Sandman #7. Vidas Breves: La estabilidad del cambio

Sandman #7: Vidas Breves
El séptimo tomo de la colección sobre Neil Gaiman desvela uno de sus secretos mejor guardados.

Sandman #7: Vidas Breves

«Ya no pertenece a la familia. Asúmelo«

Vidas Breves comienza con un amanecer, una búsqueda y una despedida y termina con otra despedida y la promesa de un nuevo amanecer. Neil Gaiman se guardó hasta el séptimo arco argumental de The Sandman una historia que comenzó a tomar forma al tiempo en que conocimos al resto de los Eternos (en Sandman #2: La Casa de Muñecas) y que se hizo obvia cuando los vimos juntos por primera vez (en Sandman #4: Estación de Nieblas). Aparte de Destino, Muerte, Sueño, Deseo, Desesperación y Delirio había un séptimo hermano que abandonó hace tiempo las responsabilidades de su puesto y decidió retirarse y permanecer oculto al resto de su familia. Era cuestión de tiempo que Gaiman lanzara a Sueño en pos de las huellas dejadas por su esquivo hermano, pero el hecho de que el guionista británico nos llegue a proponer una road movie en viñetas es toda una sorpresa… o al menos es una sorpresa más de las muchas que nos ha dado, da y dará siempre esta maravillosa serie.

¿Y quién acompaña a Morfeo en este viaje por el mundo de los humanos? Pues nada menos que la pequeña Delirio. Tras varias historias dando a entender que las afinidades dentro de los Eternos sólo existían entre Deseo y Desesperación (bastante lógica) y Muerte y Sueño (algo más rebuscada, pero igualmente válida), el autor británico se lanza a explorar la relación entre su protagonista y la que fuera anteriormente conocida como Deleite la única integrante de la familia de los Eternos a la que hemos visto cambiar de nombre y función de momento.

«Si no tienes nombre, ¿cómo te llama la gente?«

Sandman #7 puede centrarse en la búsqueda del hermano perdido, pero es Delirio la verdadera protagonista de la aventura. Bajo su hablar balbuceante, sus repentinos cambios de parecer y de humor y su aparente ingenuidad Gaiman esconde a un personaje complejo y difícil de encasillar. Antes de este tomo sabíamos que durante mucho tiempo fue la encarnación del deleite, del placer más allá del deseo que consume y sume en la desesperación y de las ensoñaciones que se dan mientras uno está despierto y disfrutando de ellas. Algo pasó y la dulce Deleite tornó en la atormentada Delirio, incapaz de seguir un deseo por más de dos minutos seguidos y más entregada a los espejismos momentáneos que a las ensoñaciones de antaño.

Sandman #7: Vidas Breves

Gaiman nos ofrece una explicación superficial del porqué de esta metamorfosis a la espera de que los futuros tomos nos desvelen el resto de los secretos que ocultan los Eternos. Esta revelación es el segundo gran tema de este álbum: el Cambio. En un mundo sometido a un estado de permanente transformación, los Eternos representan la estabilidad, las cosas que permanecen iguales pese a que la humanidad, lo que existió antes de ella y lo que nacerá de sus cenizas cambien constantemente. Sin embargo, el drama de Delirio y la huida del hermano díscolo nos hablan de todo lo contrario. Puede que las escalas cambien en unos seres cuyas existencias han visto pasar en un pestañeo incontables siglos, pero Sueño y los suyos también son vulnerables al cambio. Nosotros, es más, también hemos sido testigos. El Morfeo que fue capturado por simples humanos en los primeros compases de la serie y el que recuperó su reino bajando al mismísimo infierno para recuperar su yelmo son, gracias a la maduración a la que se ha visto sometido este Eterno, dos personajes bien diferenciados. Aún así, el concepto de invariabilidad tiene mucho peso entre los miembros de esta familia y mucho me temo que la destrucción y el cambio van a marcar los tres números que le quedan a la colección.

«Si vas a derrumbarte uno de los dos tiene que seguir adelante«

Los lazos familiares constituyen el tercer y último gran tema de Vidas Breves. El recorrido que hace Delirio antes de acabar con Sueño le sirve a Gaiman para ver al hermano perdido desde los ojos de cada uno de sus familiares y para establecer entre él, Delirio y Desesperación un fuerte vínculo que da mucho de sí en este cómic y aún tiene mucho más que contar en los venideros. También es intensa la devoción familiar que profesa Muerte y que la aleja de Deseo, Sueño y Destino (por si quedaba alguno que no lo hubiera notado, los nombres de todos los Eternos comienzan por D en inglés), más fríos y reservados. Al tema de la familia aún le queda mucha «chicha» y sin duda volveré sobre él en mis siguientes reseñas, pero aquí se plantan semillas muy interesantes en las que merece la pena fijarse en una segunda o tercera lecturas.

Sandman #7: Vidas Breves

El guión de Neil Gaiman se complementa esta vez con el dibujo de Jill Thompson (Scary Godmother), una artista que elige dar a este tomo un estilo continuista la mayor parte del tiempo, pero que es toda una especialista de las expresiones faciales y gestuales (las posturas de Delirio a lo largo de toda la obra es muy probable que no se repitan ni una sola vez) y que, de cuando en cuando, nos regala con ilustraciones como la que precede a estas líneas y que a doble página y con el tamaño del cómic luce espectacular.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados