bablbuceé «¿Qu-qué? ¡Neil Gaiman es mi guionista favorito!«. Y me dijo, «¿Sí? Pues quiere trabajar contigo, pero por aquí le dicen que no estás disponible para firmar por Sandman. Creo que se podría presionar para finalizar este contrato o se podría buscar a alguien a quién darle tu trabajo y que termine tus capítulos con Superman para ver si puedes trabajar en Sandman«. No creo que jamás me hubiera enterado si no hubiera sido por esa llamada. He de darle las gracias a mi editor porque me cambió la vida por completo.

 

P: Vidas Breves es único dentro de la serie Sandman porque es el único que ha sido dibujado por un único artista. Lo cual es muy raro en Sandman, por donde han pasado tantos artistas.
R: No sé cómo fue en los tomos anteriores aunque creo que los iba planeando según los arcos argumentales y Vidas Breves me lo reservó para mí. Era un tema de plazos que había que respetar, no sé si entraba el editor… Pero para mí ha sido uno de mis trabajos favoritos de todos los tiempos. Nunca quise dejar de seguir con ello. Le decía a Neil «¡Terminaré la serie para ti! No tienes que buscar a ningún otro artista«. Pero me contestaba «Tengo que hacerlo, te lo prometo. Hay más gente«. Y yo decía «¡No me importa el resto! Estoy todo el tiempo con esto, me quedo esperando a que me mandes páginas para que las dibuje, a que me llames y me las mandes por fax… ¡Yo lo terminaré!» Y me decía «No puedo hacer eso«… Y yo lloraba. Porque pintar Vidas Breves y [SPOILER]la parte en que Morfeo tiene que matar a su propio hijo[FIN DEL SPOILER] y se sienta en esa silla… Y yo me sentía igual, porque sólo quedaba esa entrega y… Así que le decía «Por favor, no me quites de la serie!!» «¡Tengo que hacerlo! Hay más gente que quiere trabajar en esta serie…» «¡Pero yo haré lo que haga falta!«. Y decía «No. Tiene que ser de esta manera«.

 

P: Creo que eso responde a la pregunta de qué significa Neil Gaiman para ti.
R: Él es un ser humano maravilloso. Y como artista es increíble trabajar con él. Cuando comencé a trabajar con él siempre me preguntaba «¿Qué es lo que te gustaría dibujar? Con qué disfrutas más, qué te estresa…» Y trataba de llevar la historia a escenarios de ese tipo. Hay una parte en Vidas Breves en la que los personajes muestran sus sentimientos y es importante para mí por los pequeños detalles y la disfruté un montón. Facilita mucho la colaboración, porque al final del todo, Sandman se basa en la colaboración.

 

The Sandman Jill Thompson

Sandman, al final de Vidas Breves

 

P: Si hay un personaje importante esa es Muerte. Cada fan de Sandman busca su propia interpretación de Muerte y la tuya es brillante, tan delgada y tan fuerte.
R: Gracias. Es una de las mejores cosas que he hecho con Sandman. En mi primer número para Vidas Breves Abel le está contando una historia a Daniel y Gaiman quería que los dibujara basándome en los personajes de Sal y Pimienta (Sugar and Spike), que son de las cosas más b0nitas que se hayan dibujado. Y pensé «¡Oh no! Es demasiado bonito» así que pensé en los personajes manga, cuando los hacen de tipo chibi, muy pequeños con pequeñas caras en una cabeza muy grande. Me dijo: «Cuanto más grande la cabeza y más pequeña la cara más bonitos parecerán» Y todo quedó genial y es probablemente una de las cosas más populares que haya hecho jamás. Después de eso dibujé al resto de la familia de ese modo.., Y así es, ¡fue una muy buena idea! Estoy orgullosa de haber expandido ese universo. Pero volviendo a Muerte. Mi interpretación partía de una melena suelta, delgada, pálida… pero hay que tener en cuenta quién es, está contigo en el último momento de tu vida, así que tenía que tener un punto de belleza, porque es una mujer que viene a confortarte. Así que si hablamos de los EEUU de los años cincuenta llevaría una falda larga, coleta, botas con calaveritas… Pero si nos vamos a los 70 tendría que ser muy disco con el pelo suelto. Me gusta hacer eso. A veces cuando me piden dibujos los fans es lo que hago, les pregunto que si quieren algún tipo específico y si me dicen que lo que se me ocurra a veces hago una Muerte italiana o una japonesa o una africana… Cojo el concepto y lo traslado a lo que haga falta. Es muy divertido.

 

P: Has vuelto a trabajar con Gaiman con The Graveyard Book.
R: Craig Russell estaba colaborando con Neil en The Graveyard Book y él sabía que era un encargo muy grande para él en términos de tiempo así que preparó los bocetos de toda la historia y se quedó al cargo de ir diciéndole a otros artistas que se ocuparan de ciertas partes. Y así es como llegué yo.

 

P: Ha hecho cómics de muchos estilos.
R: Me encantan los cómics. Lo que quiero es contar una historia sin importar el género a la que ésta pertenezca mientras me resulte interesante.

 

P: Hablando de Scary Godmother. Esta series no se han publicado en España.
R: ¿No? Yo creo que sí, como la Malvada Hada Madrina.

 

P: Ok, ok. Mi fallo. Háblanos de ella. Ha habido películas, libros…
R: Bueno, me encanta Halloween, estaba desempleada y nació mi sobrina y quería preparar algo para un bebé y tenía tiempo para ello y pensé, ¿por qué no hacer un libro sobre ella y unos monstruos…? Ella acababa de nacer y quería escribir algo que también valiera para sus padres y estaba pensando en algún tipo de personaje… Y un día me vi en el espejo llevando traje negro, con botas negras, chaqueta negra, el pelo suelto y alocado y pensé «Vaya pinta de Hada Madrina Terrorífca llevas» Y al juntar esas dos palabras de repente apareció la idea. Este tipo de pequeña hada con ojos negros… Tuve que dibujarla y cuando la enseñé me preguntaba «¿Y quiénes serán sus amigos?» Y dije «Serán monstruos, como un esqueleto en el armario«. «¿Dará miedo?«… Todas estás cosas se agolpaban en mi mente y es algo que no me había pasado nunca. Ya sabes, yo dibujo personajes, un montón de ellos en bocetos, pero sin nada detrás, puro diseño. Pero la historia de este personaje iba apareciendo ante mí. Y me era muy fácil ir construyendo la historia porque simplemente iba apareciendo en mi cabeza. Así que empecé a dibujarlo para hacer un libro manualmente para regalarlo, pero de pronto me di cuenta de lo que tenía entre las manos y pensé: «¡Madre mía, esto es lo que siempre me han dicho que haga!» Mucha gente me había dicho que porque no me autoeditaba y yo decía que no tenía personajes para ello, tenía diseños pero no tenía historias. Por fin tenía una historia. Así que comencé a juntarlo todo y lo llevé a muchos sitios, pero nadie quería hacer nada con ello. hasta que una vez estaba en una Convención en Ohio como invitada cuando Robb Horan, de Sirius Entertainment, que había estado siempre interesado por mi trabajo, me preguntó que qué era eso. Y le dije que era un libro que quería hacer, pero por el que nadie apuesta. Se leyó la historia, lo miró y me dijo que quería publicarlo. Yo me quedé congelada y él siguió con que quisiera lo que quisiera él lo haría. Me dijo que llevaba mucho tiempo queriendo publicar algo mío y que publicaría eso. Y lo hizo. No paso ni un año antes de verlo publicado. Y luego llegó otro y otro… Y películas y dibujos animados… Todo pasó muy rápido, pero tenía que ser así.

 

P: Scary Godmother se ha apoyado en muchos medios. ¿Puede existir hoy el cómic sin las películas?
R: Sí, siempre ha sido así y no me gusta que parezca depender tanto… Quiero decir, las películas de superhéroes han llegado al imaginario colectivo. Antes si sabías algo de los personajes de un cómic eras un bicho raro pero ahora todo el mundo quiere ser como esos personajes. Yo quiero ver más adaptaciones a película de otros libros o de otras historias fuera del género superheroico. Creo que hay muchas buenas historias más allá, sin hablar mal de ese género, pero me apetece ver otras cosas diferentes.

 

Scary Godmother Jill Thompson

Scary Godmother, de Jill Thompson

 

P: ¿Y con Sandman? Ya sabes que Joseph Gordon-Levitt está preparando una película.
R: Me encantan sus películas y creo que hará un gran trabajo.

 

P: Volviendo a Scary Godmother. Te ha dado muchos de tus Premios Eisner. ¿Cómo se mantiene el foco?
R: Han sido importantes para mí, me gusta que reconozcan mi trabajo. Nunca me he dejado llevar por aquello de haber ganado un Eisner. Cada vez que escribo una historia de cualquier tipo sólo quiero hacer el mejor cómic posible para los demás. Mi trabajo como creativa es hacer feliz o… crear algo que termines y digas «Me ha gustado, me ha hecho feliz, me ha hecho reír«. O por el contrario quiero hacerte llorar… O sentir del mismo modo en que se sienten los personajes. Eso es en lo que me centro, no pienso «Voy a hacer el mejor cómic para ganar un Eisner» porque si piensas esto pierdes el foco en la historia. Va con tu forma de ser. Yo vengo de la improvisación cómica y allí es muy importante tu compañero. Para mí es muy importante la visión del escritor y cómo trabajar juntos, no me centro en el mí. Esa es mi opinión.

 

P: Scary Godmother está pensada para niños pequeños y para adultos. ¿Crees que los cómics se focalizan en una edad determinada?
R: Me lo dicen mucho. Antes de comenzar con Scary Godmother me encontré con el problema de que había muchos cómics muy maduros y todos mis amigos leían de ellos, pero estaba una vez en una fiesta y le pregunté a un amigo mío Seekers into the Mystery, que es un cómic de J.M. DeMatteis que habla de un tipo que recuerda como abusaron de él cuando era un crío, su drama personal. Es un cómic muy adulto, con sexo, violencia, desnudos… Y le dije a mi amigo que dónde estaba y me dijo que lo tenía el hijo de un amigo suyo. Pregunté que qué edad tenía y me dijo que entre 5 y 7 años. «¡Que te devuelva el cómic!«. Me preguntó que por qué y le dije que no era para críos. Ahora es muy difícil encontrar cosas que sean para niños y adultos y cuesta hacer entender que los cómics son algo más que una lectura para niños y que son algo serio. Pero es que olvidamos que hay que crear cosas para que los niños mantengan el interés por los cómics para cuando se hagan mayores. No podemos pasarles cosas como esta, que tienen una masturbación en la primera página del cómic. Cuando hago cómics me gusta pensar en cómo los vería si fuera una niña. Los buenos cómics deberían poderse leer a cualquier edad. No puedes enseñar a nadie una lección si todo el mundo es feliz todo el rato. Aprendemos de lo que leemos. Hay que permitir a los chavales que se asusten, que sean valientes, que se diviertan…

 

P: ¿Son capaces de coexistir el cómic mainstream y el independiente?
R: Esto es un fenómeno extraño. Creo que deberíamos cambiar la palabra mainstream porque se está convirtiendo en un sinónimo de los cómics de superhéroes cuando mainstream significa que algo es accesible para todos. Debería hablarse de cómics mainstream de terror (como Walking Dead, ¡tengo un niño de 7 años cuyo programa favorito de la tele es The Walking Dead!)… Debería haber distintos géneros dentro del mainstream, que es sólo un tema de accesibilidad gracias al apoyo de una editorial grande. Así que cualquier género es en realidad mainstream en tanto consiga la suficiente atención. The Graveyard Book sería muy mainstream… Todo depende de la cantidad de dinero que haya detrás. Quizás el tema digital esté dando más acceso a todos a todas las publicaciones.

 

P: Participaste en La Nueva Patrulla-X #25, ¿cómo fue la experiencia?
R: Fue muy divertido. Marvel me invitó a participar en esta serie de interpretaciones de lo que habría podido pasar. Era una serie de situaciones de realidad alternativa basadas en lo que la Bestia pensaba que podría haber ocurrido. Así que cada escenario tenía que ser diferente y se nos ofreció la oportunidad a muchos artistas de preparar algo. Y tenía que ser rápido porque lo íbamos a hacer todos a la vez, así que teníamos una página del cómic, muy pocas directrices y el cómic podía estar listo en una semana. Así que dibujé lo que quería dibujar desde niña, mis personajes favoritos: Kitty Pryde, la Bruja Escarlata, Emma Frost

 

P: ¿En qué estás trabajando ahora?
R: En cosas de las que no puedo hablar. Voy a estar muy ocupada, voy a sacar un cómic de 128 páginas para DC que me ha tomado muchísimo tiempo.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados