Gillian Jacobs y Paul Rust

Love: Judd Apatow enamora en Netflix

'Love', la serie de Judd Apatow para Netflix

‘Love’, la serie de Judd Apatow para Netflix

 

En muchas ocasiones no sé sobre que escribir. Me cuesta mucho escoger un tema concreto sobre el que escribir. Siempre que intento ponerme con algo, al minuto pierdo la concentración y miro cosas en Internet por casa. Las series en muchas ocasiones y sin darme cuenta terminan por cansarme sin saber por qué. Esperar una semana para ver otro capítulo, al final termina siendo agotador y más si esa serie no da incentivos para continuarla. En Netflix, gracias al lanzamiento de sus series con la temporada completa en su estreno, se evita eso de esperar. Pero también me ha costado engancharme a muchas de sus producciones. Pero ha llegado Judd Apatow, estrena Love y me destroza por completo. Me destroza porque la historia de amor que propone entre Gus y Mickey se ha visto mil veces, pero me ha llegado tanto que ha terminado por calarme, por dejar un poso en mí que no recuerdo y por no salir de mi cabeza. No soy de comedias románticas, pero Love tiene algo. Algo que me ha destrozado.

 

Quien conozca un poco del cine de Judd Apatow sabrá que sus protagonistas son unos perdedores que buscan en el amor, el sexo o en el alcohol una salida a su situación. Love sigue el mismo esquema: Dos perdedores (chico y chica) se conocen de casualidad y comienzan una historia de amor. Él, un inseguro que siempre está de acuerdo en lo que dice la chica; ella, una mujer que no quiere que la hagan daño siendo dura consigo misma. A medida que avanza la historia y llega a su clímax, las personalidades se intercambian. Y así hasta el final. Pero Love también tira por preguntarse qué ocurre en la pareja, recién creada, el día después de su primer encuentro sexual. Hay una escena que refleja perfectamente estos momentos, tanto el enamoramiento como el encuentro sexual. Gus lleva a un castillo de magia a Mickey, allí presencian todo tipo de trucos, pero el plato fuerte es una demostración de un mago. En el patio de butacas, Mickey tiene frío, y le pide a Gus su chaqueta. Este, por temas de protocolo, le dice que no puede dejársela. A lo que ella contesta: «Teniendo en cuenta que antes f******s, sí es importante«.

 

Gillian Jacobs y Paul Rust en 'Love'

Gillian Jacobs y Paul Rust en ‘Love’

 

Me detengo en esta escena porque resume lo que Love quiere contar: Todas las historias de amor, o casi todas, se tuercen después de haber hecho el amor. Tras esa escena, Mickey sigue siendo esa pasada de la vida que lo único que quiere es tener a alguien porque siente miedo a estar sola. Gus quiere seguir siendo ese chico inseguro que siempre dice que sí, pero cambia ¿Y que hace que todo cambie?

 

Gus: “Recuerda que esta noche tengo lo de las películas con mis amigos ¿Quieres venir?”

Mickey
: “Menudo coñazo”

 

Y fin de la fantasía del enamoramiento. A partir de ahí, Gus cambia. Deja en parte de ser ese pequeño inseguro que lo único que busca en la vida es dar un paso adelante, que se le reconozca y conocer a esa mujer que le entienda y quiera disfrutar de sus cosas con él. Y todo se esfuma. Mickey cambia, quiere estar con Gus y por sus inseguridades comienza a ser celosa y posesiva. Él se convierte en lo que nunca había destacado, ser un capullo integral. Todo esto ocurre en el capítulo 7, y Love son 10. Imaginaos el desarrollo de personajes que tenemos por medio. Y es así como Love te gana. Te va desflorando la margarita poco a poco y, al igual que en la fase de enamoramiento, vas viendo la serie diferentes ojos a medida que avanza. Hasta que llega a un punto, como a mí, en que te destroza.

 

'Love', la nueva serie de Netflix

‘Love’, la nueva serie de Netflix

 

No sabría decir muy bien cuando comenzó a destrozarme, quizás es en ese punto en donde piensas que la persona que tiene al lado comienza a actuar de una forma muy diferente a la que tenía días atrás, antes de comenzar vuestra historia de amor. O antes de hacer el amor por primera vez. Quizás en los títulos de crédito esté la clave, en ese corazón atravesado por la flecha pero que sangra. No sabría decirlo. Sólo sé que la serie me ha durado un día y medio. No sé qué tiene, pero si hubiera un grupo de “adictos a Love«, allí estaría yo.

Acerca de Christian Leal

Avatar de Christian Leal

Desde niño me apasioné por el séptimo arte, por ello decidí licenciarme en Comunicación Audiovisual, pero después amplié mis miras también hacía la pequeña pantalla en la que devoro, bebo y me alimento de series y cine. Mi vida podría resumirse en un guión de Aaron Sorkin dirigido por David Fincher o Michael Haneke.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados